¿Menos opciones y precios más altos? Gran Bretaña se prepara para los controles del brexit sobre las importaciones de alimentos

(CNN) — El Reino Unido no se alimenta a sí mismo, depende en gran medida de la Unión Europea para obtener frutas y verduras frescas. Esa dependencia ha cambiado poco desde que Gran Bretaña abandonó el bloque en 2020, y ahora podría significar más dolor para los consumidores y las pequeñas empresas.

Este martes comienza la introducción largamente retrasada de las inspecciones físicas post-brexit de las importaciones de plantas y animales procedentes de la Unión Europea. Los controles aleatorios se aplicarán inicialmente a productos como la carne, el queso y algunos pescados, y con el tiempo a una serie de verduras y frutas.

También entrarán en vigor nuevas y cuantiosas tasas sobre algunos productos alimentarios importados, que amenazan con reducir las posibilidades de elección de los consumidores y hacer subir los precios, poco después de que la inflación de los alimentos en el Reino Unido bajara de tasas de dos dígitos. Las medidas coinciden con advertencias funestas sobre la posibilidad de que suban los precios del pan y la cerveza debido al impacto de unas lluvias sin precedentes en las cosechas británicas de cereales.

El nuevo régimen para la importación de alimentos es quizá el ejemplo más crudo de la penosa burocracia fronteriza a la que deben enfrentarse las empresas del Reino Unido y de la Unión Europea tras el brexit.

Antes de abandonar la Unión Europea, Gran Bretaña disfrutaba de un acceso sin trabas a la enorme variedad de alimentos producidos en los países vecinos: queso de Francia, melocotones de España, alcachofas de Italia. Un flujo constante de trabajadores agrícolas de la Unión Europea, por su parte, fue una bendición para los agricultores británicos.

ANÁLISIS | Cinco años después de la votación del brexit, el Reino Unido está más dividido que nunca

En el mundo post-brexit, el suministro de alimentos de Gran Bretaña es más vulnerable a los choques externos, incluso cuando la escasez de mano de obra relacionada a veces ha obligado a los agricultores locales a dejar que los cultivos se pudran debido a la falta de trabajadores para cosecharlos.

Los grupos de la industria británica afirman que la burocracia adicional podría suponer miles de libras en costes adicionales cada mes para una empresa típica, mientras que las retenciones en la frontera reducirán la vida útil de los productos perecederos y aumentarán el desperdicio de alimentos.

Eddie Price, director del mercado mayorista de Birmingham, que alberga unos 50 negocios de venta de carne, verduras, pescado y flores, afirma que los comerciantes están preocupados por el aumento de los costes y los retrasos en la frontera.

«Existe la preocupación de que (los alimentos) probablemente queden retenidos en el punto de entrada durante un par de días y potencialmente reduzcan el valor del producto y lo hagan menos disponible», dijo a CNN. «Existe una preocupación real, sobre todo entre los importadores más grandes, de que podría añadir varios puntos porcentuales a sus costes».

El Gobierno de Reino Unido insiste en que los nuevos controles son cruciales para garantizar la bioseguridad y que los controles se introducirán progresivamente «de forma sensata y controlada», centrándose inicialmente en las «mercancías de mayor riesgo», una categoría que incluye a los animales vivos.

«Es importante recordar que el coste de nuestros controles fronterizos es insignificante comparado con el impacto de un brote importante de enfermedad en nuestra economía y nuestros agricultores», declaró un portavoz del Gobierno a principios de este mes.

Brexit: precios más altos y retrasos en las fronteras

El Gobierno calcula que los nuevos controles costarán a las empresas británicas unos 330 millones de libras esterlinas (US$ 419 millones) anuales y aumentarán la inflación de los alimentos en torno a 0,2 puntos porcentuales en tres años.

Pero la Federación de la Cadena del Frío, que representa a las empresas que entregan mercancías que necesitan almacenamiento refrigerado, ha llegado a una suma mucho mayor. Calcula que las nuevas medidas fronterizas podrían añadir fácilmente más de 1.000 millones de libras (US$ 1.300 millones) al año en costes a las empresas que comercian con productos perecederos, incluso sin incluir las frutas y hortalizas, que probablemente se enfrenten a menos controles.

Un coste adicional de esa magnitud «aumentará significativamente los precios de los alimentos y reducirá las posibilidades de elección», escribió Phil Pluck, director general de la federación, en una carta dirigida a principios de mes al ministro de Medio Ambiente y Alimentación, Steve Barclay.

«También creemos que esto amenazará seriamente la viabilidad de las pequeñas y medianas empresas que operan dentro del comercio minorista de alimentos, como pequeños centros de jardinería, restaurantes y tiendas de delicatessen», añadió.

La Unión Europea y el Reino Unido alcanzan un nuevo acuerdo sobre las normas comerciales posteriores al brexit en Irlanda del Norte

Camiones de mercancías circulan por el interior del puerto británico de Dover, uno de los principales puntos de entrada de las importaciones de alimentos procedentes de la UE, en septiembre de 2023. (Crédito: Andrew Aitchison/In Pictures/Getty Images)

El Consorcio Minorista Británico, que representa a los grandes supermercados entre otros minoristas, está menos preocupado por el posible impacto en los precios de los alimentos. Según el director de Alimentación y Sostenibilidad de la organización, Andrew Opie, cualquier coste adicional derivado de los nuevos controles y trámites «será probablemente pequeño en relación con los 200.000 millones de libras de ventas de alimentos en el Reino Unido cada año, lo que significa que es improbable que se traduzca en grandes subidas de precios».

«Sin embargo, es vital que los controles fronterizos funcionen sin problemas cuando se introduzcan en abril para evitar cualquier riesgo de retrasos o problemas de disponibilidad», advirtió en un comunicado.

De nada servirá que los camiones que lleguen de la Unión Europea a través del puerto de Dover y el Eurotúnel submarino, por los que pasa la mayor parte de las importaciones británicas de alimentos, se dirijan 35 kilómetros tierra adentro para someterse a controles físicos en unas instalaciones distintas.

ANÁLISIS | Cinco años después de la votación del brexit, el Reino Unido está más dividido que nunca

Incautan sándwich a conductor en Holanda por el brexit 0:41

Dependencia «peligrosa»

Alrededor de la mitad de los alimentos que se consumen en el Reino Unido son importados, principalmente de la Unión Europea: los Países Bajos, Francia, Irlanda y Alemania son los principales proveedores. Italia y España, países más cálidos, también son proveedores esenciales de productos frescos, sobre todo porque los compradores británicos están acostumbrados a poder comprar prácticamente cualquier tipo de alimento durante todo el año.

En 2022, casi el 40% de las hortalizas frescas consumidas en Reino Unido procedían de la Unión Europea, según cifras oficiales. Un 53% se producía localmente y el resto se importaba de otros países.

En cuanto a la fruta, sólo el 16% se produce en el país, mientras que el 28% procede de la Unión Europea y el 56% del resto del mundo.

Esta fuerte dependencia de alimentos de otros países saltó a la palestra en febrero del año pasado, cuando el mal tiempo en España y el norte de África provocó escasez en Gran Bretaña, lo que llevó a los supermercados a imponer límites de compra en algunos productos básicos, como tomates, pimientos y pepinos.

En un artículo publicado en Nature en junio de 2020, académicos de la Universidad de York, en Inglaterra, argumentaron que Gran Bretaña es «peligrosamente dependiente» de Países Bajos y España para la «parte del león» de sus importaciones de verduras frescas. «El grado en que esta dependencia pueda mantenerse tras el brexit es, como mínimo, una cuestión discutible», escribieron.

Pero Jack Bobo, director del Instituto de Sistemas Alimentarios de la Universidad de Nottingham (Inglaterra), afirma que la dependencia de las importaciones no hace que un sistema alimentario sea intrínsecamente más vulnerable. «En cualquier caso, existen riesgos», afirma a CNN, aludiendo a brotes de enfermedades o fenómenos meteorológicos extremos que podrían acabar con la producción local.

«Países Bajos, Irlanda, Alemania y Francia son grandes exportadores mundiales de alimentos», añadió. «Seguirá siendo más fácil enviar productos al Reino Unido que a cualquier otro mercado mundial».

¿Crisis u oportunidad para los agricultores británicos?

Price, del mercado mayorista de Birmingham, afirma que las nuevas tasas fronterizas dan a los proveedores locales la oportunidad de ofrecer precios más competitivos que sus homólogos de la Unión Europea. «Esperemos que sea una oportunidad para los agricultores de Reino Unido», añade.

Según datos del Banco Mundial, el Reino Unido ya destina cerca del 70% de sus tierras a la agricultura, muy por encima de los principales productores agrícolas de la Unión Europea. Aun así, los expertos afirman que el país tiene margen para cultivar más productos frescos propios, como manzanas, peras, tomates, pimientos y pepinos.

Pero tampoco en esto ha ayudado el brexit, que puso fin a la libre circulación de trabajadores de la Unión Europea, de la que los agricultores británicos habían dependido durante décadas.

Para solucionar este problema se introdujeron temporalmente visados para trabajadores estacionales, que permitían a trabajadores agrícolas de la Unión Europea y de otros países trabajar en explotaciones británicas durante periodos cortos. Pero como el programa expira a finales de este año, muchos agricultores están inquietos por lo que vendrá después.

«Ninguna empresa agrícola sabe si tendrá temporeros para 2025. Esto se acerca rápidamente a una crisis», declaró a CNN Tom Bradshaw, presidente del Sindicato Nacional de Agricultores (NFU). «No vas a invertir en producción a largo plazo si no sabes sobre el acceso a tu mano de obra».

Trabajadores agrícolas mueven bandejas de espárragos en una granja cerca de Sandwich, en el sureste de Inglaterra, el 29 de abril de 2024. (Crédito: Chris Ratcliffe/Bloomberg/Getty Images)

El brexit también ha impulsado al Gobierno de Reino Unido a acordar tratados de libre comercio con Australia y Nueva Zelandia, entregando a países con industrias agrícolas mucho más grandes y rentables acceso libre de aranceles a los estantes de los supermercados británicos.

«Desde el referéndum de 2016, nuestro sistema político ha estado completamente revuelto. La agricultura ha sido vendida y utilizada como moneda de cambio en las negociaciones comerciales», dijo Philip Maddocks, director general de PDM Produce, un productor de ensaladas en el condado inglés de Shropshire, en una reciente conferencia de la NFU.

Además de los retos relacionados con el brexit, los agricultores británicos se han visto presionados por el aumento de los costes de los insumos, incluidos los de los fertilizantes, la energía y la mano de obra. Los supermercados, un puñado de los cuales ejercen un enorme poder en la cadena de suministro de alimentos de Gran Bretaña, a menudo no han estado dispuestos a pagar más a los productores locales, optando en su lugar por las importaciones para mantener sus precios bajos.

En diciembre, el Gobierno puso en marcha una revisión para «aumentar la equidad» en la cadena de suministro de productos frescos, que investigará los acuerdos contractuales entre productores y minoristas de Reino Unido.

«No estoy muy a favor de las subvenciones, estoy a favor de unos precios justos de los alimentos», dijo Maddocks. «El Gobierno necesita una estrategia para los alimentos… que contemple los próximos 20 años, no cinco o uno, o incluso meses, como ha sido el caso en los últimos años».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
“Cuando me desperté, tenía una visión de la gente en el techo”, dice a CNN un pasajero del vuelo de Air Europa afectado por fuerte turbulencia,
Biden reconoce en privado que los próximos días son claves para poder salvar su candidatura a la reelección,
Emiten advertencia de huracán para algunas zonas de la Península de Yucatán, en México,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,