Fue admitido en 122 universidades con US$ 5,3 millones en becas. Eligió según su amor por la música

(CNN) — Helms Ategeka quiere ser una estrella pop. Pero cuando le dijo a su padre que planeaba estudiar música cuando se graduase el mes que viene en el instituto, a su padre no le hizo mucha gracia.

Así que el otoño pasado, el adolescente de Oakland (California) adoptó un enfoque diferente: empezó a postularse para las universidades. Más de 150.

Al poco tiempo, recibió una carta de aceptación. Luego otra. Y otra más. El goteo se convirtió en avalancha hasta llegar a 122, junto con unos US$ 5,3 millones en propuestas de ayudas económicas y ofertas de becas. (CNN ha visto las cartas de aceptación).

¿Quieres estudiar en Europa? Estas son las 5 mejores universidades, según Top Universities

Su padre dice que está orgulloso de la nota promedio de 3,94 de Helms y que esperaba que su hijo eligiera una carrera con estabilidad financiera, como medicina o informática. O quizá Helms siguiera sus propios pasos como ingeniero mecánico por la Universidad de California en Berkeley.

Pero a medida que veía crecer la montaña de cartas de aceptación en la habitación de su hijo, la esperanza de Chris Ategeka se desvanecía. Los mensajes de los sobres multicolores llamaban a la puerta con un entusiasmo innegable. «¡Estás dentro!», decía uno. «¡Nuestra familia da la bienvenida a la tuya!», rezaba otro.

«Está tan seguro de que la música es lo que quiere hacer, que sería un flaco favor para mí intentar guiarle por otro camino… por eso se presentó a un trillón de universidades para demostrar que tenía razón», dice Ategeka. «Le dije: ‘¿Quieres ser músico? Hay que trabajar mucho’. Y su reacción fue: usaré mi determinación para hacer esto para demostrarte lo duro que puedo trabajar».

Pero, ¿cómo empieza un joven de 18 años a reducir una lista tan enorme de opciones? Así comenzó un viaje que conllevó duras lecciones sobre el cambio y el compromiso, tanto para el padre como para el hijo.

Tenía un requisito clave para las universidades a las que aplicaba

La vida de Helms gira en torno a la música. En el instituto Head-Royce de Oakland forma parte de un grupo a capella que se reúne todas las semanas para cantar versiones de música pop popular. Su habitación está repleta de CD de Beyoncé, Prince y Bruno Mars. Antes de empezar la universidad en otoño, hará un viaje de verano a Perú con un coro para actuar en iglesias y comunidades.

«Vivo para la música. Paso la mayor parte del tiempo escuchando música, haciendo música o actuando», dice Helms. «Me siento más vivo y realizado cuando estoy haciendo algo relacionado con la música».

Por eso, cuando comenzó su periplo de solicitudes universitarias, tenía un requisito clave: La universidad tenía que tener un buen programa de música.

Helms Ategeka: «Me siento más vivo y realizado cuando hago algo relacionado con la música». (Cortesía de Christopher Ategeka)

Utilizaba sobre todo los portales de las universidades para sus solicitudes, dice, lo que le facilitaba copiar y pegar su información en varios sitios. Su padre pagó la tasa de solicitud que exigían algunas universidades. Helms pasó muchas horas escribiendo ensayos para distintas universidades, aunque la mayoría eran variaciones de la misma historia personal. En sus ensayos, destacaba su pasión por la música y su origen como inmigrante.

Un pequeño grupo de escuelas, entre ellas Brown, Wesleyan y Colgate, lo rechazaron o lo incluyeron en su lista de espera.

Pero la lista de escuelas que aceptaron es mucho más larga y abarca todo el país, desde grandes universidades estatales a pequeñas universidades privadas: Bard College, Drexel, Howard, Loyola Marymount, Sarah Lawrence College y, por supuesto, UC Berkeley.

Se trasladó a Estados Unidos justo antes de que la pandemia lo cerrara todo

Ategeka emigró a Estados Unidos desde su Uganda natal a finales de la década de 2000 para estudiar en la Universidad de California en Berkeley. Dejó a Helms con su madre en la ciudad de Fort Portal, al oeste de Uganda, donde vivió hasta que se reunió con su padre en California hace cinco años.

Poco después de que Helms llegara a Estados Unidos en 2019, el mundo se paralizó en gran medida debido a la pandemia de coronavirus. Asistió a su nueva escuela a través de Zoom y se perdió gran parte de la interacción con los demás y el aprendizaje de los matices de la cultura estadounidense. Como resultado, no estaba seguro de que sus solicitudes para la universidad tuvieran eco o cumplieran muchos de los requisitos, dice.

Los signos de Alzheimer estaban por todas partes, pero su cerebro mejoró

«Lo di todo en el proceso de solicitud. Me puse en contacto con las universidades para asegurarme de que habían recibido mi solicitud y me aseguré de dar lo mejor de mí en mis redacciones. Pero no esperaba que tantas escuelas dijeran que sí, así que no estaba preparado», dice Helms.

A su profesor de teatro moderno, Ricky Lapidus, no le sorprende que Helms haya recibido tantas ofertas.

«A Helms le encanta aprender: le interesan los demás tanto como las notas», dice Lapidus, director de la Upper School del instituto Head-Royce. «Es una persona profundamente empática y así es como afronta la escuela: ¿cómo aprendo más para poder entender mejor a los demás? Lo que le hace destacar para una universidad es una combinación de su cerebro, seguro, pero también su alegría y su voluntad de explorar cosas nuevas».

Utilizó las palabras de su padre en su contra

Helms ha pasado los últimos meses estudiando las páginas web y las cuentas en redes sociales de las escuelas que le han aceptado.

Ha visto videos de sus programas de música en YouTube y TikTok para hacerse una idea de dónde encaja. Y, lo que es más importante, ha mantenido conversaciones francas con su padre sobre las realidades de una carrera musical.

Helms y su padre Christopher Ategeka nacieron en Uganda y se trasladaron a California. (Cortesía de Christopher Ategeka)

«Como padre inmigrante, pensaba: ‘¿Cómo vas a pagar las facturas?’ Pero él es un chico motivado… y utilizó mis palabras en mi contra», dice Ategeka.

A través de este proceso, Ategeka dice que se dio cuenta de que estaba viendo la búsqueda académica de su hijo a través de lo que él describe como una «mentalidad de inmigrante africano» que prioriza ciertas carreras lucrativas como marcadores de éxito.

«Siempre le digo que puede ser lo que quiera y hacer lo que se proponga. Y él dijo: ‘Sí, esto es lo que realmente quiero hacer'».

Ategeka dice que poco a poco ha ido aceptando el sueño de su hijo de estudiar música y convertirse en cantante pop. Dice que aún le preocupa su futuro, porque sabe lo difícil que es hacerse lo bastante famoso como para ganarse la vida con su talento.

Pero admira la determinación y concentración de Helms, al igual que su madre en Uganda. Chris Ategeka dice que su hijo ha demostrado que se toma en serio su carrera musical al ser aceptado en tantas universidades.

«Realmente está remarcando la idea de que no es un chico que esté fracasando en la escuela o huyendo de casa para vivir en el metro para hacer que funcione lo de la música», dice Ategeka.

«Ha enviado el mensaje de que ‘sé que soy inteligente. Tengo las notas. Puedo ir a la universidad. Puedo hacer lo que quiera. Pero esta es mi pasión, este es mi impulso, esto es lo que he elegido'».

Su elección universitaria tiene una conexión con su padre

Tras meses de investigación, Helms tomó su decisión: se quedará cerca y estudiará música en el alma mater de su padre, la UC Berkeley. Un portavoz de Berkeley confirmó que había sido aceptado.

«Creé una hoja de cálculo y escribí los pros y los contras de cada una de las universidades e intenté sopesar mis prioridades», dice. «Si me gustaría estar cerca de casa, qué tipo de programa tiene o no tiene cada escuela, ese tipo de cosas».

Ver videos en las redes sociales de los conciertos y otros eventos musicales de las escuelas reveló la calidad y diversidad de los programas ofrecidos, lo que ayudó a tomar su decisión, dice. Los videos de eventos musicales en Berkeley tenían una cierta alegría por la vida, dice, lo que le ayudó a verse a sí mismo allí. La escuela también tiene una amplia variedad de programas musicales, incluidos conjuntos de música africana y un quinteto de metales.

Como inmigrante, Helms forma parte de un grupo demográfico cada vez más numeroso. Los niños nacidos en el extranjero o en Estados Unidos de padres inmigrantes representaron el 58% del aumento en la matrícula universitaria del país entre 2000 y 2018, según muestra un estudio del Migration Policy Institute. «La cara de la educación superior estadounidense está cambiando», dice el estudio. «Es más probable que los estudiantes provengan de familias inmigrantes que en el pasado».

El nuevo capítulo de Helms llega en un momento precario para las universidades estadounidenses, ya que Berkeley y otras escuelas lidian con las secuelas de las protestas estudiantiles propalestinas que han provocado interrupciones, arrestos y debates sobre los límites de la libertad de expresión.

Pero Ategeka afirma que el viaje de su hijo le ha recordado que debe estar abierto a nuevas posibilidades y formas de pensar. Cree que Helms encontrará la forma adecuada de participar en las difíciles conversaciones del campus.

«La universidad no consiste en conformarse con el statu quo… es la zona cero para formar a los líderes que forjarán el futuro. Es en la universidad donde las mentes jóvenes se replantean lo viejo y construyen lo nuevo para la humanidad y nuestro planeta», afirma.

A Helms le entusiasma seguir los pasos de su padre en Berkeley, que tiene una tasa de admisión de alrededor del 12%. De los casi 126.000 estudiantes que solicitaron plaza en otoño de 2023, sólo unos 15.000 fueron aceptados.

Pero lo más importante, dice, es que está deseando dar el siguiente paso para convertirse en músico profesional.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,