Un joven de 19 años llamó al 911 en medio de una crisis y terminó muerto. Para los defensores, es un llamado a actuar de una mejor manera

(CNN) — “Por favor, no disparen”, rogó Notan Eva Costa, una inmigrante bangladesí de 48 años que vive en Queens, a los dos agentes de Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD) que entraron a su casa después de que su hijo adolescente llamara al 911.

Tumbada en el suelo, la madre de los dos hijos tendió la mano a los oficiales, con terror y angustia que se podían escuchar en su voz.

Era muy tarde. Uno de los policías disparó su pistola al menos cuatro veces, e hirió de muerte a Win Rozario, de 19 años. Habían pasado menos de dos minutos desde que la Policía había entrado en la casa de la familia.

Los agentes “mataron a mi hijo en minutos”, dijo Costa a través de un intérprete en una conferencia de prensa este miércoles. “Antes de que vinieran, todo estaba en calma. Luego vinieron, crearon caos y lo asesinaron delante de mí”.

En las semanas posteriores a la muerte de Rozario, el tiroteo atrajo la atención de defensores de la justicia social y la salud mental, particularmente después de que la oficina del fiscal general del estado publicara imágenes de las cámaras corporales que llevaban los dos agentes que respondieron y anunciara que está investigando el caso.

Los críticos dicen que el uso de fuerza letal por parte de la Policía fue innecesario y refleja un patrón de violencia contra personas con enfermedades mentales. En un comunicado de prensa, la Policía de Nueva York dijo que está “cooperando plenamente” con la investigación y que está llevando a cabo su propia investigación, y agregó: “Buscamos mejorar continuamente la forma en que respondemos a las solicitudes de asistencia y reconocemos que hay mucho trabajo por hacer. Los neoyorquinos no esperan ni merecen menos”.

Policías de California matan a tiros a un adolescente con autismo que sostenía una herramienta de jardinería, dice abogado

Los dos agentes están en una “asignación modificada”, lo que significa que todavía están trabajando pero no portan armas de fuego ni escudos. La familia de Rozario, así como organizaciones locales como el Comité de Justicia y Desis Rising Up and Moving, pidieron que los agentes sean despedidos y procesados.

También tienen objetivos que van mucho más allá de penalizar a los agentes que mataron a Rozario. Piden a la ciudad de Nueva York que cambie radicalmente su enfoque para responder a los pedidos de las personas en crisis. En lugar de enviar agentes de Policía armados para responder a cada llamada al 911, imaginan un mundo en el que personal capacitado en salud mental pueda responder a las personas que atraviesan crisis, para ayudar a reducir situaciones tensas y conectar a los pacientes con la atención médica.

Ya se implementaron programas de intervención en crisis de salud mental en ciudades como Eugene, Oregon, y Denver, Colorado, así como en 23 condados de Dakota del Sur y otras partes del país. En Nueva York, un programa piloto similar pero limitado llamado “B-Heard” envía técnicos de emergencias médicas y socorristas capacitados en salud mental a algunas llamadas de emergencia.

Mientras hablaba a través de un traductor frente a decenas de seguidores que sostenían imágenes de Rozario, su madre describió a su hijo como un adolescente “tranquilo y educado” que soñaba con unirse algún día al Ejército “porque quería hacer algo por este país”. Le encantaba cocinar para su madre y ayudarla con sus manualidades, recordó.

“Eso es lo que nos robó la Policía”, dijo, a veces llorando, mientras describía a su hijo. “Traté de proteger a mi hijo. Le rogué a la Policía que no disparara, pero aun así lo mataron”.

“Win Rosario estaría vivo hoy si NYPD ya hubiera sido retirado de la salud mental”, dijo Loyda Colón, directora ejecutiva del Comité de Justicia, en una conferencia de prensa el miércoles.

2 minutos, 4 disparos y una vida joven arrebatada

Rozario estaba en medio de una aparente crisis de salud mental cuando llamó al 911 el 27 de marzo.

«Está teniendo un episodio», dijo su hermano menor, Utsho, a los dos agentes de Policía que llegaron. «Para ser honesto, ni siquiera sabe lo que está haciendo».

En el apartamento, los agentes encontraron a Rozario parado en la cocina con su madre cerca. Cuando un agente se dirigió a la cocina, Rozario pareció angustiarse y tomó un par de tijeras de cocina, que su madre intentó quitarle de la mano.

Rozario se acercó nuevamente a los policías con las tijeras, lo que generó que un agente le disparara una Taser y el otro sacara su arma. La madre de Rozario lo agarró mientras un agente gritaba “suéltalo y retrocede” y pareció disparar una pistola Taser nuevamente al adolescente, quien se desplomó en el suelo.

Luego, la madre de Rozario se alejó de él y se acercó a los oficiales, sosteniendo las tijeras. Caminó de regreso hacia Rozario, aparentemente tratando de consolarlo, lo que causó que un agente gritara: «¡Dígale que se quite del camino!».

“No disparen”, dijo a los agentes. Un policía volvió a disparar una Taser a Rozario, quien agarró las tijeras y nuevamente se dirigió hacia los agentes. Utsho entró y los tres miembros de la familia se abrazaron mientras los oficiales seguían gritándoles que se apartaran del camino.

La madre y el hermano de Rozario cayeron al suelo. Rozario estaba de pie y sosteniendo las tijeras, aparentemente a varios metros de distancia de los agentes, cuando uno de los policías pareció comenzar a dispararle. Cayó al suelo tras múltiples disparos.

Colón dijo que las imágenes muestran que los agentes que respondieron “intensificaron imprudentemente la situación varias veces”, y pusieron en peligro también a la madre y al hermano de Rozario.

La Policía disparó a menor de 13 años con autismo después de que su madre pidiera ayuda para manejar un ‘colapso mental’

“Tuvieron múltiples oportunidades para reducir la tensión, para detener, y no lo hicieron”, dijo Colón. Los agentes le gritaron “déjalo” varias veces a Rozario, pero no hablaron con él durante las imágenes de la cámara corporal.

«No había ningún peligro hasta que esos agentes llegaron con sus armas», dijo el abogado de la familia en la conferencia de prensa.

Michael Alcazar, detective retirado de la Policía de Nueva York y profesor adjunto del John Jay College of Criminal Justice, dijo a CNN que vio múltiples formas en que los agentes podrían haber evitado dispararle a Rozario. Antes de entrar a la vivienda o cuando la madre de Rozario le quitó las tijeras, podrían haberle pedido a su madre y a su hermano que salieran del apartamento, dejando solo a Rozario dentro, y luego llamar a los servicios de emergencia. Esto es consistente con el protocolo de “aislar y contener” que la Policía de Nueva York recomienda utilizar a los agentes cuando tratan con “personas mentalmente enfermas o con trastornos emocionales”.

Además, los agentes podrían haber utilizado armas no letales, como porras, para controlar a Rosario y quitarle las tijeras, según Alcázar.

Otra mirada para las intervenciones durante las crisis

Rozario no fue el primer neoyorquino que murió a manos de la Policía mientras atravesaba una crisis de salud mental. Community Access, una organización sin fines de lucro que apoya a personas con problemas de salud mental en Nueva York, dice que al menos 26 neoyorquinos que experimentan crisis de salud mental fueron muertos a tiros por la Policía desde 2007.

Las situaciones que involucran a “personas emocionalmente perturbadas” son la segunda situación más común en la que los agentes de Policía usan la fuerza, según el informe sobre el uso de la fuerza de 2022 de la Policía de Nueva York. Los agentes utilizaron la fuerza en 1.740 encuentros con personas con trastornos emocionales en 2022, según el informe. El informe no incluye datos sobre la fuerza letal utilizada contra personas con trastornos emocionales.

La Policía de Nueva York le dijo a CNN que responden a aproximadamente 155.000 “llamadas de emergencia que involucran a personas en medio de una crisis de salud emocional o mental” cada año. Menos del 1% de esas llamadas resultan en que la Policía utilice algún tipo de fuerza y ​​menos aún que involucran fuerza letal, según la Policía de Nueva York.

Aunque son poco comunes, muertes como las de Rozario, Kawaski Trawick, Deborah Danner y Mohamed Bah exhibieron los peligros de utilizar a la Policía para responder a personas que atraviesan crisis agudas y sobre cómo podría ser un sistema alternativo de apoyo.

En Eugene y Springfield, Oregón, por ejemplo, médicos y socorristas especializados en crisis han respondido a llamadas de crisis durante más de 30 años a través de un programa de intervención móvil llamado CAHOOTS, acrónimo de “Crisis Assistance Helping Out On The Streets”. El programa desvía entre el 3% y el 8% de las llamadas que de otro modo serían atendidas por la Policía, según el Departamento de Policía de Eugene, incluida la atención a personas «ebrias, enfermas mentales o desorientadas».

Jeremy Gates, director ejecutivo de la Clínica White Bird, que dirige CAHOOTS, dijo a CNN que parte del éxito del programa radica en la confianza que sus socorristas han construido con los clientes a lo largo de los años.

“La gente llama y dice: no quiero a la Policía, quiero CAHOOTS”, dijo.

Y en Colorado, donde un exdiputado fue declarado culpable de peligro imprudente, otro se declaró culpable de dos delitos menores y otros seis agentes enfrentan actualmente cargos por disparar y matar a un hombre que experimentaba una crisis de salud mental, un programa similar llamado Equipo de Apoyo de Respuesta Asistida, conocido como STAR por sus siglas en inglés, opera en Denver.

“Respondemos de una manera empática y basada en el trauma”, dijo a CNN el especialista del programa STAR, Evan Thompkins, en una entrevista. «Venimos de una manera amable y afectuosa, en la que podemos conocer a las personas en su situación actual, realmente ponernos a su nivel y brindarles un acercamiento no autoritario».

Thompkins señaló que para algunas personas y comunidades, la sola presencia de policías uniformados puede hacer que la situación «escale». Algunas “comunidades tienen miedo de la Policía y no quieren interactuar con ella”, dijo.

Video de cámara corporal muestra a un policía disparándole a un niño con síndrome de Asperger

Fountain House, una organización sin fines de lucro que brinda apoyo a personas que viven con enfermedades mentales graves en Nueva York, también destacó la muerte de Rozario para pedir una gran expansión de los programas de intervención de salud mental de la ciudad.

La enfermedad mental es principalmente “un problema de salud pública, no un problema de seguridad pública”, dijo a CNN Arvind Sooknanan, miembro de la junta directiva de Fountain House. La organización presentó un plan para que Nueva York “saque tantas llamadas de crisis de salud mental como sea posible del sistema 911” e integre la línea directa de salud mental 988 existente “con el sistema de servicios sociales para ayudar a las personas a abordar las causas fundamentales del estrés”.

Para Sooknanan, el caso de Rozario lo toca especialmente de cerca: Sooknanan vive con una enfermedad mental grave desde que tenía 15 años y también proviene de un entorno del sur de Asia, como Rozario.

El caso “me carcomió durante las últimas semanas”, dijo. “Tenía sólo 19 años. No había ninguna razón para que muriera”.

“Quiero que otras personas tengan las mismas oportunidades que yo, de seguir adelante con sus vidas, de encontrar significado, de encontrar una comunidad”, dijo Sooknanan, quien también está trabajando para ayudar a desarrollar programas de intervención en crisis en otros estados.

¿Estás en riesgo de desarrollar una enfermedad mental?

Ken Zimmerman, director ejecutivo de Fountain House, dijo a CNN que imagina un futuro en el que “el conocimiento y la conciencia de cuáles son las enfermedades mentales graves esté mucho más extendido, y el tipo de estigma y miedo que impulsa tantas cosas disminuya enormemente”.

Además, enfatizó la importancia de ampliar los recursos y la infraestructura de la ciudad para la atención de salud mental, un proceso que podría llevar años.

Y esos recursos y planificación deben tener en cuenta la experiencia vivida por las personas que viven con enfermedades mentales graves, dijo.

Para la familia Rozario, la lucha para brindar una alternativa a la respuesta policial para las personas en crisis de salud mental está impulsada por un sueño que ninguna otra familia debería tener de experimentar la angustia que ellos sintieron.

“Ninguna madre debería pasar por el dolor que yo estoy pasando”, dijo la madre de Rozario. «Espero que ninguna otra madre pase por esto en el futuro».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Calendario de los Juegos Olímpicos de París 2024: horarios, competiciones y fechas,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,