Madre hispana pide justicia tras el asesinato de su hijo

Cinco balas acabaron con la vida de Antonio Hernández y dejaron a su hermano gravemente herido.

(NOTICIAS YA).-Este era Antonio Hernández Pozos, un joven de 26 años de edad, padre de una niña de 2 años y quien ya no podrá seguir bailándole a la vida.

‘Me parte el alma, mi niño se me fue, era mi bebé, era mi hijo’, dice su madre Fidelia Pozos, mientras cuenta que sus dos hijos, Antonio y Giovanny estaban en la esquina de la avenida Colfax y Quebec caminando el pasado 8 de junio a las 10:35 de la noche cuando de repente:

‘A los dos los balacearon y mi hijo murió instantáneamente’

Mientras tanto Giovanny  se recupera de dos impactos de bala que afectaron su hígado y vive de milagro.

‘Él llegó prácticamente muerto al hospital porque le abrieron el corazón para volverlo a revivir y prácticamente es un milagro que Giovanny esté vivo’.

La prometida de Antonio cuenta que él la llamó minutos antes de los hechos y le dijo que estaba asustado y que necesitaba ayuda, luego escuchó los disparos, al parecer todo empezó por una discusión racial.

Un mes después de lo ocurrido, la familia Hernández Pozos se reunió en el lugar de los hechos para llevar flores y hacer un llamado a la comunidad.

‘Por favor si alguien vio alguien lo único que les suplico es que me ayuden como madre, es un dolor muy grande, que no puedo explicar, me duele el corazón’, dice Fidelia.

Sobre el responsable solo tienen esta información:

‘Es una persona que no tenía cabello, tenía barba y es una persona de color. Estaba en una camioneta azul oscura o negra’, explica Fidelia.

Al parecer iban  dos personas en el carro, uno de ellos disparó y el otro manejaba el carro para huir, mientras ellos no tenían cómo defenderse.

‘Mis hijos no son de armas, nunca han usado un arma en su vida’

Según su tía, su única arma era su alegría.

‘Una persona muy alegre, le gustaba siempre tener a la familia unida, muy cariñoso, muy bailador’, cuenta Betty Pozos.

Si alguien tiene información sobre este caso puede comunicarse de forma anónima a la línea de alto al crimen al 720-913-78-67.

‘Lo único que quiero es justicia para mi hijo, para que no le pase a otra persona, a otro joven’, puntualiza Fidelia.

 



Madre hispana pide justicia tras el asesinato de su hijo

Cinco balas acabaron con la vida de Antonio Hernández y dejaron a su hermano gravemente herido.