Demandan a clínica de fertilización tras un supuesto error que los obligó a abortar

Pixabay

Un médico les informó que no había ninguna posibilidad de que ellos fueran los padres biológicos de la hija que esperaban

(NOTICIAS YA).- Una pareja de Massachusetts buscaba completar a su familia con un hijo al que buscaron por medio de fertilización in vitro, pero terminaron abortando y demandando a los especialistas a cargo del procedimiento.

Tras varios intentos fallidos, a mediados del año pasado, el Instituto de Fertilidad de Nueva York le informó al matrimonio, identificado como Jane y John Doe, que ella por fin había quedado embarazada.

La pareja recibió la noticia con gran alegría y el embarazo se fue desarrollando por varios meses, hasta que el obstetra les recomendó realizar pruebas genéticas para descartar cualquier anomalía. 

Ambos sintieron gran alivio al saber que la bebé, que era una niña, estaba bien de salud, pero las ilusiones empezaron a derrumbarse cuando el médico les informó que no había ninguna posibilidad de que ellos fueran los padres biológicos de la hija que esperaban. 

Tras regresar al Instituto de Fertilidad de Nueva York, en donde realizaron la fertilización in vitro, los médicos les aseguraron que no había ningún problema y que ellos eran los padres biológicos de la bebé, alegando que la prueba era inexacta o que posiblemente ella tenía una rara condición médica.

Sin embargo, la mujer decidió realizar otras pruebas, incluso consultando a un asesor genético que encontró los mismos resultados y a un embriólogo independiente, quien intentó obtener acceso a las pruebas de la transferencia del embrión, pero la clínica se negó. 

A pesar de las pruebas, el instituto insistió en que un error de esa magnitud no era posible porque según aseguran fue el único implante que realizaron “en toda la semana”. 

Además, siguen diciendo que todo puede deberse al mosaicismo, una rara condición médica en la que una persona puede compartir dos conjuntos de ADN en su cuerpo.

Finalmente, tras las varias pruebas que confirmaron que no era su bebé biológico, la pareja decidió interrumpir el embarazo y demandar tanto al instituto como a los médicos, el embriólogo Michael Femi Obasaju y a los especialistas en fertilidad Khalid Sultan y Majid Fateh.



Demandan a clínica de fertilización tras un supuesto error que los obligó a abortar

Un médico les informó que no había ninguna posibilidad de que ellos fueran los padres biológicos de la hija que esperaban