Comer papas fritas eleva el riesgo de muerte por enfermedades del corazón, advierten

Los investigadores también señalan qué tipo de almuerzo se asocia con menor riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer.

AdobeStock

(NOTICIAS YA).-Comer papas fritas u otros almidones puede aumentar riesgo de muerte relacionada con enfermedades cardiovasculares, revela una nueva investigación publicada en la revista de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA).

La Organización Mundial de la salud (OMS) señala que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel mundial y se trata específicamente de problemas con el corazón y los vasos sanguíneos, de acuerdo con la publicación de La Opinión.

De acuerdo con el estudio, se identificaron tres patrones dietéticos para la primera comida de la mañana:

  • Desayuno occidental. Este desayuno incluye cereales refinados, queso y carne procesada y también se relacionó con enfermedades cardiovascular.
  • Desayuno con almidón. Se asoció con al menos un 50% más de riesgo de mortalidad por todas las causas y un 44-57% mayor riesgo de muerte relacionada con enfermedades cardiovasculares.
  • Y desayuno de frutas.

Según una serie de informes presentados este lunes en la reunión anual de la Sociedad Americana de Nutrición, la pandemia cambió nuestros hábitos alimenticios y de consumo.

La COVID-19 afectó a nuestras vidas de muchas maneras, incluida la forma de comer y comprar.

Aumento de consumo de comida «chatarra»

Un análisis realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) reveló que algunos de nosotros aumentamos el consumo de botanas y postres poco saludables, como papas fritas, galletas y helados, al tiempo que tomamos más bebidas azucaradas, como café y tés azucarados, refrescos normales, bebidas de frutas y bebidas deportivas o energéticas:

  • Más de un tercio (36%) de los casi 4.000 estadounidenses encuestados en junio de 2020 declararon que a veces consumían más botanas y postres poco saludables que antes de la pandemia.
  • Mientras que el 22% dijo que a veces bebía bebidas azucaradas.
  • Sin embargo, el 16% dijo que comía bocadillos y dulces a menudo o siempre.
  • Mientras que el 10% dijo lo mismo de las bebidas azucaradas.

Descenso de los alimentos saludables

Otro estudio analizó las dietas de más de 2.000 estadounidenses antes y durante la pandemia y descubrió un descenso en el consumo de alimentos saludables, incluyendo verduras y cereales integrales, durante el último año.

Aumento de peso en menores

Casi el 30% de los 433 padres encuestados por los investigadores de la Universidad de la Commonwealth de Virginia afirmaron que sus hijos habían aumentado un promedio de 4,3 kilos entre mayo y septiembre de 2020.

Los padres de menores de entre 5 y 18 años fueron encuestados antes de la pandemia y de nuevo en mayo y septiembre de 2020 sobre su preocupación por el peso de sus hijos.

Por su parte, los investigadores que publicaron en la revista de la AHA, también señalaron qué tipo de almuerzo se asocia con menor riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer:

  • Comer un almuerzo a base de frutas (granos integrales, frutas, yogur y nueces) se asoció con una reducción del 34% en el riesgo de muerte por ECV.
  • Comer una cena a base de vegetales se asoció con una reducción del 23% en enfermedades cardiovascularesy 31% en la mortalidad por todas las causas.

Los resultados de la investigación realizada concluyen que estas opciones saludables de alimentos se asociaron con menores riesgos de mortalidad por enfermedades cardiovasculares:

  • un refrigerio de frutas después del desayuno,
  • el almuerzo de frutas,
  • la cena de verduras
  • y el refrigerio de lácteos después de la cena

Los investigadores recordaron también que el momento adecuado para comer es esencial para regular el metabolismo y prevenir las enfermedades mencionadas.

*Con información de CNN en español.



Comer papas fritas eleva el riesgo de muerte por enfermedades del corazón, advierten

Los investigadores también señalan qué tipo de almuerzo se asocia con menor riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer.