Lo que sabemos de la nueva subvariante BA.2.75 de COVID que ya se detectó en California

(Hyoung Chang/MediaNews Group/The Denver Post via Getty Images)

BA.2.75 tiene nueve cambios en su región de punta que lo distinguen de BA.2 y alrededor de 11 cambios en comparación con BA.5.

(NOTICIAS YA).- Las autoridades de salud apenas están intentando entender la gravedad de la subvariante de BA.5 de COVID-19 cuando surge la preocupación de un nuevo descendiente de ómicron, BA.2.75.

Esta subvariante ya se ha detectado en al menos 10 países, incluyendo en Estados Unidos y aún más cerca de nosotros, en California. Hasta el pasado jueves, las autoridades de salud informaron que esta variante ya está presente en siete estados. 

Si bien la nueva subvariante comenzó a aparecer en Estados Unidos, la gran mayoría de los casos BA.2.75 se encontraron en el otro lado del mundo y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades aún no la han incluido en su rastreador de proporciones variantes en todo el país.

Sin embargo, los expertos están atentos a esta subvariante, que al igual que otras preocupantes parace evadir la inmunidad de las vacunas COVID-19 y la inmunidad natural.

BA.2.75 tiene nueve cambios en su región de punta que lo distinguen de BA.2 y alrededor de 11 cambios en comparación con BA.5, explica Tom Peacock, virólogo del Imperial College London, de acuerdo con CNN

Por lo pronto todavía no se sabe, por ejemplo, cómo BA.2.75 puede competir contra BA.5 o si causa una enfermedad más grave. Pero los expertos dicen que tiene todas las características de una variante que podría globalizarse.

Fiebre, escalofríos, tos, fatiga, congestión o moqueo, dolores musculares y corporales, dificultad para respirar, dolor de cabeza, pérdida del olfato o el gusto, dolor de garganta, náuseas o vómitos, y diarrea, son tan solo algunos de los síntomas de alarma de BA.5, que ya es considerada como la “peor variante” de COVID. 

Los expertos consideran que aún es demasiado pronto para decir si la subvariante causa una enfermedad más grave que otros tipos de ómicron.

En medio de la incertidumbre que están generando las nuevas variantes en la quinta ola de COVID, las autoridades de salud urgen a todos aquellos que no tienen una vacuna a que acudan a ponérsela ya mismo, especialmente las personas mayores de 50 años. 

Justo en este aumento de casos de COVID-19, la recomendación del uso de mascarillas resurge. Al menos en Baja California y el condado de San Diego, las autoridades han sido engaticas en retomar su uso en espacios públicos y cerrados. 



Lo que sabemos de la nueva subvariante BA.2.75 de COVID que ya se detectó en California

BA.2.75 tiene nueve cambios en su región de punta que lo distinguen de BA.2 y alrededor de 11 cambios en comparación con BA.5.