Qué está pasando con los precios de la gasolina

Todo indica que los altos precios de la gasolina no se normalizarán en los próximos meses.

gasoline
(Getty Images)Fuente: CNN Newsource. David Paul Morris/Bloomberg/Getty Images

(POLÍTICA YA). – El sorprendente fenómeno de la inflación, que está caracterizando la salida de la pandemia en todo el mundo, tiene como principal protagonista a los precios de la energía.

Usualmente, para esta época del año, una vez que termina la temporada de verano en los Estados Unidos y bajan considerablemente la cantidad de viajes por vacaciones, los valores de la gasolina tienden a reducirse. Sin embargo, el escenario cambió completamente en 2021 y todo indica que no se normalizará en los próximos meses.

Cómo Impactó El 11 De Septiembre Los Precios Del Petróleo Y Cómo Lo Sigue Haciendo

Si bien la intensa temporada de huracanes contribuyó a incrementar los problemas en el funcionamiento del polo petrolero del Golfo de México, la causa más importante se debe a los cuellos de botella generados por una recuperación económica global más rápida de lo esperada que no contó con los bienes y servicios necesarios para acompañarla.

“El crecimiento pospandemia fue muy abrupto. De golpe, tuviste que abastecer a un montón de industrias para recuperar lo perdido y no hubo capacidad para hacerlo tanto en la producción de insumos, como en la logística y el transporte. La inflación está muy concentrada justamente en aquellos rubros donde se conformaron cuellos de botellas que incrementaron costos. Y uno de esos sectores es la energía”, sostiene el especialista en negocios internacionales y consultor económico, Marcelo Elizondo.

“Hubo un doble efecto pinzas. Por un lado, aumentó la emisión de dinero para atender las necesidades de la gente durante la pandemia. Y por otro, la falta de bienes y servicios provocó una crisis de energía cuyo problema de fondo también es logístico. Se complicó el movimiento desde los países productores de energía a los países consumidores”, coincide el analista de Wall Street, Francisco Uriburu.

De este modo, las regiones más afectadas por esta situación fueron las más dependientes de las importaciones como Europa y el sudeste asiático, donde los precios del gas saltaron hasta un 350% y los costos de electricidad se triplicaron.

Lo más preocupante es que, a medida que se acerque el invierno y bajen las temperaturas, la demanda de gas natural para calefaccionarse será mayor, lo que incrementará su faltante. Es por eso que el mercado de futuros proyecta precios récord hasta marzo del 2022.

Inevitablemente, esta tensión en el gas natural se traslada al petróleo, ya que sus derivados se utilizan para generar energía eléctrica cuando la producción de gas no da abasto. Es ahí cuando toda esta larga cadena de acontecimientos se termina reflejando en los surtidores de gasolina.

En el último mes, el barril de petróleo utilizado como referencia en los Estados Unidos -el West Texas Intermediate-, subió un 12% para llegar a los 75 dólares y, algunas instituciones financieras como el Bank of America o Goldman Sachs, anticipan que seguirá escalando hasta un rango de entre 90 y 100 dólares para fines de este año.



Qué está pasando con los precios de la gasolina

Todo indica que los altos precios de la gasolina no se normalizarán en los próximos meses.