ANÁLISIS | Putin se muestra abierto a las negociaciones de paz, pero Ucrania tiene razón al desconfiar

(CNN) — La señal del presidente de Rusia, Vladimir Putin, esta semana de que está abierto a las conversaciones de paz debe considerarse con amplias advertencias y con el peso de la experiencia pasada de Ucrania -y de Occidente- con la diplomacia rusa.

El viernes hubo mucho revuelo en torno a la negociación, en el mismo mes en que Moscú lanzó una tercera invasión de Ucrania desde el norte de Járkiv.

La agencia de noticias Reuters citó cuatro fuentes, en un informe de dos reporteros rusos profundamente experimentados y conectados, según el cual Moscú estaba dispuesto a considerar conversaciones de paz que congelaran la actual ocupación rusa de alrededor de una quinta parte de Ucrania.

«Código 9.2»: la unidad secreta de drones ucranianos encargada de lanzar minas en Rusia

Putin respondió a ese informe sugiriendo que Rusia estaba dispuesta a hablar de paz, basándose en acuerdos anteriores. Aludió a un acuerdo fallido en Estambul, justo después de que comenzara la guerra, en 2022, que se vino abajo en gran parte porque las fuerzas de Moscú seguían arrasando el territorio ucraniano y habían salido a la luz masacres en los alrededores de Kyiv.

La idea planteada en el informe de Reuters no alcanzaría el objetivo declarado de Moscú de capturar todo el este de Donetsk, pero también erradicaría la insistencia de Kyiv en que no debe ceder ningún territorio.

El contexto de las declaraciones de Putin fue clave. Se produjeron durante una visita al presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, algo que en el pasado ocurrió momentos antes de que el Kremlin utilizara territorio bielorruso para movimientos militares en Ucrania, mientras que el viernes tuvieron lugar durante simulacros conjuntos de armas nucleares tácticas entre ambos países. Putin hablaba de paz con un telón de fondo que era cualquier cosa menos eso.

Putin cuestionó la legitimidad del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, al que Moscú ha fustigado en repetidas ocasiones, después de que Kyiv tuviera que retrasar las elecciones debido a la propia guerra que Putin inició. Al mismo tiempo, hubo informes no confirmados de que el jet privado del ex presidente de Ucrania Viktor Yanukovich había aterrizado en Bielorrusia. El prorruso Yanukovich huyó de Ucrania en 2014 después de que fuerzas leales a él mataran a tiros a decenas de manifestantes en el centro de Kyiv. La mera posibilidad de su presencia mientras Putin y Lukashenko se reunían llevó a especular con la posibilidad de que Moscú volviera a tramar el regreso de un apoderado al poder en Ucrania.

Informes no confirmados alegan que Viktor Yanukovich, el expresidente de Ucrania que fue derrocado por protestas callejeras y huyó a Rusia en 2014, ha aterrizado en Bielorrusia. (Tatyana Makeyeva/Reuters)

El objetivo menos brutal del Kremlin en Ucrania -a falta de una ocupación total o parcial- ha involucrado a un presidente en Kyiv que Rusia considera leal, que detendrá la marcha del país hacia la Unión Europea y la OTAN. Era una fantasía antes de la invasión de 2022, y surgió durante las abortadas conversaciones de Estambul de 2022. Pero ahora probablemente se necesitaría una fuerza rusa de ocupación para imponerla a una población enardecida por la brutalidad del Kremlin.

Entonces, ¿por qué hablar de paz, sobre todo cuando Rusia parece estar viviendo su momento de mayor éxito en el frente en meses, si no desde la invasión?

«Todos lucharán»: ucranianos evalúan sus opciones ante entrada en vigor de nueva ley de reclutamiento

La diplomacia siempre ha sido una herramienta militar para el Kremlin. Habló de paz sobre Siria en 2015, mientras sus aviones bombardeaban a civiles en zonas controladas por los rebeldes. Habló de paz en 2015 con Ucrania, mientras las tropas rusas y sus apoderados estaban en pleno asalto contra la estratégica ciudad ucraniana de Debaltseve.

No es cínico desconfiar de la sinceridad de Rusia cuando negocia, sino una necesidad práctica. La experiencia demuestra que considera que las conversaciones merecen la pena en caso de que, inesperadamente, produzcan un resultado útil sin violencia, o den a su oponente motivos para hacer una pausa en los combates e intentar propiciar un acuerdo.

También es posible que Moscú vuelva a hablar de paz ahora por dos razones. En primer lugar, Ucrania y sus aliados están convocando una cumbre de paz en Suiza en junio, en la que debatirán, sin Rusia, qué tipo de acuerdo podrían aceptar. Es probable que el objetivo sea impulsar una salida que el Kremlin pueda tomar cuando sus fuerzas estén finalmente agotadas militarmente o en un punto muerto.

Zelensky ha dicho que espera que China -el aliado más potente de Rusia, pero que sólo le apoya parcialmente en la guerra de Ucrania- asista a la cumbre. Es posible que Putin hable ahora de paz para sugerir a Beijing que no se implique en la diplomacia sobre Rusia sin que Rusia esté presente. Hay pocas posibilidades serias de que la cumbre de Suiza ponga fin a la guerra, pero podría concretar las mentes en Occidente en cuanto a la gravedad de la amenaza que Moscú representa para un acuerdo de paz real, estableciendo los fundamentos del daño que Ucrania podría tener que absorber a su integridad territorial para detener el derramamiento de sangre.

Las tropas rusas han aprovechado el debilitamiento de la línea del frente en Ucrania y han avanzado hacia Járkiv. (Valentyn Ogirenko/Reuters)

El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, afirmó este viernes que las insinuaciones de Putin sobre las conversaciones de paz tenían como objetivo directo sabotear la cumbre. «Putin no tiene actualmente ningún deseo de poner fin a su agresión contra Ucrania», escribió en X, y añadió que «por eso tiene tanto miedo» a la cumbre de Suiza.

En segundo lugar, y más importante, Putin está enviando mensajes a los gobiernos de Occidente y a la actual campaña presidencial estadounidense. Está tratando de sugerir discretamente -tal vez a los populistas en Europa, o a los republicanos trumpistas en Estados Unidos- que un simple acuerdo está a mano, uno en el que los frentes, en los que Ucrania está perdiendo actualmente con bajas significativas, pueden congelarse de repente.

El apoyo occidental a la guerra es costoso, y cada vez más impopular -aunque los recientes US$ 61.000 millones aprobados por el Congreso quizás hayan dado a la cuestión un respiro de estar a merced de la opinión electoral durante aproximadamente un año.

El informe de Reuters permite a aquellos en Occidente que quieren ver el final de la guerra creer que el Kremlin podría detenerla, tal y como está, inmediatamente. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, hizo que el informe sonara como si reflejara la posición permanente de Rusia. Pero, en última instancia, puede sonar nuevo e interesante para las principales figuras occidentales: Donald Trump -que no ha explicado cómo llevaría a la práctica su afirmación de que podría detener la guerra en 24 horas- y otros miembros de la OTAN menos optimistas que Francia, Reino Unido y los países bálticos, sobre la necesidad de no confiar nunca en Rusia en la mesa de negociaciones.

Putin es un pragmático. Empezó la guerra pensando que sería fácil. La continuó pensando que triunfaría su tolerancia al dolor, su seguridad autocrática y su paciencia para la victoria. Puede que ahora tenga razón. Ahora ve un momento de debilidad electoral en Estados Unidos y países europeos, al que ha respondido con una señal vaga y opaca de que podría haber llegado el momento de la diplomacia.

Es probable que gane algo de tracción entre aquellos que ansían desesperadamente que la guerra en Ucrania desaparezca sin más, y que son menos conscientes de la amenaza existencial que supone un Moscú victorioso e hipermilitarizado para los miembros orientales de la OTAN. Pero debería verse a través de la lente del profundo cinismo de la diplomacia que Moscú llevó a cabo anteriormente en Siria y Ucrania: utilizada como un momento para perseguir ferozmente los mismos objetivos militares, pero con el ilusorio telón de fondo de que la paz podría estar a la vuelta de la esquina.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,