¿Cómo están los derechos LGBTQ+ en América?

Los países avanzan en el reconocimiento de derechos a la población LGBTI, pero a paso lento

Marcha gay en Colombia
JUAN BARRETO/AFP via Getty Images

(NOTICIAS YA).- Los países de América han avanzado en derechos para las personas LGBTQ+ como reconocimiento de matrimonio igualitario y a la identidad de personas trans, o prohibición de las denominadas “terapias de conversión”, pero el número de naciones con estas garantías es menor frente a todo el continente.

De los 35 países de América, solo 9 reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo y 12 el cambio de datos en los documentos de identidad para las personas transgénero, según información que ha recopilado ILGA World, federación que aglutina a organizaciones de 168 países que trabajan por los derechos humanos de las personas LGBTQ+.

Los 9 países que reconocen el matrimonio igualitario son Canadá, Estados Unidos, México, Costa Rica, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina y Uruguay. Pero de todo este grupo, en Ecuador y México aún no está permitida la adopción conjunta.

Mientras, los 12 países que reconocen la identidad de género en los documentos de identidad son: Canadá, Estados Unidos, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay.

En los países donde aún no hay legislaciones que garanticen derechos a la población LGBTQ+, hay iniciativas desde el activismo o incluso desde el poder político. En Chile, por ejemplo, el presidente Sebastián Piñera indicó a inicios de junio que “ha llegado el tiempo del matrimonio igualitario en nuestro país” y ofreció otorgar el “carácter de urgencia” a un proyecto de ley presentado en 2017 por la ex mandataria Michelle Bachelet y que ha estado congelado en el Congreso.

En otros países como Argentina se siguen dando más avances. Días atrás el Senado aprobó una ley para garantizar un cupo laboral trans en el sector privado y público. Con esta ley, empresas e instituciones están obligadas a contratar un mínimo de personas transgénero y transexuales, que históricamente han sido discriminadas en el acceso a derechos como educación y trabajo.

Aunque el avance en derechos ha dependido de la voluntad política en cada país y ha quedado a discreción de los gobernantes y autoridades de turno, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el máximo organismo de justicia en la región, determinó que el matrimonio igualitario y el reconocimiento a la identidad de las personas trans se enmarca en las garantías consagradas en la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

En la Opinión Consultiva 24/17, aprobada en 2017, solicitó a los Estados signatarios de la Convención Americana sobre Derechos Humanos modificar sus legislaciones para reconocer estos derechos de la población LGBTQ+.

En ese sentido, consideró que las parejas del mismo sexo pueden contraer matrimonio y formar una familia, mientras que las personas trans deben acceder a los cambios de datos (nombres y género) en sus documentos de identidad sin requisitos estigmatizantes e innecesarios.

Legislaciones que castigan a la diversidad

En otros países de la región sus legislaciones aún penalizan la homosexualidad. En total, son 9 de los 35 países de América.

En países como Barbados, Guyana y Jamaica hay penas que van desde los 10 años. En la última nación, están institucionalizadas las “terapias de conversión”.

Estas terapias son para intentar modificar la orientación sexual o identidad de género. Organizaciones de derechos humanos califican a estas prácticas como torturas.

En la mayoría de países de la región se desarrollan de manera clandestina. Solo Brasil y Ecuador tienen legislaciones que consideran un delito estas prácticas.

Canadá aprobó semanas atrás un proyecto para prohibir estas mal denominadas terapias, pero debe pasar a una segunda instancia.



¿Cómo están los derechos LGBTQ+ en América?

Los países avanzan en el reconocimiento de derechos a la población LGBTI, pero a paso lento