Cuatro policías enfrentan cargos federales por matar a Breonna Taylor

FOTO: Getty Images
FOTO: Getty Images

Antes de morir, la joven trabajaba como técnico de urgencias en dos hospitales para mantenerse y continuar con sus estudios en enfermería.

(NOTICIAS YA).-Cuatro policías de la ciudad de Louisville, Kentucky, implicados en un cateo en el cual murió una mujer, fueron acusados por los delitos contra los derechos civiles, conspiración ilegal, declaraciones falsas, uso inconstitucional de la fuerza y obstrucción.

Breonna Taylor murió durante un operativo fallido la madrugada el 13 de marzo de 2020; los agentes abrieron fuego “a ciegas” en la oscuridad, luego de que su novio, creyendo que un intruso intentaba entrar a su casa, disparó a la puerta.

Los agentes, que habían obtenido una orden de ingreso como parte de una investigación de tráfico de drogas contra el exnovio de Breonna, respondieron con más de 30 disparos e hirieron de muerte a la joven.

El fiscal general, Merrick Garland dijo que las violaciones cometidas presuntamente por los agentes “resultaron en la muerte de Taylor”.

Se trata de los primeros cargos federales presentados contra alguno de los agentes implicados en la redada fallida. Las autoridades federales acusaron a los cuatro de conspiración ilegal, uso inconstitucional de la fuerza y obstrucción, dijo Garland.

FOTO: CNN Newsource
FOTO: CNN Newsource

El exdetective Joshua Jaynes, de 40 años, el detective Kelly Goodlett y el sargento Kyle Meany, de 35 años, fueron acusados de presentar una declaración jurada falsa para registrar la casa de Taylor antes de la redada del Departamento de Policía Metropolitana de Louisville, y luego de trabajar juntos para crear una "historia falsa de encubrimiento en un intento de escapar de la responsabilidad por sus roles en la preparación de la declaración jurada de la orden que contenía información falsa", según los documentos judiciales a los que tuvo acceso CNN.

Se afirma que el exdetective Brett Hankison "utilizó intencionadamente una fuerza inconstitucionalmente excesiva... cuando disparó su arma de servicio en el departamento de Taylor a través de una ventana cubierta y una puerta de cristal cubierta". Se le acusa de privar a Taylor y a un invitado en su casa "de sus derechos constitucionales al disparar a través de una ventana del dormitorio que estaba cubierta con persianas y una cortina opaca", dijo el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El hombre de 46 años también se enfrenta a cargos por privar a tres vecinos de Taylor de sus derechos constitucionales, ya que, según la acusación, las balas que disparó atravesaron una pared de la casa de Taylor y entraron en un departamento adyacente.

Jaynes y Meany están acusados de privar deliberadamente a Taylor de sus derechos constitucionales al redactar y aprobar una declaración jurada falsa para obtener una orden de cateo, a sabiendas de que "la declaración jurada contenía afirmaciones falsas y engañosas, omitía hechos materiales, se basaba en información obsoleta y no estaba respaldada por una causa probable", según el comunicado del Departamento de Justicia.

Ambos hombres "sabían que la ejecución de la orden de cateo sería llevada a cabo por agentes armados del departamento de policía, y que podría crear una situación peligrosa tanto para esos agentes como para cualquiera que se encontrara en la casa de Taylor", dice el comunicado.

Ante este escenario, Louisville resolvería la demanda de la familia de Breonna Taylor de muerte por negligencia por 12 millones de dólares.

Goodlett conspiró con Jaynes y Meany para "falsificar la orden de cateo de la casa de Taylor y para encubrir sus acciones posteriormente", dice el comunicado.

Jaynes y otro detective trataron de encubrir sus acciones redactando una carta de investigación falsa y haciendo declaraciones falsas a los investigadores, según el comunicado. Jaynes falsificó un informe con la esperanza de impedir una investigación criminal sobre la muerte de Taylor; Meany también hizo declaraciones falsas, según la declaración.

Goodlett y Jaynes se reunieron en un garaje semanas después de la redada fallida y conspiraron para transmitir información falsa a los investigadores, alegó el secretario de Justicia.

"Alegamos que se violaron los derechos de la cuarta enmienda de la Sra. Taylor cuando los acusados Joshua Jaynes, Kyle Meany y Kelly Goodlett solicitaron una orden de cateo de la casa de la Sra. Taylor sabiendo que los agentes carecían de causa probable para el registro", dijo Garland.

La declaración jurada afirmaba falsamente que los agentes habían verificado que el objetivo de su investigación sobre tráfico de drogas había recibido paquetes en la dirección de Taylor, pero Jaynes y Goodlett sabían que eso no era cierto, dijo Garland.

Jaynes, que apareció en videollamada desde un centro de detención vistiendo pantalones cortos y una camisa polo, se declaró inocente. Los fiscales no solicitan que sea detenido a la espera del juicio, pero piden que se le prohíba contactar con posibles testigos o acusados en el caso.

Antes de morir, la joven trabajaba como técnico de urgencias en dos hospitales para mantenerse y continuar con sus estudios en enfermería.

Con información de CNN



Cuatro policías enfrentan cargos federales por matar a Breonna Taylor

Antes de morir, la joven trabajaba como técnico de urgencias en dos hospitales para mantenerse y continuar con sus estudios en enfermería.