Casino con fachada de almacén: clausuran club nocturno ilegal en San Diego

FOTO: San Diego City Attorney
FOTO: San Diego City Attorney

Vecinos alertaron sobre fiestas nocturnas clandestinas y bailarinas menores de edad.

(NOTICIAS YA).-La oficina de la fiscalía de San Diego obtuvo una sentencia definitiva contra un establecimiento de juego ilegal que generó decenas de quejas de vecinos durante sus casi dos años de funcionamiento.

El Empire Gaming Lounge operaba dentro de un almacén ubicado en el 4178 Cartagena Drive desde 2019 sin un Certificado de impuestos comerciales de San Diego,  requerido en todos los negocios en la ciudad, informó la Fiscalía del condado a través de un comunicado.

El negocio tampoco tenía un permiso de entretenimiento para música en vivo, debido que se ubicaba en una zona industrial cercana a un área residencial.

El club permaneció abierto incluso después de que el estado se declaró en emergencia de salud en marzo de 2020 y requirieran el cierre de restaurantes, bares y lugares de entretenimiento.

El Empire Gaming continuó su promoción en redes sociales como un lugar de comida y bebida, torneos de videojuegos y eventos especiales.

Sin embargo, los vecinos se quejaron repetidamente del ruido, las fiestas nocturnas y la actividad ilegal en el lugar.

“Si bien la mayoría de las empresas locales siguieron las órdenes de salud y seguridad relacionadas con la pandemia, este club nocturno incumplió la ley, creando una molestia pública, obteniendo una ventaja comercial injusta y agotando los recursos policiales”, dijo la fiscal municipal Mara W. Elliott.

En julio de 2021, se presentó una demanda en busca de una orden judicial y sanciones civiles contra los propietarios Yael y David Alpert y tres de los operadores de clubes nocturnos. La acción civil los acusó de mantener una molestia pública, violar la ley de competencia desleal del estado y numerosas violaciones del Código Municipal de San Diego.

En una sentencia estipulada alcanzada entre las partes el 2 de junio de 2022, los Alpert acordaron una orden judicial permanente que prohibía la operación del lugar y les exigía actualizar la propiedad según el código.

Acordaron pagar los costos de investigación de la Ciudad de $1,655 y $75,000 en multas civiles, con $50,000 de esa cantidad suspendida, hasta que se completen satisfactoriamente los demás requisitos del acuerdo.

Tres empleados del salón que fueron nombrados en la denuncia cooperaron con la investigación y fueron descartados del caso.

Las primeras quejas sobre el lugar llegaron a la División de Cumplimiento de Códigos de la Ciudad en marzo de 2018 y se referían a construcciones ilegales, como las plataformas para cabinas y un escenario para un disc jockey, todo sin permisos.

El club comenzó a anunciar sus fiestas y eventos especiales en Instagram y Facebook en septiembre de 2019. Durante los siguientes 21 meses, los residentes cercanos llamaron a la policía al menos 33 veces quejándose de música a todo volumen y fiestas rave nocturnas. Los disturbios, que incluyeron gritos y chirridos de llantas, a veces duraron hasta las 4:30 a. m. El Departamento de Policía de San Diego estima que sus oficiales pasaron más de 94 horas respondiendo llamadas en ese lugar.

A pesar de las numerosas quejas y visitas de la policía, el salón permaneció abierto y continuó publicitando sus eventos en línea. Su fiesta de Nochevieja 2020 generó una docena de quejas de los vecinos, denunciando fuegos artificiales, consumo de drogas y alcohol a menores de edad. Un evento la noche siguiente trajo denuncias a la policía sobre la presencia de strippers menores de edad. Dos semanas después, una fiesta resultó en 14 llamadas a la policía y culminó con el arresto de un delincuente por posesión ilegal de un arma.

El 22 de enero de 2021, el oficial de salud del condado emitió una orden de cese y desistimiento para el club nocturno y a la semana siguiente, inspectores de Cumplimiento del Código de la Ciudad ingresaron al edificio y observaron baños construidos sin permisos, regletas eléctricas que se usaban en lugar de cableado permanente, interruptores eléctricos sin cubiertas y otras violaciones del código.

Los Alpert recibieron una notificación y orden de sanción civil para corregir las violaciones, pero las partes y las denuncias continuaron hasta al menos mediados de mayo de 2021.

La oficina de la ciudad hizo un llamado a la comunidad para denunciar violaciones del código, la salud y la seguridad y el medio ambiente al 619-533-5655.



Casino con fachada de almacén: clausuran club nocturno ilegal en San Diego

Vecinos alertaron sobre fiestas nocturnas clandestinas y bailarinas menores de edad.