Mexicanos sin una salud bucal digna: acuden al dentista 1 vez cada 10 años

FOTO: Getty Images
FOTO: Getty Images

A partir del 2030, México entrará en una fase de envejecimiento poblacional, donde la salud requerirá una mayor atención.

(NOTICIAS YA).-Mientras que la población de Países Bajos visita al dentista 3 veces al año en promedio, en México las personas acuden con el profesional de la salud bucal una vez cada 10 años según lo reportó en 2019 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a través de la plataforma de datos y metadatos OECD.Stat.

Aunado a esto, la falta de una cultura de la prevención, los elevados costos de la atención médica privada y la poca inversión del gobierno en esta materia son algunas de las condiciones que imposibilitan una salud bucal digna en México, coinciden expertos.

Por otra parte, la desidia, el miedo al dolor que implicaría la visita al dentista, interrumpir tratamientos por no poder pagarlos debido a los inestables ingresos, así como la desconfianza hacia los profesionales de la salud bucal debido a malas experiencias del pasado también son algunas de las razones por las cuales algunos pacientes se resisten a recibir tratamiento.

Un paciente relató que en alguna ocasión un dentista le colocó coronas de mala calidad, pues estas se caían constantemente, pero al intentar denunciar ante la autoridad los malos resultados del médico, tuvo que desistir de hacerlo pues el doctor no le emitió comprobante de los pagos que había realizado; incluso afirma que esta es una práctica común entre especialistas de la salud bucal, según un artículo publicado en el portal Sopitas.com

La posibilidad de buscar ayuda en los servicios de salud pública no es una opción para ella, pues consideró que de pronto la atención médica que ofrece el gobierno no funciona, es de mala calidad y en condiciones insalubres.

De acuerdo al índice de la Salud Bucal publicado por el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales de la Organización Mundial de la Salud, México tiene una calificación de 5.3 en una escala de 0 a 10 (donde 10 significa “el mayor rezago” y 0 corresponde a una salud bucal colectiva total).

A lo anterior, expertos refieren que la salud bucal de las y los mexicanos es precaria —particularmente de los adultos mayores—, debido a la combinación de variables tales como: la falta de una cultura de la prevención —tanto de la población como de las autoridades—, la pobreza extrema, los costos de la atención médica privada, así como de la poca inversión que el Estado realiza en esta materia.

“Existen tratamientos, como el caso de los implantes dentales, que por su costo no son accesibles incluso para una persona de clase media… (por lo que respecta a) los 50 millones de pobres, y si no se revisa el actual sistema de salud dental, las mejores armas que tienen es la prevención porque de lo contrario su opción más viable sería perder una pieza”, afirman.

A partir del 2030, México entrará en una fase de envejecimiento poblacional, es decir, un cuarto de la población será adulto mayor y tendrá mayor peso en la pirámide de necesidades, siendo la salud bucal aquella que requerirá una mayor atención —incluso desde ahora— para ofrecerle a esa generación una dentadura funcional.

Por lo anterior, consideran muy alta la posibilidad de que el estado mexicano no estará preparado para garantizar la Salud Bucal Digna de este sector de la población de entonces, de ahí la importancia de tomar desde ahora conciencia colectiva, así como de la implementación de iniciativas de política pública —por ejemplo, el incremento al gasto de gobierno— para contener este escenario de posible crisis.

“Desafortunadamente la alimentación de los mexicanos es muy alta en carbohidratos y en azúcar, el mayor enemigo de la salud bucal son los altos contenidos de azúcar en la comida porque daña el esmalte de los dientes y propicia la aparición de caries con mayor facilidad”, coinciden.



Mexicanos sin una salud bucal digna: acuden al dentista 1 vez cada 10 años

A partir del 2030, México entrará en una fase de envejecimiento poblacional, donde la salud requerirá una mayor atención.