Precios de artículos de consumo aumentan a un ritmo histórico en junio

El Departamento de Trabajo informó que los precios al consumidor subieron un 0.9% en junio, y un 5.4% durante el año pasado.

Spencer Platt/Getty Images

(POLÍTICA YA). – Si cada vez que vas al supermercado o echas gasolina al carro encuentras que estás pagando más por los mismos productos, no es que te lo estás imaginando. Los precios de artículos de consumo siguen subiendo en Estados Unidos, una tendencia que empeoró en junio.

Los consumidores estadounidenses enfrentaron un tercer aumento mensual consecutivo de los precios del consumidor el mes pasado, la última evidencia de que la rápida reapertura de la economía está impulsando el gasto en bienes y servicios que, en muchos casos, siguen escasos.

El Departamento de Trabajo informó este martes que los precios al consumidor subieron un 0.9% en junio desde mayo, y un 5.4% durante el año pasado, el alza de la inflación de 12 meses más pronunciado desde junio de 2008.

Excluyendo los precios volátiles del petróleo y el gas, la llamada inflación subyacente, que representa la tendencia a largo plazo en el nivel de precios, aumentó 4.5 % en el último año, el mayor incremento desde noviembre de 1991.

El aumento de los precios en general significa que las necesidades básicas, como la comida o el transporte, se están volviendo más caras. Si ves que los precios están aumentando demasiado rápido para tu disponibilidad de dinero, considera la posibilidad de obtener un préstamo personal para consolidar la deuda y disminuir tus pagos mensuales.

Incluso las cadenas que venden alimentos a precios más bajos se han visto obligadas a subir los precios. El director ejecutivo de Dollar Tree, Michael Witynski, dijo en mayo que la compañía ha tenido problemas para mantener los precios bajos.

Los productos básicos se han vuelto cada vez más difíciles de obtener debido a los retrasos en los envíos, la escasez de mano de obra nacional y las graves sequías en países clave.

LA GASOLINA Y LOS AUTOS

Gran parte del aumento se debe a los precios de la gasolina, que están muy por encima de los niveles del verano pasado.

La pandemia del coronavirus provocó una fuerte caída en el precio y la producción del petróleo. Pero con la reapertura y la disminución de casos de COVID-19, las personas han vuelto a viajar, con lo que ha subido la demanda de gasolina, gas y otros combustibles. Los precios del gas subieron un 45.1% en comparación con el año anterior.

Como consecuencia, los precios de los alimentos subieron un 2.4% en los últimos 12 meses, mientras que el costo de salir a cenar fuera incrementó en 4.2%.

Pero los precios volátiles de los alimentos y el combustible no son los únicos impulsores de la inflación. Los precios récord de los automóviles usados ​​representaron más de un tercio del aumento general.

Los precios de los automóviles usados ​​subieron un 10.5% en junio, el mayor salto de un mes en los registros que se remontan a casi 70 años, y un impresionante 45.2% en los últimos 12 meses.

Los precios de los automóviles están subiendo por la fuerte demanda de carros por parte de los consumidores, junto con una oferta limitada debido a la escasez de chips de computadora necesarios para construir los automóviles.



Precios de artículos de consumo aumentan a un ritmo histórico en junio

El Departamento de Trabajo informó que los precios al consumidor subieron un 0.9% en junio, y un 5.4% durante el año pasado.