Escalofriantes detalles del asesinato de dos bebés en Rosarito a manos de su papá

Coleman declaró que, «él creía que sus hijos iban a convertirse en monstruos, así que tuvo que matarlos».

Fiscalía General del Estado de Baja California

(NOTICIAS YA).- ADVERTENCIA: La historia incluye contenido gráfico que puede no ser perturbador para algunas personas.

Surgen escalofriantes detalles en torno al terrible asesinato de dos bebés estadounidenses, presuntamente a manos de su papá en un racho en Rosarito en Baja California, a unas  35 millas de la frontera entre México y Estados Unidos.

Según el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Central de California, el 7 de agosto, Matthew Taylor Coleman, de 40 años de edad, se llevó a sus dos hijos de su casa en Santa Bárbara, California a Rosarito, Baja California, México. Mientras estaba en Rosarito, Coleman asesinó a sus hijos; una niña de 10 meses y un niño de 2 años, apuñalando a los menores con una lanza de pesca en el pecho en múltiples ocasiones.

Encuentran los cuerpos de dos bebés en zona de rancherías en Rosarito

El 9 de agosto, durante una entrevista, Coleman confesó los terribles asesinatos. Según los documentos de la corte, Coleman declaró que, "él creía que sus hijos iban a convertirse en monstruos, así que tuvo que matarlos".

Coleman explicó que fue influenciado por las teorías de conspiración de QAnon e Illuminati y estaba recibiendo visiones y señales que revelaban que su esposa poseía ADN de serpiente y se lo había transmitido a sus hijos, por lo que estaba salvando al mundo de los monstruos.

Agentes de CBP arrestaron a Coleman originario de Santa Bárbara el lunes por la mañana en el puerto de entrada de San Ysidro, al intentar huir a Estados Unidos tras ser catalogado como el principal sospechoso del asesinato de sus dos hijos pequeños.

El fiscal Hiram Sánchez Zamora de Baja California dijo en una conferencia de prensa que el lunes se recibió una llamada al 911 justo antes de las 7:30 a.m. informando el hallazgo de los cuerpos de un niño y una niña cerca del rancho El Descanso en el distrito de Primo Tapia, en Rosarito, Baja California.

Según las autoridades, ambos niños en pañales en el momento en que fueron encontrados entre los matorrales, parecían tener heridas de arma blanca en el cuerpo que coincidían con una estaca de madera encontrada cerca que se considera una posible arma homicida.

Durante una investigación, la policía descubrió que el sábado, Coleman se había registrado en el hotel City Express ubicado cerca del vecindario de Reforma en la autopista Tijuana-Ensenada con sus dos hijos.

Las autoridades creen que Coleman salió del hotel el lunes por la mañana con sus hijos justo antes de las 3 a.m. y regresó al hotel poco después de las 6:33 a.m., y salió nuevamente del hotel poco después de las 9:30 a.m.

Antes del arresto de Coleman, la policía de Santa Bárbara confirmó que la esposa de Coleman había denunciado la desaparición de su esposo y sus dos hijos pequeños, diciendo que estaba preocupada por su bienestar, ya que Coleman no tenía el asiento de bebe, pero no creía que los niños estuvieran en peligro, según la denuncia.

Tragedia: Detienen hombre por apuñalar más de 15 veces a sus dos bebés en Rosarito

La esposa negó haber tenido ningún tipo de pelea o problema antes de que Coleman se diera a la fuga con los dos bebés en su camioneta.

Una investigación más a fondo por parte de la policía determinó que los tres posiblemente habían cruzado a México, tras usar la aplicación “Find my iPhone” o “Encuentra mi iPhone” y su última ubicación era en Rosarito, Baja California, México.

Al día siguiente, el FBI alertó a los agentes de la Patrulla Fronteriza para que estuvieran al tanto de Coleman y los menores.

En la confesión, según la denuncia, Coleman admitió haber puesto a la niña en una caja, ya que no tenía asiento para bebé y admitió haber usado una lanza de pesca para matar a sus hijos; primero apuñalándolos en el corazón y como no murieron al instante los apuñaló en múltiples ocasiones, el niño con un total de 17 lesiones en el cuerpo y la niña con un total de 12 lesiones. Dijo a las autoridades dónde estaban ubicados sus cuerpos, lo que coincidía con el lugar donde se encontraron los dos cadáveres.

Se le preguntó a Coleman si sabía que lo que hizo estuvo mal. Coleman dijo que ”sabía que estaba mal, pero que era el único curso de acción que salvaría al mundo", decía la denuncia.

Las autoridades de ambos lados de la frontera ahora están trabajando para devolver los cuerpos de los dos niños a California con sus familiares.

Coleman, quien opera una escuela de surf en Santa Bárbara y tiene una maestría en español, está programado para ser procesado en Los Ángeles el miércoles por la tarde y podría ser extraditado a México para enfrentar cargos.

Si lo declaran culpable de los asesinatos de sus hijos, podría pasar al menos los próximos 60 años en una prisión mexicana.



Escalofriantes detalles del asesinato de dos bebés en Rosarito a manos de su papá

Coleman declaró que, "él creía que sus hijos iban a convertirse en monstruos, así que tuvo que matarlos".