LGBTI, Frontera Cruzar la frontera, un camino de discriminación y violencia para personas LGBTQ+ – Noticias Ya

Cruzar la frontera, un camino de discriminación y violencia para personas LGBTQ+

Tanto en los centros de detención en EE.UU. como en la frontera, estas personas viven más actos que atentan contra su integridad.

Leonardo Alvarez Hernández/Getty Images

Las personas LGBTQ+ que buscan asilo en Estados Unidos generalmente huyen de la violencia y discriminación de sus países, pero en ese trayecto al denominado “sueño americano” continúan vulnerables.

Tanto en los centros de detención en Estados Unidos como en la frontera, estas personas viven más actos que atentan contra su integridad.

Migrantes LGBT de caravana esperan en Tijuana

“Es una situación muy dura, ya que las personas que son parte de la población LGBTQ+ son más vulnerables al momento de huir de sus países y hacer el recorrido para llegar a la frontera entre México y Estados Unidos”, indica Edinson Calderón, presidente de la organización Una Carta Salva una Vida, que ofrece apoyo a migrantes LGBTQ+.

Calderón señala que las personas LGBTQ+, antes de llegar a la frontera, corren el riesgo de ser asesinadas o violadas sexualmente como parte de la violencia por motivo de su orientación sexual o identidad de género. O son obligadas a trabajar para mafias y hacer tráfico de drogas después de ser extorsionadas.

Un informe de Humans Right Watch detalla la violencia y discriminación de las personas de la diversidad sexo genérica en su trayecto a la frontera entre México y Estados Unidos.

Según el reporte, presentado el año pasado cuando Donald Trump aún estaba en el poder, al menos 2,250 personas LGBTQ+ de Guatemala, Honduras y El Salvador ingresaron a EE.UU. entre enero de 2007 y noviembre de 2017.

Además, los casos provenientes de esos países representaron más de la mitad del total de 4,385 solicitudes de asilo basadas en la persecución anti-LGBTI, indica el informe en base datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

El informe, titulado Vivo cada día con miedo, se enfoca en la situación de las personas LGBTQ+ del Triángulo Norte y precisa que se enfrentan a “una confusa multiplicidad de obstáculos jurídicos, burocráticos, procesales y de las fuerzas de seguridad que hacen cada vez más difícil que las personas que solicitan asilo, incluidas las personas LGBTQ+, ingresen a Estados Unidos, presenten una solicitud de asilo y se les otorgue la condición de refugiadas”.

Uno de esos obstáculos era el Programa de Permanencia en México, implementado en el gobierno de Trump y que consistía en que, si una persona cruzaba físicamente la frontera y registraba su intención de pedir asilo, debían esperar en el país latinoamericano.

"Las personas que son parte de la población LGBTQ+ son más vulnerables al momento de huir de sus países y hacer el recorrido para llegar a la frontera entre México y Estados Unidos”

Si bien el gobierno de Joe Biden suspendió el programa, Edinson Calderón indica que la frontera continúa cerrada por la pandemia y, por ello, las personas LGBTQ+ deben seguir en México en espera de que Estados Unidos conceda el asilo. “Hay miles de personas que tienen más de dos años de espera”.

El informe de Human Rights Watch detalla hechos de violencia cuando las personas LGBTQ+ tenían que esperar en México cuando el programa del gobierno de Trump estaba vigente.

Un hecho que narra es de una mujer trans que fue secuestrada y violada mientras esperaba en Matamoros, Tamaulipas, su entrevista de asilo. Otro corresponde a personas LGBTQ+ que debieron aguardar en Tijuana y a través de una organización lograron alquilar una vivienda en un barrio de Tijuana; sus nuevos vecinos les arrojaron piedras porque no querían que vivan en su sector.

VIOLENCIA DURANTE LA DETENCIÓN

En los centros de detención en EE.UU. las personas LGBTQ+ también enfrentan hechos de discriminación y violencia. Calderón comenta que hay casos de abusos sexuales o de personas que no reciben la atención médica necesaria.

“Muchas personas LGBTI desean venir a Estados Unidos buscando ayuda médica para sus tratamientos de VIH, y en los centros de detención no reciben las medicinas necesarias”, explica Calderón.

El informe de Human Rights Watch también reporta violaciones de los derechos humanos de las personas LGBTQ+. Por ejemplo, denuncia que mujeres trans han sido ubicadas en los pabellones de hombres o han sido obligadas a desnudarse para cacheos por guardias de sexo masculino.

Además, la organización tiene registradas dos muertes de mujeres trans que se produjeron en 2018 y 2019 por consecuencia de una atención médica insuficiente.

Por esta situación, organizaciones como Una Carta Salva una Vida y Queer Detainee Empowerment Project brindan apoyo a quienes están en los centros de detención en su proceso de migración.

Cuando reciben el asilo, las organizaciones continúan brindando apoyo. Una Carta Salva una Vida, por ejemplo, conecta a personas que necesitan tratamientos de VIH con instituciones que brindan los respectivos controles o medicinas.

Llegar a Estados Unidos para muchas personas LGBTQ+ es una decisión impostergable, pues muchas prácticamente huyen de sus países de origen, donde no tienen protección legal o han recibido amenazas de pandillas y hasta intentos de agresiones en sus propias familias.

Por ello, Calderón indica que ante la violencia en sus países y en México, muchas personas optan por la migración ilegal.

 



Cruzar la frontera, un camino de discriminación y violencia para personas LGBTQ+

Tanto en los centros de detención en EE.UU. como en la frontera, estas personas viven más actos que atentan contra su integridad.