Honduras urge preparación ante otra temporada de huracanes bajo la sombra de Eta e Iota

El país centroamericano aún está asimilando los efectos de Eta e Iota, que dejaron unas 4.5 millones de personas afectadas, es decir, la mitad de la población hondureña.

Seth Sidney Berry/SOPA Images/LightRocket via Getty Images

(NOTICIAS YA).- Ante los pronósticos de estar nuevamente expuesto a los efectos directos e indirectos de un ciclón tropical durante este año, Honduras urge de preparación y organización para mitigar los impactos que puedan dejar estos fenómenos, explicaron autoridades locales del país centroamericano.

En noviembre del año pasado, a causa de los huracanes Eta e Iota, unas 4.5 millones de personas, la mitad de la población hondureña, resultaron afectadas, y más de 85.200 viviendas dañadas y otras 6.100 totalmente destruidas.

“En junio empezó la temporada ciclónica en el Atlántico y eso incluye el Caribe y el Golfo de México. Este año se pronostica una actividad ciclónica de casi 30% arriba del promedio, es decir, que en vez de que se formen 12 tormentas tropicales, se pronostica que se pueden formar de 17 a 18, de los cuales ocho serían huracanes y de ellos, cuatro serían intensos. La probabilidad este año de tener efectos directos o indirectos de un ciclón tropical en Honduras es más alta que un año promedio”, dijo Francisco Argeñal, jefe de meteorología del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), en Honduras.

El funcionario explicó que, por lo tanto, es preciso prepararse, organizar comités de emergencia municipal y local, identificar las zonas vulnerables de deslizamientos e inundaciones, y además tener en consideración que la cantidad de lluvia que se espera se podría presentar principalmente durante los meses de septiembre y octubre.

“Hay que desarrollar desde este momento planes de emergencia que nos permitan hacer una verdadera gestión de riesgo y mitigar los impactos que nos puedan dejar los ciclones tropicales”, instó Argeñal.

Cortesía: Cesia Amaya.

Contrarreloj

A casi siete meses del embate de los desastres naturales, la población de las zonas más afectada por estas tragedias considera que Honduras está a contrarreloj para evitar futuros estragos, y que con la excepción de algunas labores de reparación de infraestructura, la respuesta ha sido insuficiente.

“Ya van varios meses desde que pasaron los huracanes y no veo una acción de parte de ellos (autoridades de Gobierno). Siento que estamos bien débiles en aspectos de preparación y que si surgen iniciativas son directamente del pueblo”, dijo Cesia Amaya, vecina afectada en La Lima, ciudad mártir de los huracanes Eta e Iota, ubicada a 150 millas de Tegucigalpa, capital hondureña.

La joven de 21 años contó que muchos de sus vecinos en la colonia Oro Verde y alrededores decidieron abandonar sus casas, puesto que no cuentan con los recursos económicos para repararlas y de reponer todas las pertenencias destruidas producto de las inundaciones derivadas de los huracanes. Ante la falta de oportunidades, otra cantidad de sus allegados y conocidos han decidido migrar dentro y fuera del país, aseguró.

“Necesitamos respuestas concretas del Gobierno, pero si no se han movido en estos más de seis meses, ¿qué podemos esperar en el poco tiempo que queda y que ya vienen los huracanes?, pero confiamos en Dios que no vayan a ser como el año pasado”, dijo Amaya.

En la misma ciudad de La Lima vive Nadia Serén, quien ha sido admitida al Programa de Administración Pública de la Harvard Kennedy School of Government, pero no puede pagar el costo total de asistencia  debido a sus recursos económicos limitados que se vieron más afectados por los embates de Eta e Iota. Por ello, inició una campaña en la plataforma gofundme.com.

“El Valle de Sula (región compuesta por 19 municipios al norte de Honduras, incluyendo La Lima) está totalmente desprotegido, y Honduras sin la implementación de un plan integral de adaptación al cambio climático, ni de protección de áreas vulnerables a las inundaciones. Se necesitan personas competentes en la administración del Estado”, refirió la joven.

Gente camina por calles inundadas en La Lima, Honduras, durante la emergencia de los huracanes Eta e Iota.

Reconstrucción

El Gobierno de Honduras, a través de la Comisión para el Control de Inundaciones en el Valle de Sula (CCIVS), desarrolla de forma simultánea 45 proyectos ya licitados de rehabilitación de bordos en ríos y canales de alivio en el Valle de Sula, de un total de 59, quedando pendientes de adjudicar solo 12 y por licitar dos, informaron funcionarios de esta dependencia.

En adición, de 80 kilómetros que deben ejecutarse en esta rehabilitación de bordos, ya se tiene un 40% concluido y el resto estiman finalizarlos para julio.

Por otra parte, el canciller de Honduras, Lisando Rosales, y el secretario coordinador del Gobierno hondureño, Carlos Madero, concluyeron días atrás en Madrid, España una gira por varios países europeos para buscar apoyos al plan de reconstrucción del país centroamericano, tras la devastación provocada por los huracanes Eta e Iota.

La delegación de Honduras presentó los avances del Plan para la Reconstrucción y Desarrollo Sostenible de Honduras, el cual pretende constituir un instrumento de Planificación Especial, diseñado para reponer las pérdidas ocasionadas por ambas tormentas tropicales, con enfoque de sostenibilidad y resiliencia frente a futuros desastres, y de transparencia y participación ciudadana, explicaron los funcionarios.



Honduras urge preparación ante otra temporada de huracanes bajo la sombra de Eta e Iota

El país centroamericano aún está asimilando los efectos de Eta e Iota, que dejaron unas 4.5 millones de personas afectadas, es decir, la mitad de la población hondureña.