"Estamos en un mundo nuevo", dice alcalde de NY ante el azote de Ida

Bill de Blasio advirtió que las tormentas llegan con cada vez más intensidad y frecuencia y que el país debe adaptarse rápidamente

(Tayfun Coskun/Anadolu Agency via Getty Images)

(NOTICIAS YA).- Después de que los remanentes de Ida arrasaran la Costa Este dejando al menos 46 muertos, el alcalde de la ciudad de Nueva York se refirió a la tormenta como “la mayor llamada de atención que podríamos recibir”.

“Ahora estamos en un mundo nuevo, seamos francos”, dijo Bill de Blasio, añadiendo que la intensidad y la frecuencia de las tormentas están aumentando y que Estados Unidos va a tener que hacer muchas cosas rápido y “de forma diferente”.

Este jueves, la Casa Blanca informó que el presidente Joe Biden aprobó una declaratoria de emergencia para Nueva York y Nueva Jersey debido a las condiciones.

Más de 20 millones de personas siguen bajo advertencia de inundación, ya que toda el agua de lluvia fluye hacia arroyos, riachuelos y ríos más grandes. Es probable que las inundaciones persistan hasta este viernes y se prevé que algunos ríos del noreste permanezcan por encima del nivel hasta el fin de semana.

Ida tocó tierra por primera vez el domingo en la costa del Golfo con la fuerza de un huracán de categoría 4. Y, aunque se debilitó hasta quedar en los remanentes de una depresión tropical, seguía teniendo gran fuerza cuando arribó durante la noche del miércoles sobre el noreste del país, densamente poblado.

LEE: Se inunda casa de Thalía en Nueva York

Además de 39 muertes en Nueva York y Nueva Jersey, hubo cuatro muertes atribuidas a la tormenta en Pennsylvania y una en Maryland, Connecticut y Virginia, respectivamente.

“Quiero saber quién sabía qué y cuándo y qué podría haberse hecho de forma diferente. Los neoyorquinos merecen saber qué estamos haciendo para aprender de este suceso y asegurarnos de que no vuelva a ocurrir”, dijo la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, a Anderson Cooper de CNN.

Pero parte de la garantía de que no se repita la devastación de Ida es continuar con la lucha contra el cambio climático, dijo la mandataria, quien abogó por sostener una transición en el estado hacia la energía neutra.

“No tenemos elección, amigos míos. El futuro del que hablamos en términos nefastos, ese futuro es ahora. Está ocurriendo, estamos perdiendo vidas, estamos perdiendo propiedades y no podemos seguir por este camino”, advirtió Hochul.

FOTOS: Los estragos de Ida en Nueva York y Nueva Jersey

Por otro lado, el miércoles se confirmaron al menos ocho tornados en el noreste: cuatro en Pennsylvania, tres en Nueva Jersey y uno en el sureste de Massachusetts, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Cabe destacar que ninguna de las 23 muertes por tormenta en el estado de Nueva Jersey estuvo relacionada con ellos, dijo el gobernador Phil Murphy, quien cree que los residentes se tomaron las advertencias de inundación menos en serio que las de tornado.

“Los avisos de tornado salieron al mismo tiempo que los avisos de inundación. Todo el mundo, cuando recibió el aviso de tornado, se metió en su sótano y creo que hubo demasiada gente que pensó que podía hacer frente a las inundaciones y, lamentablemente, algunos de ellos, ya sea en sus casas o en sus coches, perdieron la vida”, lamentó el mandatario.

LEE: Louisiana sin gasolina, suministros, ni electricidad tras el paso del huracán Ida

El peligro de las inundaciones fue más que evidente en la ciudad de Nueva York, donde el Departamento de Policía realizó 69 rescates acuáticos y 166 no acuáticos, según el jefe Rodney Harrison.

Más de 800 pasajeros del metro fueron evacuados, añadió Harrison el jueves, mientras que otros 500 neoyorquinos fueron rescatados de carreteras, edificios y estaciones de metro inundadas, informó el Departamento de Gestión de Emergencias de la ciudad.

*Con información de CNN

 

VIDEO RELACIONADO:



"Estamos en un mundo nuevo", dice alcalde de NY ante el azote de Ida

Bill de Blasio advirtió que las tormentas llegan con cada vez más intensidad y frecuencia y que el país debe adaptarse rápidamente