Niñas migrantes del campamento El Chaparral aprenden a tocar el violín

Cada una cuenta con violín propio que pueden llevar a su casa de campaña, una vez que terminan las clases.

(NOTICIAS YA).-Niñas migrantes en Tijuana logran superar el tiempo libre y la desolación, aprendiendo música, tras la buena voluntad de personas que se encargan de preparar tal vez, a las próximas concertistas.

Se trata de menores entre los 8 y 12 años, residentes del campamento de El Chaparral, que desde hace un mes comenzaron a aprender a tocar el violín. Algunas comienzan a familiarizarse con los sonidos de las cuerdas, otras ya tocan fragmentos de una melodía clásica.

Lejos de sentarse en una banqueta a esperar por asilo en Estados Unidos, invierten su tiempo en aprender a tocar el instrumento, para todas, el mejor donativo que han recibido, ha sido su violín.

“Siento paz, me gusta tocarlo, primeramente si dios cruzamos a Estados Unidos, me lo voy a llevar y allá tocarlo”, dijo Yamy, de 11 años y originaria de Honduras.

Yami y otras nueve niñas originarias de Centroamérica, se reúnen por las mañanas con Ron, un profesor de música en zonas marginales de Tijuana, que les imparte clases tres veces a la semana.

El proyecto inició hace más de un mes, cuando Ron y un grupo de músicos acudieron al campamento de El Chaparral para obsequiarles un recital.  Inmediatamente la música tocada por los violines atrajo a todas estas niñas.

“Quiero que las niñas inmigrantes un día pasen la frontera con violines y puedan asistir a escuelas en Estados Unidos”, comentó Ron, profesor de música.

Las pequeñas toman clases a unos pasos del campamento y son separadas por grupos para que otras menores que también fueron alumnas de Ron puedan enseñarles de manera personalizada.

Cada una cuenta con violín propio que pueden llevar a su casa de campaña, una vez que terminan las clases.

“Tuvimos una pequeño pequeña recolecta y dijimos, tenemos esta idea, porque estamos seguro que a un niño o a una niña le pones un instrumento de música en sus manos, jamás lo va a cambiar por un instrumento de violencia”, dijo María Lourdes Arias, integrante “Una Historia a la Vez”.

No solo reciben clases de música, sino también de cómo cuidar su salud; recibieron un kit de útiles escolares y vitamina C para evitar que se enfermen en esta temporada invernal.



Niñas migrantes del campamento El Chaparral aprenden a tocar el violín

Cada una cuenta con violín propio que pueden llevar a su casa de campaña, una vez que terminan las clases.