Aremi Fuentes levantó el tercer bronce para México en Tokio 2020

«Di lo mejor de mí, trate de estar en la mejor forma deportiva posible a pesar de muchas cosas y salió el resultado», expresó Aremi Fuentes para Marca Claro al final de su competencia.

Aremi Fuentes Zavala
Photo by Chris Graythen/Getty Images

(NOTICIAS YA).- El primer camino olímpico con el que Aremi Fuentes se cruzó, aparecería en su vida en el 2010. A los 17 años de edad tuvo el honor de ser la única mujer que representó a México en la halterofilia dentro de la primera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Un evento histórico para los atletas juveniles en todo el mundo.

Las tarimas de levantamiento de pesas en Singapur fueron testigo de su valor atlético y en la segunda competencia internacional de su joven carrera con tan sólo tres años levantando pesas regresaba a su natal Tonalá, Chiapas con un bronce olímpico juvenil. Tras la medalla en la aventura asiática el verdadero recorrido olímpico comenzó, una fortaleza inquebrantable era el método necesario.

Esa misma fuerza que cultivó por más de 10 años entre competencias nacionales e internacionales, la regresó de nueva cuenta a unos Juegos Olímpicos en el continente asiático; pero esta vez en su versión más importante. Su bronce obtenido en la categoría femenil de hasta 76 kilogramos es la tercera medalla para México en Tokio 2020 (presea 72 en J. O.) y también la convierte en la tercera mujer mexicana en lograr medalla en Juegos Olímpicos de la Juventud y de Mayores. 

"Ha sido muy largo...11 años de trabajo muy intensos, obviamente con altas y bajas, lesiones y mil cosas...pero la fe, la creencia en uno mismo y la experiencia salen a relucir en este tipo de eventos" confesó Aremi.

Bronce de último minuto 

Los dados del destino fueron lanzados  incluso mucho antes de que Aremi se presentara en Japón, arrojando perdedores automáticos a lo largo de todo el mundo ya que un gran número de halteristas no podrían participar en la máxima justa olímpica, debido a las sanciones por dopaje aplicadas a sus federaciones; entre los países más afectados destacan: Albania, Armenia, Bielorrusia, Bulgaria, Colombia, Egipto, Irán, Kazajstán, Letonia, Rumania, Rusia, Tailandia, Turquía y Ucrania.       

La chiapaneca se clasificó a Tokio 2020 a principios de junio pasado cuando la Federación Internacional de Halterofilia publicó el ranking olímpico que otorgó las plazas con nombre y apellido. En esa lista final hicieron falta las poseedoras del récord mundial en el arranque y el envión en los 76 kilos: la norcoreana Rim Jong-sim y la china Zhang Wangli. La primera estaría ausente por la decisión que tomó Corea del Norte de no participar en los Juegos debido a la pandemia y la segunda no alcanzaría a formar parte de la selección nacional que levantaría por China en Tokio 2020. Aremi Fuentes se ubicó en el cuarto lugar de la tabla mundial con 3071 puntos, lo que la posicionaba con una amplía posibilidad de medalla.

Días antes de viajar rumbo a Tokio otra noticia que también cambiaría las circunstancias de su competencia: la colombiana Leidy Solis, una de la favoritas para ganar medalla, se quedaría fuera del certamen cuando la Federación Colombiana de Pesas le otorgó la única plaza olímpica femenil a la levantadora Mercedes Pérez Tigrero.

El rompecabezas del olimpo empezaba a tomar forma y Aremi quería aprovechar a su favor cada mínimo detalle que se presentara. Oportunidades como esta son escasas para las levantadoras mexicanas y más en categorías de pesos altos, históricamente dominadas por China, Corea del Norte y Rusia.

Aremi arribó a Tokio con mesura y sin hacer tanto ruido, la tarima es el verdadero lugar para gritar de esfuerzo y demostrar porque era la pesista mejor preparada para ganar medalla por México. Y aunque otros deportistas mexicanos parten como favoritos para regresar con medalla, la chiapaneca esperaba dar la campanada de su vida.

Finalmente el ansiado día de levantar frente a todo el mundo llegó. Ocho de la noche en Tokio, 6 de la mañana en México. El escenario espera, una barra ya cargada reposa en la tarima mientras el sonido de la chicharra anuncia el inicio de la batalla. Aremi sale al estrado con una butarga blanca y calcetas negras, se mezcla con el escenario de fondo rojo que la enciende para realizar su primer levantamiento en la modalidad de arranque con 105 kilos. El snatch no es la prueba dominante de Fuentes Zavala y aunque su segundo intento con 108 kilogramos también es correcto, el tercero con 110 es inválido pues no logra mantenerlo por arriba de sus hombros.

A pesar de que el grupo A de los 76 kilogramos no cuente con algunos de los nombres más importantes en la división, el nivel de competencia en unos Juegos Olímpicos es extremadamente alto; al finalizar la primera mitad de la sesión, tres levantadoras se posicionan por delante de la mexicana: la estadounidense Katherine Nye, la ucraniana Irina Dekha y la ecuatoriana Neisi Dajomes, quien es la última gran rival de Aremi y que en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 le arrebatara la medalla de oro por sólo cinco kilos de diferencia en el snatch.

Para la segunda mitad "La Dama de Hierro", como le apodan a Aremi por su gran fortaleza, aprovecharía su prueba favorita para mostrar todo su poder. En el envión ha sido capaz de levantar 140 kilos por encima de sus hombros, 1.8 veces su peso corporal (casi el doble). La halterofilia además es de ser un deporte físico es muy mental y los nervios comenzaron a manifestarse, sentir el peso de todas las miradas en una plataforma de este nivel puede ponerte a dudar; así fue para la ucraniana Irina Dehka que de ir en segundo lugar se derrumbó al no poder levantar 131 kilos en tres intentos y quedar automáticamente eliminada.

Una menos en el camino de Aremi, era nuevamente momento de que la mexicana volviera bajo los reflectores y las cámaras,  para fundirse junto al marco de tonalidad roja intensa y el blanco que dibuja la figura de los aros olímpicos. Sufrió para levantar 135 kilos pero con su primer levantamiento en el clean and jerk aseguraba ya una posición en Tokio 2020, le faltarían dos movimientos más para determinar su ranking final. En el siguiente envión alzó 137 y para su última cargada falló 139 kilogramos con lo que finalizó con un total de 245 kilos a sólo cinco unidades de su mejor marca personal.

La norteamericana Nye hizo válidos los 138 de su segundo intento y con ello superaba a México. Ambas representantes de América estaban muy cerca de la medalla, sin embargo habría drama hasta en los últimos levantamientos. Suhyeon Kim de Corea del Sur aún contaba con dos oportunidades para desplazar a Estados Unidos y México en la lucha por la plata y el bronce. La surcoreana fallaría el segundo intento y la tensión se aceleraría en el Foro Internacional de Tokio, si volvía a errar Aremi Fuentes se quedaría con la presea de bronce.

En su tercer intento Kim elevó con algo de trabajo la primera parte de su envión y tras varios segundos sosteniendo la barra en sus hombros, quiso marcar el jerk pero los 140 kilos la enterraron en la tarima junto a sus esperanzas por el anhelado metal. Tras bambalinas el entrenador mexicano Javier Tamayo brincaba de alegría por el fallo de la coreana y corría a darle un abrazo a Aremi, la chiapaneca era de bronce. Una tercia de camisetas rojas rodearon a la nueva medallista olímpica mexicana, el grupo de instructores completados por el chino Chen Xian y Jesús Emmanuel Vázquez compartían sonrisas y a la vez confortaban las lágrimas de alegría que se asomaban en el rostro de Aremi.

Los número finales de la disputa por las medallas arrojaron un podio histórico y pocas veces visto en los pesos altos de la rama femenil, con tres medallas para levantadoras de América. La plata fue para la estadounidense Katherine Nye con un total de 249 kilos consiguiendo el mejor resultado para cualquier pesista mujer de los Estados Unidos desde Sydney 2000. El oro se quedó en las manos de la poderosa Neisi Dajomes que se convirtió en la primer mujer ecuatoriana en ganar una medalla de oro olímpica en cualquier deporte.

"Fueron muy cardiacos los últimos momentos, en el último movimiento la verdad que no lo hice técnicamente bien. Estaba en shock de saber que pasaría, pero bueno al final pude tener la medalla y estoy muy contenta", manifestó La Dama de Hierro, Aremi Fuentes Zavala.

La Dama de Hierro

Son 11 largos años de lucha para Aremi desde aquel clasificatorio panamericano para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2010 y curiosamente es el mismo número de tiempo que estuvo Margaret Thatcher como primer ministra de Reino Unido (1979-1990), personaje emblemático de la política mundial con quien comparte el mismo apodo "Iron Lady". Ambas se ganaron ese mote por las mismas cualidades: un espíritu inquebrantable, la frialdad y temple de su actuar en momentos trascendentales y la valentía para no temerle a la guerra.

Aremi ha vivido en carne propia lo que significa ser deportista de alto rendimiento en México, batallar hasta contra tu propio país. No tuvo que ir tan lejos ni llegar a competencias rimbombantes para experimentarlo, fue en 2009 que el gobierno de su propio estado, Chiapas, no la apoyó. La talentosa juvenil se vio obligada a buscar otro estado que la arropara y encontró en Mexicali, Baja California junto al entrenador cubano José Manuel Zayas un segundo hogar donde construir su historia.

Desde entonces forjó una disciplina incansable, que año tras año mostraba en las competencias nacionales e internacionales como una de las mejores exponentes latinoamericanas. Inspirada en Soraya Jiménez, máxima representante de la halterofilia en México y primer mujer mexicana en ganar una medalla de oro olímpica en cualquier deporte, La Dama De Hierro se une junto a sus compañeras Damaris Aguirre (Beijing 2008) y Luz Acosta (Londres 2012) como la cuarta pesista que gana un metal olímpico para México.

Sus competencias más destacadas son:

-Juegos Olímpicos de la Juventud Singapur 2010 - bronce

-Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 - bronce

-Juegos Panamericanos Toronto 2015 - bronce

-Mundial Universitario de Halterofilia FISU Mérida,Yucatán 2016 - plata

-Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 - oro

-Juegos Panamericanos Lima 2019 - plata

-Mundial de Halterofilia Tailandia 2019 - bronce (modalidad envión)

A pesar de los buenos resultados un par de años duros estaban por venir; 2019 y 2020 fueron los años más severos para Aremi, que por momentos peleo contra oponentes más complicados: la discriminación y las lesiones. Fue en el año previo a la pandemia que la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas, comandada por su presidente Rosalío Alvarado, dejó fuera del Campeonato Panamericano Mayor a la atleta chiapaneca supuestamente por estar fuera de forma o en mejores palabras dichas por su propia federación: "lucía gorda". La mejor manera de silenciar las dudas fue como mejor lo saber hacer Aremi, levantando pesas. Meses después del mal trago que le hizo pasar su federación, no sólo gano la plata en los "panas" Peru 2019 sino que también fue al mundial de la especialidad en Pattaya, Tailandia a colgarse un nuevo bronce.

El 2020 también parecía bastante complicado, un par de desgarres musculares en ambas piernas la podrían limitar de mostrarse en su máximo poder para la competencia olímpica; sin embargo la pausa mundial debido a la pandemia de COVID-19 le extendió su tiempo de recuperación para afinar lo pesares que las pesas le habían ocasionado en el cuerpo. Posteriormente se contagió de COVID pero pudo salir rápidamente de la enfermedad para seguir con su preparación. Nada fue capaz de truncarle el sueño olímpico.

Finalmente para 2021 por fin parecía que llegaba lista para montarse a todo gas en el carro olímpico, pero faltaría la cereza en el pastel. Su entrenador, el profesor José Zayas, no pudo hacer el viaje a Tokio junto con su pupila y tuvo que verla competir por la televisión.  Pero que importa lo que pase...a La Dama de Hierro nada la quiebra. Su odisea comenzó hace 11 años, con un sueño viendo unos aros de colores mientras sostenía una barra de metal, diciéndose a si misma: "levántate Aremi, los sueños se cumplen".

"No me arrepiento absolutamente de nada. Agradezco al entrenador que en ese momento me dio las cualidades para hacer halterofilia y no tengo otras palabras más que agradecer a toda esa gente que ha estado pendiente de mí y que me ha sacado de muchos momentos complicados en mi vida", finalizó Aremi Fuentes Zavala, "La Dama de Hierro" y tercer medallista mexicana en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Texto original de Alejandro Piña Godoy para Perros Libres MX en colaboración con Noticias Ya y el Centro Internacional De Periodistas ICFJ.               

 

 

 

 

 

 

 

 



Aremi Fuentes levantó el tercer bronce para México en Tokio 2020

"Di lo mejor de mí, trate de estar en la mejor forma deportiva posible a pesar de muchas cosas y salió el resultado", expresó Aremi Fuentes para Marca Claro al final de su competencia.