veteranos, indocumentados, enlistar, guerra, uscis, ciudadania, deportacion, veteranos deportados, abogados, Veteranos indocumentados están un paso más cerca de la ciudadanía

Veteranos indocumentados están un paso más cerca de la ciudadanía

Se estima que este cambio podría ayudar a más de 300 veteranos nacidos en el extranjero, que fueron deportados debido a su estatus migratorio, generalmente después de haber cometido algún delito.

CAMP SPRINGS, MARYLAND - NOVEMBER 09: Active duty members of the U.S. military, including U.S. Navy Airman Shyeed Crooks (R), recite the pledge of allegiance after being sworn in a new citizens during a ceremony at U.S. Citizenship and Immigration Services headquarters on November 09, 2021 in Camp Springs, Maryland. A native of Jamaica, Crooks and 11 fellow active duty soldiers, sailors, Marines and airmen took the oath to become new U.S. citizens during a ceremony held in honor of Veterans Day. (Photo by Chip Somodevilla/Getty Images)

(NOTICIAS YA).-La oficina del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) ha emitido una nueva guía escrita que amplía la elegibilidad para la ciudadanía de los veteranos de las fuerzas armadas que se enfrentan a la deportación, además de los cientos que ya fueron expulsados del país.

El memorando, fechado el 12 de noviembre, es parte de una iniciativa "que busca eliminar los obstáculos para la naturalización".

La nueva 'alerta de cambio en la política' responde al caso de un ex infante de marina en Florida, Paul Canton, quien se enlistó en 1991 con la esperanza de convertirse en ciudadano estadounidense.

Tras casi 37 años en Estados Unidos, se enteró de que era indocumentado todavía y se enfrentaba a la deportación.

"Ha sido un infierno", dijo Canton.

La sorpresa fue también para su abogada, Elizabeth Ricci de Tallahassee, Florida, que ha trabajado en el caso de Canton por más de 3 años.

"Tuve que mirar varias veces cuando lo leí por la mañana, no podía creerlo. Estoy segura que hay otras personas en esta situación, que ahora podrán obtener la naturalización y eso me alegra mucho", añadió Ricci, quien es miembro del Programa de Asistencia Militar de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración.

Estima que este cambio podría ayudar a más de 300 veteranos nacidos en el extranjero, que fueron deportados debido a su estatus migratorio, generalmente después de haber cometido algún delito.

LEE: Ciudadanía para veteranos, un reto para la administración Biden

Paul Canton nació en Nueva Zelanda y se enlistó en el Cuerpo de Infantes de Marina de los Estados Unidos durante la guerra del Golfo Pérsico, creyó que con eso se convertiría automáticamente en ciudadano norteamericano.

"Es lo que me dijo el oficial de reclutamiento cuando me enlisté, me dijo que era automático"

PAUL CANTON

La Legión Americana, la mayor organización de veteranos del país, calcula que puede haber miles de personas en esta situación. El número de veteranos nacidos fuera de Estados Unidos asciende a unos 530,000, lo que representa el 3% de los 18.6 millones de veteranos de todo el país, según el Instituto de Política Migratoria.

El sitio web del Cuerpo de Marines de EEUU confirma que los reclutas deben poder acreditar su residencia legal en el país para poder enlistarse.

Ricci recurrió su caso alegando que Canton tenía derecho a la naturalización debido a que se alistó el 29 de marzo de 1991, unas semanas antes del final de la Guerra del Golfo Pérsico, también conocida como Operación 'Tormenta del Desierto'.

El memorando que recibió esta semana, titulado ' Aclaración de la Orientación para los Miembros del Servicio Militar y la Naturalización', afirma que la política actualizada forma parte de una iniciativa del Departamento de Seguridad Nacional que busca, "garantizar que todos los miembros actuales y antiguos del servicio que no sean ciudadanos y las familias de los miembros del servicio puedan permanecer o regresar a los Estados Unidos, para eliminar las barreras a la naturalización para aquellos que reúnan los requisitos y mejorar el acceso a los servicios de inmigración".

Afirma que algunos antiguos miembros de las fuerzas armadas estadounidenses que sirvieron durante períodos de hostilidad "pueden ser elegibles para naturalizarse" aunque no fueran residentes legales cuando se alistaron. Añade que siempre que hayan recibido una baja honorable y hayan residido en Estados Unidos "al momento de la incorporación, enlistamiento, reenlistamiento y la prórroga del servicio en las Fuerzas Armadas estadounidenses".

También establece que: "Algunos antiguos miembros de las fuerzas armadas estadounidenses que sirvieron durante periodos de hostilidad y no son residentes legales, pueden ser elegibles para naturalizarse aunque residan actualmente fuera de Estados Unidos. Las personas que encajan en esa categoría pueden solicitar su admisión o libertad condicional en Estados Unidos, con el fin de asistir a una entrevista de naturalización o a una ceremonia de juramento".

Ricci dijo que el memorando era un reconocimiento a casos como el de Canton y otros, que sin culpa alguna, fueron admitidos en las fuerzas armadas estadounidenses sin tener los documentos adecuados.

"Es un reconocimiento de que las fuerzas armadas han seguido reclutando a gran escala personas que no eran elegibles", añadió.

Mientras no hayan sido dados de baja con deshonor y hayan servido en tiempos de guerra, ese error se rectifica ahora.

Para que los que viven en el extranjero y sean beneficiados de la nueva política, Ricci dijo que los solicitantes tienen que rellenar un formulario I-131 y un N-400, teniéndo que ser jurados al entrar al país.

Ahora que su caso puede resolverse pronto, Canton dijo que espera que otros puedan beneficiarse también.

"Mi viaje está a punto de terminar, pero cuántos veteranos hay que acaban de empezar con esto. Espero que hayamos creado conciencia", sentenció.



Veteranos indocumentados están un paso más cerca de la ciudadanía

Se estima que este cambio podría ayudar a más de 300 veteranos nacidos en el extranjero, que fueron deportados debido a su estatus migratorio, generalmente después de haber cometido algún delito.