Delitos de odio: violencia y saña contra personas LGBTQ+

El asesinato de Samuel Luiz en España se suma a otros similares por orientación sexual o identidad de género

Protesta por crimen de odio a gay en España
Albert Llop/NurPhoto via Getty Images

(NOTICIAS YA).- Lo mataron en una paliza colectiva, a patadas, al grito de “maricón”. El asesinato de Samuel Luiz, un joven de 24 años, en España, es un caso que se suma a otros asesinatos contra personas LGBTQ+ alrededor del mundo.

Sin importar el país, las personas LGBTQ+ están expuestas a violencia por su orientación sexual o identidad de género, producto de discriminación y estigmas.

Los casos no son aislados y cumplen similares patrones: violencia y saña, sea en países con avances en derechos para la diversidad sexo genérica o países que aún la criminalizan.

Javier Garrigos, presidente de la asociación Horgull
Ramon Costa/SOPA Images/LightRocket via Getty Images

Al asesinato de Samuel Luiz, en las afueras de una discoteca el sábado 3 de julio, en la ciudad española de La Coruña, se suma el de Ivone Álvarez, una mujer trans de 32 años que fue asfixiada y la encontraron amarrada de pies y manos en su local de estética en México.

En la misma Latinoamérica, en mayo del año pasado, Javier Viteri, de 22 años, fue asesinado en Ecuador con 89 puñaladas por un militar que había citado en su departamento a través de redes sociales.

Esa violencia también se extiende hasta otros continentes. En Irán, Alireza Fazeli-Monfared, de 20 años, fue asesinado en mayo pasado por su medio hermano y primos en un “crimen de honor” por motivo de su orientación sexual; fue decapitado.

“Cuando hablamos de crímenes de odio, hay saña y una intención de violentar y herir al otro. Son crímenes basados en la exclusión a personas LGBTQ+, en creencias irracionales llevadas al extremo”, explica Omar Ruiz, sicólogo clínico de la organización Conexión Afirmativa, que trabaja en salud integral de personas de la diversidad sexo genérica.

En 48 países de Naciones Unidas sus legislaciones contemplan el delito de odio por orientación sexual o identidad de género, según información de ILGA World.

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha recomendado a los Estados que tipifiquen específicamente como delitos los actos de violencia por orientación sexual o identidad de género. El 75% de Estados no cuenta aún con legislación que contemple delitos de odio.

El activista Danilo Manzano indica que incluso en países con más avances en políticas públicas y leyes para garantizar derechos de las personas LGBTQ+, hay actos de violencia porque son hechos que se han normalizado.

Es el caso de España, que desde 2005 reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero ahora es el centro de atención por el asesinato de Samuel Luiz. Mientras que en Irán, donde fue asesinado Alireza Fazeli-Monfared, hay pena de muerte para homosexuales.

“Nos enfrentamos a uno de los elementos más duros, de eliminar las conductas adquiridas que han tenido como objetivo el desprestigio, la violencia, y ver al diferente como un enemigo, como algo malo, con temor”, señala.

Esta violencia letal contra una persona también tiene impacto en otras personas de la diversidad sexo genérica. “Nos devuelve un poco al clóset. Puede que tenga un espacio seguro, pero en otro lugar no sé quién pueda surgir y me ataque o me agreda por mi orientación sexual”, comenta Omar Ruiz, de Conexión Afirmativa.

Desconocer la realidad

En los países donde han tipificado el delito de odio, no siempre hay una pena cuando hay casos por homofobia o transfobia. Recientemente se declaró la culpabilidad del asesino de Javier Viteri, en Ecuador, pero por asesinato.

Mientras, en España, la Policía aún no relaciona las agresiones contra Samuel Luiz por homofobia.

Danilo Manzano señala que estas omisiones son una manera de desconocer la realidad que viven las personas LGBTQ+. “La gente no entiende que sufrimos violencia desde la niñez, que vivimos una adolescencia en secreto”.

El periodista español Rubén Serrano, autor del libro No estamos tan bien (donde aborda la violencia contra personas LGBTQ), escribió en un reciente artículo sobre el asesinato de Samuel Luiz y las investigaciones oficiales.

“A Samuel lo asesinaron al grito de ‘maricón’ y eso es homofobia (…) Sin embargo, la Policía, varios medios de comunicación sometidos al relato policial y unos cuántos políticos lo ponen en entredicho, como también lo hará la justicia. No es casualidad que lo pongan en duda quienes siempre nos han agredido”.

Las agresiones en países como España y Ecuador, donde han ocurrido casos recientes, han aumentado. En España, hubo 278 ataques por orientación sexual o identidad de género en 2019 (último año con cifras disponibles), según el Ministerio del Interior de ese país. En relación a 2018, es un incremento de 8,6%.  En Ecuador, la organización Silueta X reportó 14 asesinatos contra personas LGBTQ+ en 2020, mientras que en 2019 hubo 11.



Delitos de odio: violencia y saña contra personas LGBTQ+

El asesinato de Samuel Luiz en España se suma a otros similares por orientación sexual o identidad de género