Entrevista con Enjambre: La nostalgia renovada

Enjambre es una de esas bandas clave en el rock moderno, que por lo menos en México y Estados Unidos no necesitan introducción. Su música, discos y trayectoria, hablan por sí mismos, en un mundo lleno de sonidos emergentes en el que otros se han quedado en el camino. En esencia, Enjambre está formada por […]

Enjambre es una de esas bandas clave en el rock moderno, que por lo menos en México y Estados Unidos no necesitan introducción. Su música, discos y trayectoria, hablan por sí mismos, en un mundo lleno de sonidos emergentes en el que otros se han quedado en el camino.

En esencia, Enjambre está formada por cuatro mentes ávidas por crear música. Nada es tan importante o crucial en su vida, como el componer canciones y subir al escenario a impactar con un show de altura.

Como toda agrupación, la experimentación sonora y la apertura a nuevas propuestas es un deber de todos los días, sin embargo, Enjambre tiene un estilo particular para manejarse ante la música mainstream. Escuchar, analizar y desechar, un mantra que vuelve su sonido único, al no proyectar en su música nada de lo que sus integrantes escuchan por separado; al entrar al estudio automáticamente se convierten en Enjambre y suenan como tal.

Vivir dentro de esta "burbuja sonora", no impide que se atrevan a probar nuevos estilos de composición. Un reflejo de su exploración como banda, es su último EP de cuatro canciones que lleva por nombre Ambrosia, el cual además de haber sido grabado bajo las condiciones que dictaba la pandemia en ese entonces, fue creado en inglés con la intención de probar cosas nuevas y llegar a más personas.

2021 1 Scaled

Ambrosia analiza a través de un sonido áspero y nostálgico, las distintas problemáticas socio-tecnológicas que golpean con fuerza nuestra humanidad. Una sutil observación acerca de lo que los aparatos y la conectividad inmediata nos han quitado como sociedad, plasmado en un material vintage-rock, con letras viscerales, guitarras impregnadas de sentimiento y melodías sintéticas que casi llegan al avant-garde.

Enjambre ha vuelto a los escenarios de forma contundente con 19 fechas confirmadas en las ciudades más importantes de Estados Unidos y México. Con este pretexto, platicamos con Luis Humberto y Julián acerca de la composición creativa, su habilidad de explorar la nostalgia, sus primeros conciertos y la enorme gira que tienen por delante...

¿Cómo se sienten con su regreso a los escenarios? Hoy tienen show en la noche...

Julián: Estamos muy felices, ya es nuestro segundo concierto en Estados Unidos. Ayer tocamos en Atlanta y nos llevamos la sorpresa de que nuestro público se multiplicó por tres o cuatro, son mucho más oyentes los que tenemos por acá. Arrancamos muy bien y emocionados, empezamos con el pie derecho la primera de muchas fechas. Esta es la gira más intensa que hemos hecho, son 17 fechas en 20 días y pues va a estar rudo (risas). 

¿Cómo se prepara Enjambre para un concierto? ¿Son esa banda "rockstarona" que se va de fiesta o están más enfocados en la parte técnica y el espectáculo?

Luis Humberto: Yo utilizo estos medios que están detrás de mí para dormir y dormir mucho (refiriéndose a las camas de su habitación de hotel).

Julián: Estamos muy involucrados en la planeación de la gira. Por ejemplo Luis Humberto se enfoca mucho en lo visual, siempre está mano a mano con el staff y el manager con todo lo relacionado a las luces y los visuales y yo me clavo mucho en el audio y todo eso, pero una vez que la gira está sobre ruedas, nos deslindamos un poco y nos relajamos en el camerino para salir lo más relajados posible y disfrutar la presentación.

¿Les pegó fuerte el no poder tocar durante el confinamiento?

Luis Humberto: Sí y nos estamos desquitando de todo el tiempo y las ansias que fuimos acumulando durante el encierro, pero con esa fuerza y energía salimos a presentarnos. En lo personal he sentido que en las presentaciones post pandemia ha habido un público más efusivo, más contento, que ya estaba harto de estar encerrado y que quería salir a cantar y nosotros nos nutrimos de esa energía y esa alegría y se hacen conciertos muy emotivos.

Enjambre

Ambrosia es un EP muy particular, desde su grabación, su ejecución en inglés y su propuesta sonora. ¿De qué se trata esta pieza?

Luis Humberto: El concepto de Ambrosia, el EP se llama así porque así se llama la primera canción del EP. Por ahí tocamos el tema de la transferencia de nuestras consciencias a un aparato electrónico en fracciones o partes de las canciones. Ambrosia es este cuerpo sustituto, una mujer cibernética, a la que estamos transfiriendo nuestras consciencias y es un poco una continuidad de Próximos Prójimos en el que se maneja esa temática de cómo nos hemos convertido en seres con la cabeza inclinada por este artefacto. Es como la nueva religión, este pequeño "aparatito" que tenemos en nuestras manos que tiene le control de nuestras vidas y toda la información personal de cada individuo.

Al final, es una observación, no hay una búsqueda por revolucionar nada, es solo la observación de que nos hemos vuelto muy dependientes de estos aparatos. Yo creo que el mundo era mejor cuando no existían, pero bueno es lo que es.

¿Qué los llevó a componer sus canciones en inglés?

Julián: Siempre tuvimos la inquietud de hacer canciones en inglés, de hecho hay un par de canciones que ya habíamos grabado en inglés, entonces siempre hubo esa cosquillita de decir "estaría padre hacer un disco o un EP en inglés" e incluso se habló de un proyecto alterno, pero siempre le dimos prioridad a los temas en español.

Fue por la pandemia. Estábamos sin tocar en vivo y pasábamos mucho tiempo en el estudio. De hecho, Próximos Prójimos lo grabamos en su mayoría durante el confinamiento, entonces cuando acabamos y entregamos el disco, seguía el confinamiento y los eventos estaban cancelados. Fue que dijimos, "es el momento de sacarnos la espinita" y hacer este EP en inglés. Lo grabamos en un periodo de tres meses que tal vez nunca se hubieran dado de otra forma, fue gracias a la racha creativa que el confinamiento nos dio.

Enjambre surgió a mediados de la década pasada junto a otras bandas que ya no existen. ¿Cuál es la clave para seguir vigentes?

Julián: ¡Esas bandas no hacían discos tan chidos como nosotros! (risas). Esa es la fórmula.

Luis Humberto: Yo creo que nuestra postura siempre ha sido hacer música así esté chida o no, pero nos gusta hacerla de todos modos porque nos llena. Si no tuviéramos el éxito que tenemos, seguiríamos haciendo música porque para nosotros el verdadero éxito sucede en el ensayo, entre nosotros cuatro, el componer y darle vida a la música y poder interpretarlo en vivo es el verdadero éxito. Tenemos la fortuna de haber conectado con un público, posiblemente otros grupos, no es que sean malos, pero tal vez si dejaron de existir, fue porque no tuvieron una conexión con un publico tan nutrido como el nuestro.

Nosotros somos muy afortunados de hacer lo que nos gusta y que le guste a tanta gente y de poder dedicarnos a esto tiempo completo.

¿En algún momento han pensado en tirar la toalla?

Luis Humberto: No nunca, si ya no nos da para la hipoteca o lo que sea, nosotros vamos a seguir tocando. Qué bueno que nos dedicamos a esto y que se encarga de nosotros la música, pero si un día la gente dice "ya no vamos a escuchar a Enjambre", nosotros vamos a seguir grabando música de todos modos. ¡No hay una toalla que tirar!

Luego de ser clave en el rock mexicano por casi 15 años, ¿Qué significa seguir haciendo rock para ustedes?

Julián: Crecimos escuchándolo. Es nuestra forma de expresarnos, es lo que conocemos, lo que soñamos desde que éramos niños, cuando veíamos a The Who o a Queen O A Nirvana, agarrábamos una guitarra y era lo que queríamos hacer. No podríamos hacer otra cosa porque sería falso. Obviamente escuchamos otro tipo de música, electrónica, bosa nova, hipo hop, pero en el fondo somos un grupo de rock porque eso es lo que conocemos y sabemos hacer.

¿Es difícil componer rock en tiempos donde el reguetón y el hip hop son mainstream?

Luis Humberto: La verdad no estamos muy interesados en lo que están haciendo los demás, si hay algo nuevo que nos gusta lo consumimos porque nos gusta la música, pero nunca tenemos ninguna conexión de nuestra música con lo que está allá afuera. A veces hay cosas por ahí como The Flaming Lips que en una de sus grabaciones dijimos "cómo le hicieron para grabar eso" o Tame impala, que son gente más clavada en la producción. Nos fijamos en cosas que nos gustan y en lo que no, ni siquiera nos molestamos.

Ese mundo no es algo que nos interese o que se nos haga de sustancia o de creatividad, no se no hay nada ahí que nos llame la atención. Nunca hemos competido con música comercial, todo lo que tenemos nos lo hemos ganado por el publico al que le gusta lo que hacemos y pues si llegáramos a ser más populares o pasar al mainstream, ¡que chido!, pero si no, no nos va nada mal. Nosotros estamos en nuestro carril haciendo lo nuestro y en una exploración constante de cosas nuevas dentro de la personalidad de la banda. Eso nos hace muy felices y lo proyectamos en nuestras canciones, en el escenario y el publico lo recibe y lo refleja y eso es lo más importante para nosotros en todo momento.



Entrevista con Enjambre: La nostalgia renovada