Pena máxima para hombre acusado de tiroteo en Church's Chiken en Otay Mesa

Un jurado determió que Albert Lee Blake fue quien disparó contra varios empleados del restaurante cuando no aceptaron un billete falso.

(NOTICIAS YA).-Un hombre que abrió fuego contra un grupo de empleados en un restaurante de comida rápida de Otay Mesa, matando a uno de ellos, fue sentenciado el martes a 146 años a cadena perpetua.

Albert Lee Blake, de 51 años, fue declarado culpable por un jurado de Chula Vista el mes pasado de cargos de asesinato e intento de asesinato en primer grado, tres cargos de intento de homicidio y un cargo de crueldad infantil, derivados del tiroteo del 6 de noviembre de 2019 en el restaurante Church’s Chicken en 3726 Del Sol Boulevard.

Maribel Merino Ibáñez, de 28 años, murió en el tiroteo, mientras que otros dos empleados fueron hospitalizados. Un tercer trabajador fue atacado, pero no fue alcanzado por los disparos, según los fiscales.

La fiscal adjunta Mary Loeb dijo que Blake intentó usar un billete de $100 falsificado para comprar comida, pero Ibáñez lo rechazó. Blake salió del restaurante y se dirigió a su automóvil, donde "se preparó para matar por este desaire" cambiándose de ropa para ocultar mejor una pistola de 9 mm que planeaba llevar de regreso al restaurante y luego reposicionar su automóvil cerca de la salida del restaurante para que pudiera escapar fácilmente, dijo la fiscal.

Después del tiroteo, Blake huyó del estado y fue arrestado más tarde ese mes en Memphis, Tennessee, dijeron los fiscales. Aunque no se dispuso de imágenes de vigilancia desde el interior del restaurante, los investigadores localizaron imágenes del vehículo del tirador a través de cámaras inteligentes de alumbrado público, según Loeb.

Declaran culpable a hombre acusado de tiroteo en Church's Chiken

El fiscal dijo que los investigadores señalaron el vehículo como un Dodge Charger y descubrieron que la policía se había puesto en contacto con Blake en ocasiones anteriores ese año en un vehículo similar.

Con Blake identificado como el conductor, Loeb dijo que sus registros telefónicos ayudaron a la policía a localizar a su novia. En su casa, la policía encontró la misma marca de munición utilizada en el tiroteo, así como el automóvil de Blake. Dentro del automóvil había dos billetes falsos de $100 con las huellas dactilares de Blake, dijo Loeb. El volante y la palanca de cambios del automóvil también dieron positivo por residuos de disparos, según el fiscal.

Loeb afirmó que el teléfono celular de Blake también estaba en el área del tiroteo el 6 de noviembre y no se movió de ese lugar hasta poco después de ocurrido el tiroteo. Otro teléfono celular atado a Blake contenía fotos de él con un corte de pelo similar y ropa que coincidía con las descripciones del tirador. Al rastrear ese segundo teléfono, la policía pudo ubicarlo en Tennessee, dijo Loeb.

La abogada defensora Katie Nagler dijo a los miembros del jurado que Blake fue acusado injustamente, diciendo que la policía "se enfocó en el Sr. Blake en menos de 48 horas, y luego todo se construyó para convertirlo en su sospechoso".

La abogada dijo que la identificación del vehículo del tirador como un Dodge Charger se basó en suposiciones hechas por los investigadores, quienes dijeron que no pudieron haber identificado positivamente la marca y el modelo del automóvil a través de las imágenes proporcionadas por las luces inteligentes de la calle. Una vez que la policía descubrió que Blake tenía un vehículo similar al del tirador, "estaban pegados a él", dijo Nagler.

Según el abogado defensor, ninguna evidencia forense, como ADN o huellas dactilares, vinculaba a Blake con el restaurante, y las identificaciones de los testigos del sospechoso no eran fiables. Aunque todos los testigos generalmente describieron al tirador como un hombre negro alto, Nagler dijo que otros detalles sobre el sospechoso diferían entre los relatos de los testigos.



Pena máxima para hombre acusado de tiroteo en Church's Chiken en Otay Mesa

Un jurado determió que Albert Lee Blake fue quien disparó contra varios empleados del restaurante cuando no aceptaron un billete falso.