Esta pareja voló a Nueva Caledonia para una escapada romántica. Ahora están atrapados mientras Macron intenta sofocar disturbios mortales

(CNN) — Cuando Maxwell Winchester y su esposa llegaron a la isla de Nueva Caledonia, en el Pacífico Sur, hace casi dos semanas, estaban emocionados por lo que serían sus primeras vacaciones sin niños desde que se convirtieron en padres.

Pero lo que se suponía que iba a ser una escapada romántica ha dejado a la pareja australiana varada y lejos de sus hijos en su estado natal, Victoria, después de que estallaran disturbios mortales en todo el territorio francés provocados por los cambios electorales del gobierno nacional.

«Estamos refugiados en el lugar porque ha sido demasiado peligroso salir. Hemos tenido barricadas, disturbios… tiendas saqueadas, quemadas hasta los cimientos. En nuestro barrio no queda prácticamente nada», dijo a CNN este jueves Maxwell Winchester.

En el hotel donde se alojan, la comida y las medicinas se están agotando, dijo, y no se sabe cuándo llegará la ayuda; las evacuaciones de extranjeros se han detenido este jueves debido a la llegada del presidente de Francia, Emmanuel Macron, para mantener conversaciones.

«Tenemos gente que se ha quedado sin medicinas… La gente se está quedando sin comida. Otros australianos varados han tenido que ir a buscar cocos para comer», dijo.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se dirige a una Nueva Caledonia golpeada por la violencia

Maxwell Winchester y su esposa, una pareja australiana varada en Nueva Caledonia tras el estallido de los disturbios. (Crédito: Foto obtenida por CNN)

Ahora, la pareja y otros ciudadanos extranjeros atrapados en la isla intentan desesperadamente encontrar la forma de volver a casa, con los vuelos comerciales cancelados y el principal aeropuerto internacional cerrado.

«Nuestra embajada se ausentó el primer día, y no tuvimos noticias de ellos hasta anoche por primera vez para una llamada de asistencia social», dijo. «Estamos frustrados con todo esto… Lo que espero es que nuestro gobierno nos evacue rápidamente».

Australia y Nueva Zelandia comenzaron a enviar aviones del gobierno para evacuar a los nacionales a partir de este martes, con la embajada australiana en Nueva Caledonia diciendo en Facebook que 108 australianos y otros turistas fueron transportados con éxito desde la isla a Brisbane en dos vuelos este martes.

«Seguimos trabajando con nuestros socios para facilitar la salida de todos los australianos que lo deseen», afirmó en un post este miércoles.

Pero Winchester dijo que él y otros turistas no tienen idea de cuándo podría ser su turno. El gobierno local calcula que hay unas 3.200 personas esperando para salir o entrar en la isla.

El Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia (DFAT, por sus siglas en inglés) afirma en su página web que se está «comunicando directamente con los australianos registrados en Nueva Caledonia sobre las opciones de salida de Nueva Caledonia», y ha dado instrucciones a los australianos en la isla para que registren sus datos en el portal online de la agencia.

Australia y Nueva Zelandia envían vuelos de evacuación a Nueva Caledonia tras una semana de disturbios mortales

La gente hace cola en una tienda para abastecerse en Nueva Caledonia, con supermercados más grandes cercanos quemados y saqueados durante los disturbios en el territorio francés. (Crédito: Obtenido por CNN)

Disturbios mortales

Situada a unos 1.500 kilómetros al noreste de Brisbane, Nueva Caledonia es desde hace tiempo un destino popular entre australianos y neozelandeses que buscan sol y playa en el Pacífico.

Pero también es un vestigio del pasado colonial de Francia, un territorio al otro lado del mundo donde muchos habitantes indígenas sufren una pobreza arraigada y llevan mucho tiempo sufriendo el dominio de París.

Las últimas protestas, las peores desde la década de 1980, se desencadenaron por el enfado de los indígenas canacos ante una enmienda constitucional aprobada en Francia que modificaría quién puede participar en las elecciones, lo que los líderes locales temen que diluya el voto canaco.

Los disturbios causaron la muerte de al menos seis personas y dejaron un rastro de coches quemados y tiendas saqueadas, con barricadas en las carreteras que restringen el acceso a medicinas y alimentos.

La situación ha empeorado tanto que Macron se vio obligado a volar unos 16.000 kilómetros, aterrizando en una isla hirviente de resentimiento por parte de los líderes de las comunidades indígenas, los propietarios de negocios y los turistas varados.

Macron llegó a Nueva Caledonia este jueves y dijo a los periodistas que «el retorno a la paz» era su principal prioridad, pero que las fuerzas de seguridad francesas permanecerán en el territorio durante «el tiempo que sea necesario, incluso durante los Juegos Olímpicos».

Ya se han desplegado 3.000 efectivos de las fuerzas de seguridad francesas, algunos de los cuales seguirán llegando este jueves, dijo. Añadió que cree que el estado de emergencia «no debería prolongarse», siempre que todas las fuerzas políticas de la isla hagan un «llamamiento claro para que se levanten los bloqueos».

Como parte de su visita, Macron «establecerá una misión» en Nueva Caledonia, dijo la portavoz del gobierno Prisca Thevenot en una conferencia de prensa a principios de esta semana. La visita se produce mientras Francia se prepara para los Juegos Olímpicos de París, que se celebrarán del 26 de julio al 11 de agosto.

Carreteras bloqueadas

Pero la llegada de Macron no sirvió de consuelo a Winchester y su esposa, que se alojan en un complejo turístico fuera del centro de la ciudad. Describieron la ansiedad y la desesperación en el interior entre los huéspedes del hotel y el personal por igual. El complejo bloqueó todas las carreteras que conducen al hotel, dejando sólo una entrada vigilada las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Entre los turistas varados crece la frustración por la falta de ayuda o de instrucciones claras por parte de sus gobiernos.

El gobierno australiano sólo notifica a sus ciudadanos los planes de evacuación 30 minutos antes del vuelo «por razones de seguridad», dijo Winchester, lo que significa que «todo el mundo está constantemente en vilo, y tienen miedo de salir de las habitaciones de hotel por si reciben una llamada diciéndoles (que suban al avión)».

Cuando CNN se puso en contacto con el DFAT para pedirle un comentario, éste remitió a una declaración publicada en Internet el miércoles por la ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Penny Wong.

«El Gobierno australiano está preparado para ayudar a más turistas a salir de Nueva Caledonia y tiene aviones listos para volar. No se nos ha dado autorización para vuelos adicionales. Sabemos que esto es frustrante para los australianos que se quedan», escribió en X, antes Twitter. «Estamos trabajando para asegurar los vuelos mañana».

Un edificio quemado en un distrito industrial en Noumea, Nueva Caledonia, el 20 de mayo de 2024. (Crédito: Theo Rouby/AFP/Getty Images)

Con el aeropuerto internacional cerrado, los vuelos de evacuación solo pueden salir desde el aeropuerto nacional, situado cerca del centro de la ciudad, que es en gran parte inaccesible para las personas que se alojan más lejos, como Winchester y otros huéspedes en su complejo, debido a los bloqueos de carreteras y la violencia armada en las carreteras principales.

«Mi mujer y yo no tenemos coche, así que no tenemos forma de llegar a la ciudad si nos ponen en un vuelo», explica. «No sabemos si van a venir a evacuarnos del lugar en el que estamos o no. Pero conducir hasta la ciudad es muy peligroso en este momento».

Los ciudadanos de Nueva Zelandia en la isla se encuentran en una situación similar, con sus gobiernos dándoles instrucciones para que conduzcan a la ciudad y dejar sus coches en un hotel para evitar que los secuestren, antes de ser recogidos allí para las evacuaciones, dijo.

«Y con la visita de Macron, podría empeorar», dijo. «El gobierno francés no ha manejado esto bien. Y si (Macron) dice las cosas equivocadas y luego regresa a Francia, todo podría estallar de nuevo, ese es nuestro temor».

Mientras tanto, los extranjeros varados siguen buscando una salida, al tiempo que acumulan cuantiosas facturas: Winchester describe a turistas que gastan decenas de miles de dólares en comida, alojamiento y suministros.

La pareja está intentando viajar a la ciudad con algunos ciudadanos de Nueva Zelandia y encontrar con ellos un vuelo de salida, con la esperanza de que la unión hace la fuerza en este peligroso viaje.

«Desde nuestro propio gobierno, su postura es que los franceses nos sacarán en avión, y no confiamos en la capacidad del gobierno francés para mantenernos a salvo», afirmó.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Así son las villas olímpicas sustentables para los Juegos Olímpicos de París 2024,
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,