Pentágono: Ataque de EE.UU. en Kabul que mató 10 civiles fue un "error"

El ataque fue lanzado después de que numerosos errores de cálculo llevaron a creer que un trabajador humanitario transportaba explosivos.

STRINGER/EPA-EFE/Shutterstock/vía CNN

(POLÍTICA YA). – Un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos en Kabul, Afganistán, en agosto pasado, y que mató a 10 civiles, fue “un error", admitió este viernes el Pentágono.

El ataque fue lanzado después de que numerosos errores de cálculo llevaron a los comandantes a creer que un trabajador humanitario transportaba explosivos en un automóvil, reconocieron funcionarios de defensa.

La admisión, hecha por el general Frank McKenzie, el máximo general del Comando Central de EE.UU., revierte la afirmación anterior del Pentágono de que el ataque evitó un atentado suicida de militantes contra las fuerzas estadounidenses.

Durante días después del ataque del 29 de agosto, funcionarios del Pentágono afirmaron que se había llevado a cabo correctamente, a pesar de la muerte de numerosos civiles, incluidos SIETE niños.

Más tarde, las organizaciones de noticias plantearon dudas sobre esa versión de los hechos,  citando la ausencia de pruebas para respaldar la afirmación del Pentágono de que el vehículo contenía explosivos.

UNA DISCULPA

Al decir a los periodistas en el Pentágono que el ataque fue un "error trágico", McKenzie ofreció una disculpa.

"Este ataque se tomó con la convicción de que evitaría una amenaza inminente para nuestras fuerzas y los evacuados en el aeropuerto, pero fue un error y ofrezco mis más sinceras disculpas", dijo el general.

McKenzie agregó que él es "totalmente responsable de este ataque y este trágico resultado".

El Departamento de Defensa defendió anteriormente la operación del 29 de agosto como un "ataque justo".

El incidente ocurrió cuando los militares estadounidenses rastrearon un sedán blanco durante horas después de que salió de una casa segura, presuntamente del Estado Islámico-Khorasan y creyeron que el automóvil estaba cargado con explosivos.

Pero en realidad, el conductor, Zamarai Ahmadi, era un trabajador humanitario para un grupo con sede en EE.UU. y transportaba latas de agua para su familia, según funcionarios y un video obtenido por varios medios de prensa.

La cadena de pasos en falso que terminó con el ataque con misiles que mató a Ahmadi, siete niños y otros dos adultos, se produjo días después de que un ataque suicida en el aeropuerto de Kabul cobrara la vida de al menos 170 afganos y 13 soldados estadounidenses.

Una investigación militar estadounidense sobre el mortífero ataque con drones en Kabul descubrió que el conductor y el vehículo apuntado probablemente no eran una amenaza.

"Habiendo revisado a fondo los resultados de la investigación... ahora estoy convencido de que hasta 10 civiles, incluidos hasta siete niños, murieron trágicamente en ese ataque", dijo McKenzie. "Es poco probable que el vehículo y los que murieron estuvieran asociados con ISIS-K o fueran una amenaza directa para las fuerzas estadounidenses".



Pentágono: Ataque de EE.UU. en Kabul que mató 10 civiles fue un "error"

El ataque fue lanzado después de que numerosos errores de cálculo llevaron a creer que un trabajador humanitario transportaba explosivos.