OPINIÓN | Simplemente no entiendo a Taylor Swift

Nota del editor: Este es el primer artículo de una serie ocasional titulada «Simplemente no lo entiendo». A veces, no importa lo popular que sea algo, simplemente no encaja con nosotros. Ya sea una comida, un hobby, una estrella de la cultura pop o cualquier otra cosa que las masas parezcan adorar, todos tenemos esos momentos de «simplemente no lo entiendo». En esta serie desenfadada, los periodistas de CNN exploran por qué no entendemos cosas que a otras personas parecen encantarles.

(CNN) — Simplemente no entiendo a Taylor Swift. Ya está, lo dije. (DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: NO ME DISGUSTA. LE DESEO TODA LA FELICIDAD Y EL ÉXITO DEL MUNDO. POR FAVOR, TENGO FAMILIA).

Tan solo es liberador… no preocuparse por algo, ¿verdad? Cuando mis amigas empiezan a explayarse sobre el Eras Tour o de su canción favorita de Taylor Swift, les escucho educadamente como si estuvieran hablando de dardos profesionales o de cine francés, y me invade una sensación de paz.

No necesito amar las cosas, pienso. Tampoco necesito odiarlas. Simplemente puedo verlas pasar como una hoja arrastrada por la corriente de un río y decir: «¡Vaya, eso sí que es algo!».

Claro que es mucho más difícil cuando ese algo está, según todos los indicios, hecho específicamente para que tú lo disfrutes.

¿Podrán las superestrellas contar con que sus fans derrochen dinero en conciertos como lo hicieron Taylor Swift y Beyoncé el año pasado?

Aunque Taylor Swift puede atraer a cualquiera, hay datos reales que demuestran lo que un simple vistazo al público de Eras Tour o un simple paseo al aire libre pueden decirte: las swifties suelen ser mujeres blancas suburbanas millennials como yo. Mentes mucho más cualificadas que la mía han escrito sobre la tensión entre la posición de Swift como «voz de una generación» y hasta qué punto esa voz habla o no habla en nombre de los oyentes de color. Esa es otra conversación que merece la pena tener, pero no es a la que quiero llegar aquí.

Lo que me produce escozor es el constante encuadre de la música de Taylor Swift entre mis iguales (o al menos entre mi grupo demográfico designado por el censo) como una comunión indiscutible de chicas y mujeres: una crítica favorable de «The Tortured Poets Department» en The Spectator llama a Swift «la voz torturada de los millennials». En un reciente episodio de NewsNight de la BBC, la autora Kat McKenna dijo que la «singularidad de Taylor Swift es que habla para un público para el que no siempre se habla».

Aunque no envidio a la gente ese tipo de conexión, solo hay un número limitado de veces que puedes oír letras de «Cardigan» o «Cruel Summer» invocadas como oraciones antes de empezar a sentir que hay algo mal en ti.

Me guardaste como un secreto, pero yo te guardé como un juramento. (You kept me like a secret, but I kept you like an oath).
Me mostraste colores que sabes que no puedo ver con nadie más. (You showed me colors you know I can’t see with anyone else).

¡Grandes líneas! Hermosas líneas. Para muchos fans, esas estrofas son poesía que afirma la vida o, como mínimo, lo bastante citables como para adornar camisetas y cojines y tazas Stanley como reflejos de su propia identidad.

Pero ¿son realmente tan únicas? Nunca he sacado nada de una canción de Taylor Swift sobre el amor, la pérdida, el desamor, la venganza, la vergüenza o la realización personal que no pudiera haber sacado de docenas de otros artistas. Sinceramente, es como si me hubiera perdido un día de clase de mujeres blancas en el que explicaron detalladamente todas las líneas ley del vínculo femenino que se supone que conectan nuestros caminos con el de ella.

De nuevo, respeto a las personas que aman a Taylor Swift. He visto, de primera mano, a miles de mujeres en la puerta de salida de una novedosa carrera de 10 kilómetros cantando a pleno pulmón «You Belong With Me» a las 4:15 a.m. Desde el interior de mis auriculares con cancelación de ruido, todo parecía alegre y divertido, y ¿quién podría criticar eso?

¿Por qué todo el mundo llora con las canciones de ruptura de Taylor Swift?

Quizá por eso me escuece que no me importe Taylor Swift. Siento que me estoy perdiendo algo. Tengo la sensación de que los engranajes de mi vida, y tal vez incluso mi identidad, estarían un poco más lubricados si pudiera tener un solo pensamiento independiente sobre Taylor Swift que no fuera «¡Parece un modelo de conducta adecuado!» o «¡De verdad admiro su compromiso con un buen flequillo!».

(Si crees que esta apatía viene de un lugar de esnobismo, ¡ja, te equivocas! No tengo buen gusto musical. Las canciones que más escucho en Spotify es gospel en español y cosas con nombres como «terapia tonal relajante de 438 mHz para personas muy delicadas»).

Hasta hace poco, admitir que no te gustaba la música de Taylor Swift era una declaración extrañamente política. Dicho en los círculos equivocados, incluso una admisión tan leve podía hacer que te tacharan de odiosa, misógina, contraria o una de esas mujeres adultas que todavía juegan la carta de «no soy como las demás chicas».

No es una exageración. The Cut publicó recientemente un artículo de una mujer que terminó una relación con una amiga a la que no le gustaba Taylor Swift. Y lo que es más alarmante, Paste Magazine decidió no incluir autor a su reseña crítica de «Poets» porque, según una nota del editor que la publicación subió a X, una reseña de su álbum de 2019 «Lover» hizo que la escritora recibiera «amenazas de violencia por parte de lectores que no estaban de acuerdo con el trabajo». Si bien estos son extremos, siempre hay cierta ansiedad en admitir que no te importa algo que parece que se espera que te importe profundamente.

Sin embargo, los días de Taylor Swift como barómetro cultural definitivo podrían estar decayendo. Mientras que los fans de Swift estaban encantados con el lanzamiento de su nuevo álbum de doble duración (de nuevo, ¡bien por ellos!), la recepción crítica fue más variada. Tras el febril torbellino mediático de «The Eras Tour» y su impacto en la temporada de la NFL al apoyar a su novio, el jugador de los Kansas City Chiefs Travis Kelce, la gente parece dispuesta a hablar de Swift en tonos más templados que el ardor devorador o el odio endurecido y sin sentido.

Si no amas a Taylor Swift, si no la odias; si ella simplemente no es algo que afecte en absoluto a tu vida, probablemente sea seguro salir del armario ahora. Vete, llévate tu apatía y sé libre.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Conclusiones de la investigación de CNN: Cómo Airbnb no protege a sus huéspedes de las cámaras ocultas,
'Shrek 5' llegará en julio de 2026 con sus grandes estrellas a bordo,
China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,