¿Árbol de Navidad artificial o natural? Uno es mejor para reducir el estrés, revelan

Los árboles también producen una fragancia amaderada que puede recordarnos el pasado, dice estudio.

AdobeStock

(NOTICIAS YA).-Casi nada es tan sinónimo de decoración navideña como un árbol de hoja perenne recién cortado.

Los árboles artificiales han ganado popularidad debido a su conveniencia y longevidad, pero no ofrecen los mismos beneficios para la salud mental que pasar tiempo cerca de árboles reales, informan algunos estudios.

Es decir, los árboles de Navidad reales son mejores para la salud mental que los artificiales, dicen los expertos según la información publicada por CNN.

Nada artificial puede competir con los beneficios que un árbol vivo puede aportar a un hogar y los aromas que emite, según los expertos.

La tradición comenzó en Alemania en el siglo XVI y se extendió a otros países durante los siguientes tres siglos, según la Encyclopaedia Britannica. El árbol artificial se inventó en los Estados Unidos, y los de plástico que conocemos hoy se originaron en las décadas de 1950 y 1960.

Árboles de Navidad para tu bienestar

Se sabe que exponerse a un entorno natural reduce el estrés psicológico, según un estudio de 2018 publicado en Behavioral Sciences.

"Yo esperaría que traer un poco de aire libre al interior nos afectaría positivamente", dijo la psicóloga Sonja Peterson-Lewis, profesora asociada de la Universidad de Temple en Filadelfia.

Múltiples estudios han demostrado que bañarse en el bosque, pasear conscientemente por un bosque, puede tener un impacto positivo en el bienestar de una persona. Un estudio encontró que los baños de bosque reducen los niveles de cortisol de las personas, la hormona responsable del estrés, añadió el medio de noticias.

Las personas aún pueden obtener algunos de los mismos beneficios de los baños en el bosque, como la reducción del estrés, de las plantas de interior, según un estudio publicado en el International Journal of Environmental Health Research.

Charlie Hall, profesor y presidente de Ellison en el departamento de ciencias hortícolas de la Universidad Texas A&M en College Station, dijo que tener un árbol de Navidad real tiene una gran cantidad de beneficios para la salud mental, incluidas:

  • Una reducción de la ansiedad.
  • Y la depresión.

"La gente tiende a ser compasiva ante la presencia de plantas vivas en la casa y, por supuesto, los árboles de Navidad encajan perfectamente", dijo Hall.

Si vas y escoges tu árbol en una granja de árboles de Navidad con tus seres queridos, entonces los beneficios para la salud mental son aún mayores, dijo.

Seleccionar un árbol con otros promueve la unión y lo expone al aire libre, lo que mejora su salud psicológica.

Los árboles artificiales pueden proporcionar algunos beneficios

Las personas no podrían obtener otros beneficios que solo un árbol real puede brindar, como mejorar su sistema inmunológico, dijo.

Los árboles de hoja perenne son grandes productores de fitoncida, una sustancia química que aumenta la actividad de las células asesinas naturales, dijo Hall. Las células asesinas naturales combaten las infecciones virales y son parte de nuestro sistema inmunológico, agregó.

Hay navidad en el aire

A pesar de que la mayoría de los árboles de Navidad se cortan por el tronco cuando ingresan a nuestras casas, la gente aún puede beneficiarse de sus árboles, dijo Hall. A través de la fotosíntesis, los árboles producen oxígeno fresco.

"Mientras las agujas estén verdes y haya luz, se está produciendo la fotosíntesis", dijo Hall. Por eso es importante regar el árbol cortado, explicó.

Los árboles de Navidad también producen una fragancia amaderada que puede recordarnos el pasado.

"La forma en que nos afectan puede depender no sólo de las propiedades químicas asociadas con los aceites de los árboles, sino también de los recuerdos, si los hay, que asociamos con el olor", dijo Peterson-Lewis.

Las personas pueden insertar palos aromáticos en las ramas de los árboles artificiales, lo que podría ayudarlos a recordar esos recuerdos con la misma facilidad que lo haría un árbol real, dijo Sally Augustin, psicóloga de diseño ambiental y directora de Design with Science. Sin embargo, no podrían beneficiarse del oxígeno que proporciona un árbol real.

Para Peterson-Lewis, el olor a pino la llena "de un sentimiento de gratitud teñido por la pérdida", publicó CNN.

Durante su infancia, Peterson-Lewis dijo que iría con su padre todos los años a cortar un pino en su propiedad para su árbol de Navidad.

Después de su muerte, su madre compró un árbol artificial.

Tener un árbol de Navidad real a veces puede resurgir recuerdos positivos o negativos. Si una tradición no mejora su bienestar mental, Peterson-Lewis dijo que está bien dejarla ir y construir otras nuevas.

"Las tradiciones son como récords olímpicos: están hechas para ser mejoradas", dijo Peterson-Lewis.



¿Árbol de Navidad artificial o natural? Uno es mejor para reducir el estrés, revelan

Los árboles también producen una fragancia amaderada que puede recordarnos el pasado, dice estudio.