FOTOS: Biden arribó a Texas tras el devastador tiroteo en la primaria de Uvalde

Getty Images

El presidente Joe Biden emprenderá el domingo la tristemente familiar tarea de consolar a las familias de Texas.

(NOTICIAS YA).- Biden arribó a Texas, para reunirse con las familias de las víctimas del devastador tiroteo en la escuela de Uvalde que apagó la vida de 19 niños y dos maestras.

El presidente Joe Biden emprendió su viaje desde temprano para realizar la triste tarea de consolar a las familias después de otro tiroteo masivo, esta vez en una escuela primaria en Texas, mientras una nación cansada se enfrenta a una oleada interminable de violencia armada.

Biden y la primera dama Jill Biden llegaron a Uvalde a eso de las 10:30 a.m. hora local.

Allí se reunieron con líderes comunitarios y religiosos junto con familiares de las jóvenes víctimas.

Los Biden visitaron el sitio conmemorativo improvisado afuera de la Escuela Primaria Robb y asistieron a misa en la Iglesia del Sagrado Corazón antes de pasar la tarde reuniéndose con las familias. También se encontrarán con socorristas antes de regresar a su hogar en Delaware.

Antes de la llegada a Uvalde

Es una tarea solemne que se vuelve más agotadora por las graves fallas de las fuerzas del orden público que respondieron al tiroteo del martes en Uvalde. Y viene sin la promesa de una acción legislativa importante para evitar una mayor carnicería, aunque un grupo bipartidista de legisladores ha iniciado conversaciones para identificar áreas de acción potencial.

"Me dirigiré a Uvalde, Texas, para hablar con esas familias. Mientras hablo, esos padres se están preparando literalmente para enterrar a sus hijos, en los Estados Unidos de América, enterrar a sus hijos. Hay demasiada violencia, demasiada miedo, demasiado dolor”, dijo Biden a los graduados el sábado en la ceremonia de graduación de la Universidad de Delaware.

Para Biden, el viaje representa un deber sombrío para unirse a las familias en duelo en sus momentos más oscuros. A menudo recuerda su experiencia al perder a dos hijos, una hija pequeña en un accidente automovilístico y su hijo adulto por cáncer cerebral para consolar a otros padres.

"Perder a un hijo es como que te arranquen un pedazo del alma. Hay un vacío en tu pecho, y sientes que estás siendo absorbido por él y nunca podrás salir. Es sofocante. Y nunca es igual”, dijo Biden la noche del tiroteo, hablando desde la Sala Roosevelt poco después de regresar de una visita a dos países de Asia.

Ola de violencia en EE. UU.

La visita de los Biden a Texas se produce 12 días después de que la pareja viajara a Buffalo, Nueva York, para visitar el lugar de una masacre racista en una tienda de comestibles. Ese tiroteo dejó 10 muertos. La vicepresidenta Kamala Harris viajó el sábado a la ciudad para asistir al funeral de Ruth Whitfield, de 86 años, la víctima de mayor edad del ataque.

"Este es un momento que requiere que todas las personas buenas que aman a las personas digan que no toleraremos esto. Ya es suficiente", dijo Harris antes de colocar un ramo de flores en un monumento frente a la tienda Tops Friendly Markets, donde ocurrió el tiroteo el 14 de mayo.

Las visitas dobles del presidente y el vicepresidente a las comunidades afectadas por los asesinatos en masa fueron un recordatorio sorprendente del flagelo de la violencia armada que consume a la nación. Biden, quien ha pasado gran parte de su carrera trabajando para promulgar leyes de armas más estrictas, volvió a llamar a la acción esta semana.

Pero no llegó a exigir que el Congreso aprobara un proyecto de ley específico; la Casa Blanca dice que depende de los líderes demócratas en el Senado determinar cómo proceder con la legislación potencial. Y no ha nombrado un grupo de trabajo sobre violencia armada más allá de los funcionarios que ya están dentro de la administración.

Biden y sus ayudantes también reconocen que hay poco más que pueda lograr a través de una acción ejecutiva que pueda evitar los tipos de masacres que ahora ocurren con una frecuencia espantosa.

En Texas, Biden también enfrenta relatos desgarradores del tiroteo que incluso los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de Texas dijeron que equivalía a una falla de la policía. La decisión de los oficiales que respondieron de no ingresar al salón de clases donde ocurrió el tiroteo, a pesar de las llamadas al 911 de los estudiantes pidiendo ayuda, deja abierta la pregunta de si se podrían haber salvado algunas vidas.

La Casa Blanca ha dicho que no prejuzgará una investigación sobre las acciones de la policía. Pero las revelaciones de la cronología, realizadas el viernes durante una desgarradora conferencia de prensa, solo se suman a la sensación de angustia que Biden enfrentará durante su visita.



FOTOS: Biden arribó a Texas tras el devastador tiroteo en la primaria de Uvalde

El presidente Joe Biden emprenderá el domingo la tristemente familiar tarea de consolar a las familias de Texas.