Estas son todas las cosas malas que han dicho los testigos sobre Michael Cohen, el exabogado de Trump que declarará este lunes

(CNN) — Nadie tiene nada bueno que decir sobre Michael Cohen.

Se espera que el exabogado de Donald Trump suba al estrado este lunes como testigo clave en el caso del fiscal de distrito de Manhattan contra el expresidente, preparado para dar su testimonio que relaciona a Trump con el pago por silencio de US$ 130.000 que Cohen hizo a la actriz de cine para adultos Stormy Daniels antes de las elecciones de 2016.

A lo largo de tres semanas de testimonios, los miembros del jurado escucharon mucho sobre Cohen a través de numerosos testigos, que pintaron un retrato poco halagador de un abogado agresivo, impulsivo y antipático.

David Pecker, exjefe de la empresa matriz de National Enquirer, American Media Inc, dijo que Cohen era «propenso a la exageración». La exasesora de Trump Hope Hicks dijo que a Cohen le gustaba llamarse a sí mismo «operador», un papel que, según ella, solo era posible porque «él lo hizo primero». Y el exabogado de Daniels, Keith Davidson, dijo que solo trabajó con Cohen porque era un «imbécil» con quien la entonces mánager de Daniels, Gina Rodríguez –junto con todos los demás– no quería tratar.

Conclusiones del testimonio de Stormy Daniels en el día 13 del juicio a Trump

«Gina me llamó para contármelo: ‘Un imbécil me llamó y fue muy, muy agresivo y amenazó con demandarme. Y a mí, um, me gustaría que tú, Keith, devolvieras la llamada a ese imbécil'», testificó Davidson en la tercera semana del juicio.

«Odio preguntarlo de esta manera, pero ¿quién era ese imbécil?», preguntó el ayudante del fiscal Joshua Steinglass.

«Era Michael Cohen», respondió Davidson.

Ahora Cohen es el testigo en el que confían los fiscales para ofrecer un testimonio que pueda ayudarles a demostrar que Trump falsificó registros empresariales cuando supuestamente reembolsó a Cohen los US$ 130.000 que dio a Daniels para evitar que ella hiciera público un encuentro previo antes de las elecciones de 2016. Trump se declaró inocente y niega el asunto.

Cohen es el único testigo que declarará sobre la supuesta implicación de Trump tanto en la decisión de pagar a Daniels como en el plan de reembolsar a Cohen por adelantar el dinero. Cohen probablemente servirá como narrador de la acusación y llevará al jurado desde la reunión inicial en la que Pecker, Cohen y Trump supuestamente acordaron comprar historias negativas que podrían perjudicar la carrera presidencial de Trump hasta el pago realizado a Daniels pocos días antes del día de las elecciones hasta una reunión en el Despacho Oval en febrero de 2017, apenas unas semanas después de que Trump jurara su cargo.

Los fiscales afirman que durante la reunión de febrero, Trump y Cohen acordaron cómo se pagaría a Cohen. Ese acuerdo, dicen los fiscales, incluía una historia falsa de que Cohen estaba trabajando bajo un acuerdo de retención. El papeleo, desde las facturas y las entradas del libro mayor hasta los cheques firmados por Trump, conforman los 34 cargos penales del caso.

Trump demanda a Michael Cohen por US$ 500 millones alegando que su exabogado incumplió su contrato

Testigos que llevan «una carga»

Los fiscales esperaron a llamar a Cohen hasta el final de su caso, después de introducir registros telefónicos, correos electrónicos, mensajes de texto y registros bancarios que esperan que refuercen su credibilidad ante el jurado. No han tratado de ocultar al jurado que tanto Cohen como otros testigos tienen muchos problemas.

«Vamos a ser muy francos sobre el hecho de que varios de los testigos en este caso tienen lo que ustedes podrían considerar cierta carga», dijo Steinglass a un panel de posibles jurados durante la selección.

El testimonio enfrentará a Trump con Cohen, quien una vez dijo que recibiría una bala por el expresidente. La última vez que se vieron fue cuando Cohen testificó en el juicio de Trump por fraude civil en Nueva York el pasado otoño. El testimonio de Cohen fue breve, pero el enfrentamiento fue tenso.

Esta semana las apuestas son más altas, con una posible condena penal y una posible pena de cárcel en juego para Trump, el presunto candidato presidencial republicano.

Michael Cohen abandona el juicio civil por fraude del expresidente Donald Trump en Nueva York el 24 de octubre de 2023. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images/Archivo)

Se pone fin así a un largo periplo para Cohen, que aún se siente agraviado por haber cumplido tres años de prisión y reclusión domiciliaria tras declararse culpable de cargos federales de financiación de campaña relacionados con el soborno, entre otros delitos.

Cohen se reunió con los fiscales más de una docena de veces y testificó ante el jurado investigador en el juicio por el pago de silencio. Tiene inmunidad en los cargos estatales por su papel en la presunta conspiración.

También se enfrentará a un intenso interrogatorio por parte del abogado de Trump, Todd Blanche. Se espera que los abogados del expresidente golpeen la credibilidad de Cohen, incluso indagando en su pasado, y sugieran al jurado que Trump no tenía ni idea de qué acuerdo cerró Cohen ni de cómo se registró en los libros de su empresa.

«Incluso antes de subir al estrado, Cohen fue atacado y socavado por los propios testigos de la acusación. Por un lado, podría estar dañado antes de subir al estrado. Pero también podría beneficiarse de las bajas expectativas si el jurado considera que es mejor de lo anunciado», dijo Elie Honig, analista jurídico de CNN y exfiscal federal y estatal.

Tras su condena a prisión, Cohen publicó libros y un podcast atacando a Trump

Los cargos presentados contra Trump se remontan a hechos ocurridos durante las elecciones de 2016. Pero en muchos sentidos, el caso contra Trump se deriva de la decisión de su exoperador de declararse culpable en 2018 en un tribunal federal de dos cargos de hacer contribuciones ilegales a la campaña en violación de las leyes federales de financiamiento de campañas. Implicó a Trump directamente en el esquema y admitió que orquestó pagar a Daniels en nombre de Trump.

Cohen también se declaró culpable de cargos fiscales y de mentir al Congreso sobre la aventura empresarial de Trump para construir una Torre Trump en Moscú. Cohen fue condenado a tres años de prisión, que cumplió tras las rejas y bajo arresto domiciliario.

La declaración de Cohen causó que la Fiscalía de Manhattan iniciara la investigación en torno a los pagos de dinero por silencio que condujeron a la acusación de Trump el año pasado.

Cohen se dedicó a enemistarse con Trump. Publicó dos libros, «Disloyal» en 2020 y «Revenge» en 2022, y lanzó un podcast, «Mea Culpa»; en todos los cuales pasó mucho tiempo atacando a Trump y animando su procesamiento.

En las redes sociales, Cohen siguió atacando a Trump en las semanas previas al juicio, e incluso después de que comenzara. Los ataques en las redes sociales llegaron al punto de que el juez Juan Merchan dijo a los fiscales este viernes que le dieran a Cohen un mensaje «desde el banquillo» para que dejara de hablar sobre el caso. (Merchan dijo que no puede amordazar legalmente a un testigo).

Trump contraatacó a menudo en entrevistas y en las redes sociales, incluso en varias ocasiones en las que violó la orden de mordaza del juez sobre el expresidente que prohibía hablar de los testigos del caso.

«Nadie quería hablar con Cohen»

Empezando por el primer testigo del caso, Pecker, los miembros del jurado han escuchado críticas de un testigo tras otro sobre Cohen antes de su esperado testimonio.

El abogado de Trump Emil Bove le preguntó a Pecker, que se reunió con Cohen y Trump en una reunión clave en la Torre Trump en 2015, si Cohen era «propenso a la exageración».

«Sí», respondió Pecker.

Bove preguntó entonces a Pecker si no podía confiar en todo lo que decía Cohen. El juez sostuvo una objeción a la pregunta, al decir al abogado de Trump en una discusión en la barra lateral que no era el lugar adecuado para «impugnar» la credibilidad de Cohen.

Más testigos seguirían haciéndolo de todos modos.

El exbanquero de Cohen, Gary Farro, testificó entonces que se le dio específicamente la cuenta de Cohen porque podía ser firme con individuos que «pueden ser un poco desafiantes». Farro dijo que era justo llamar a Cohen un «tipo agresivo».

«Cualquier cosa que necesitaba, me llamaba, y siempre era algo urgente», dijo el banquero.

Podría decirse que la evaluación más negativa de Cohen vino de Davidson, que negoció el acuerdo de pago por silencio con Cohen en nombre de Daniels en 2016. Davidson describió una conversación de 2011 acerca de una entrada de blog sobre Daniels y Trump en thedirty.com, en la que Cohen desató un «aluvión de insultos e insinuaciones y acusaciones».

«No creo que nos estuviera acusando de nada. Solo estaba gritando», dijo Davidson.

El exabogado de Daniels continuó explicando cómo terminó involucrado en el acuerdo de pago por silencio, cuando la mánager de Daniels le pidió que lo ayudara a finalizar el trato para un acuerdo de confidencialidad.

Dictan orden de silencio a Trump en juicio por pago a Stormy Daniels tras declaraciones “amenazantes, incendiarias y denigrantes”

Al preguntarle por qué se involucró, Davidson dijo: «La moraleja de la historia era: Nadie quería hablar con Cohen».

Davidson recordó a preguntas de Steinglass que, tras la elección de Trump en 2016, recibió en diciembre una llamada de un Cohen «muy abatido y entristecido».

«Dijo algo parecido a: ‘Jesucristo. ¿Te puedes creer que no vaya a Washington? Después de todo lo que he hecho por ese ca****. No puedo creer que no vaya a Washington. Le he salvado el c*** tantas veces, que ni te imaginas».

Otros que no interactuaron tanto con Cohen como Davidson no tenían cosas mucho mejores que decir. A Jeff McConney, ex interventor de la Organización Trump, le preguntaron cuál era el cargo de Cohen en la empresa.

«Dijo que era abogado», respondió McConney.

«¿Trabajaba en el departamento legal?», preguntó el fiscal Matthew Colangelo.

«Supongo que sí», respondió McConney burlonamente.

Y Hicks, que trabajó en la Organización Trump antes de convertirse en una asistente clave en la campaña de 2016, describió a los jurados cómo Cohen –el operador de Trump– era propenso a inflar su influencia en la campaña.

«Hubo momentos en los que el señor Cohen hizo cosas que usted consideró que no eran útiles para lo que estaba tratando de lograr, ¿verdad?», preguntó Bove a la secretaria de prensa de la campaña de Trump en 2016.

«Sí», respondió Hicks. «Yo solía decir que a él le gustaba llamarse a sí mismo “un operador” o “el señor Arréglalo”, y que solo porque fue el primero que lo dijo hizo fue capaz de venir y arreglarlo».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
“Cuando me desperté, tenía una visión de la gente en el techo”, dice a CNN un pasajero del vuelo de Air Europa afectado por fuerte turbulencia,
Biden reconoce en privado que los próximos días son claves para poder salvar su candidatura a la reelección,
Emiten advertencia de huracán para algunas zonas de la Península de Yucatán, en México,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,