Armas de fuego son la principal causa de muerte en niños y adolescentes

(Getty Images)

Las últimas cifras de los CDC revelaron una alarmante tendencia, que algunos expertos consideran una crisis de salud pública

(NOTICIAS YA).- Las armas de fuego se han convertido en la principal causa de muerte en lo que respecta a niños y adolescentes.

La alarmante tendencia, indicó KDVR, está reflejada en los nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

LEE: Mueren niño y 2 adultos tras tiroteo en casa; se cree que eran familia

Aunque el control de armas suele ser el enfoque de muchos en cuanto a proteger de ellas a los menores, el problema va más allá.

“La imagen realmente importante que pintan estos datos es un grito de auxilio”, dijo a KDVR la doctora Kim Gorgens, profesora de Psicología Forense en la Universidad de Denver.

LEE: Capturan al sujeto que protagonizó tiroteo en una "quinceañera"

Tan solo de 2019 a 2020, las muertes relacionadas con armas de fuego aumentaron 29.5% en personas de 1 a 19 años. Gorgens destacó que estos fallecimientos son aún más difíciles de asimilar, ya que se trata de muertes prevenibles, las cuales revelan la gran necesidad que existe de tratamiento de salud mental.

Los casos recientes de muertes violentas que involucran a niños y jóvenes en el estado, considera la experta, son signos de la actual crisis de salud, añadiendo que generalmente afectan a las familias que no tienen acceso a la salud pública.

LEE: Ordenan arrestar a padres del niño que murió tras dispararse a sí mismo

“Esta es una llamada de atención. Los adolescentes no pueden dejarlo más claro… que están sufriendo, que necesitan ayuda. Y en la medida en que ignoremos eso, y hagamos la vista gorda, esencialmente hemos firmado una sentencia de muerte”, concluyó la catedrática.

 

SIGA INFORMÁNDOSE CON NUESTRO CONTENIDO:

 



Armas de fuego son la principal causa de muerte en niños y adolescentes

Las últimas cifras de los CDC revelaron una alarmante tendencia, que algunos expertos consideran una crisis de salud pública