ANÁLISIS | El día de la sentencia se cierne sobre Donald Trump en juicio de Nueva York

(CNN) — Donald Trump, que se forjó una imagen mística como epítome descarado del poder, nunca había tenido menos poder para dictar su propio destino.

Su reputación, su futuro y quizá incluso el destino de la Casa Blanca se pondrán este miércoles en manos de 12 ciudadanos de su ciudad natal, Nueva York, demostrando que ni siquiera los que una vez fueron comandantes en jefe, y quizá lo sean en el futuro, están por encima de la ley.

Conclusiones de los alegatos finales en el juicio de Donald Trump por pago de dinero por silencio

Siete hombres y cinco mujeres miembros del jurado comenzaron a deliberar sobre las seis semanas que duró el juicio contra Trump por el pago de dinero por silencio, después de que el juez Juan Merchan los instruyera sobre la ley y sus deberes.

Ningún jurado en la historia de Estados Unidos se ha enfrentado a una tarea semejante: decidir si un expresidente y presunto candidato de un partido mayoritario será condenado por un delito. Y aunque el jurado, que puede deliberar todo el tiempo que necesite, está obligado a decidir su veredicto sobre 34 cargos de delito grave basándose únicamente en los testimonios y las pruebas del caso, su decisión repercutirá en toda la nación y el mundo en un momento crítico de las elecciones presidenciales de 2024.

El juicio llegó a su fin el martes tras casi 10 horas de alegatos finales en los que estalló la hostilidad entre los abogados rivales.

«Hay que dejar a un lado las distracciones, la prensa, la política, el ruido. Céntrense en las pruebas y en la inferencia lógica que puede extraerse de esas pruebas», dijo al jurado el abogado de la acusación, Joshua Steinglass.

«En interés de la justicia y en nombre del pueblo del estado de Nueva York, les pido que declaren culpable al acusado. Gracias».

Judge Juan Merchan. Crédito: Jane Rosenberg

Los fiscales acusaron al expresidente de «conspiración y encubrimiento» y de traicionar a los votantes de 2016 al falsificar ilegalmente registros financieros para ocultar un pago de dinero por silencio a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels antes de las elecciones. Trump niega haber tenido una aventura con Daniels y se ha declarado inocente en este primero de los cuatro casos penales en ciernes, que podría ser el único que llegue a juicio antes de las elecciones de noviembre. Para condenar a Trump, los jurados deben decidir primero que falsificó documentos financieros y que lo hizo con el propósito expreso de cometer otro delito.

El expresidente observó callado pero atento en el tribunal el martes después de días de disparar furiosos ataques retóricos contra el juez, los fiscales y el sistema legal.

Alegatos finales del juicio penal contra Trump por pago de dinero por silencio: los argumentos de la defensa del expresidente

Su principal abogado defensor, Todd Blanche, trató de destripar la credibilidad del testigo central del caso, Michael Cohen, calificando al autodenominado «exmatón» de Trump como «el mayor mentiroso de todos los tiempos», mientras insistía en que no había delito ni pruebas de que Trump orquestara el plan para pagar a Daniels. Y conjurando una imagen oscura que parecía capturar la visión cínica de su cliente de la democracia, Blanche dijo: «Cada campaña en este país es una conspiración para promover a un candidato, un grupo de personas que trabajan juntas para ayudar a alguien a ganar».

El expresidente, que optó por no testificar en su propia defensa, miraba, a menudo con el brazo extendido sobre una silla, en la inusual posición de tener que dejar que otros hablaran por él. Trump ha pasado ya seis ignominiosas semanas respirando el aire viciado de una torre de un tribunal que ha impartido justicia a algunos de los asesinos, ladrones y mafiosos más famosos de Nueva York. La pintura blanca amarillenta, el mobiliario austero y las luces fluorescentes que conforman el abismo sin alma del sistema de justicia penal de Estados Unidos pueden haber sido un insulto a los ojos de un promotor que a menudo presume del esplendor de sus edificios y se siente más a gusto bajo las relucientes lámparas de araña y la opulencia dorada de sus múltiples residencias.

Las fases finales de cualquier juicio penal alcanzan un registro sombrío cuando empieza a vislumbrarse la gravedad del momento para el acusado. En este caso, que se entrelaza con unas elecciones presidenciales que decidirán el futuro del país, las consecuencias son aún más profundas. Y también hay una conmovedora dimensión personal. La ciudad en la que Trump se dio a conocer y remodeló el horizonte mientras retozaba en la era de los tabloides de los años ochenta está a punto de juzgar a su hijo distanciado.

Un circo político estalla fuera del tribunal

Los acontecimientos fuera de la sala del tribunal pusieron de relieve lo mucho que está en juego en el eventual veredicto a tan sólo cinco meses de unas elecciones actualmente muy reñidas entre Trump y el presidente Joe Biden. La leyenda de Hollywood Robert De Niro apareció en nombre de la campaña de Biden para arremeter contra «el perdedor Trump», acompañado por algunos de los policías agredidos por la multitud del expresidente en el Capitolio de EE.UU. el 6 de enero de 2021. El protagonista de «Taxi Driver» y » Raging Bull», un icono neoyorquino por derecho propio, se enzarzó en un cruce de acusaciones por antonomasia con un transeúnte abucheador que difundía información errónea sobre el asalto al Capitolio.

Robert De Niro llama perdedor a Trump y discute con un transeúnte 1:33

Momentos después, los hijos adultos de Trump, Don Jr. y Eric, aparecieron para apoyar a su padre, que ha estado peligrosamente cerca de ir a la cárcel por violar repetidamente una orden de silencio.

«Entendemos que esto es una persecución política. Así lo ha demostrado, hoy mismo, la propia campaña de Biden celebrando un mitin aquí», dijo Don Trump Jr. «Traen a Robert De Niro… pero al parecer necesita atención porque hace tiempo que no saca una buena película».

Robert De Niro llama perdedor a Trump y discute con un transeúnte que llamó «traidores» a expolicías del Capitolio

La campaña de Biden ha intentado mantener las distancias con las tribulaciones penales de Trump, en parte para evitar acusaciones como las del campamento del expresidente el martes. Pero su decisión de involucrarse cuando el juicio del presunto candidato del Partido Republicano llegaba a un punto crucial empezó a responder a la pregunta de cómo reaccionará el equipo de Biden al final del juicio y a la salida de Trump tras semanas de campaña desviada por la sala del tribunal.

A pesar del circo que se desarrolla fuera del tribunal, no hay indicios de que el juicio se haya apoderado de la imaginación nacional como otros casos anteriores de celebridades, como la saga de O.J. Simpson o el juicio del difunto rey del pop Michael Jackson. Esto se debe en parte a la ausencia de cámaras de televisión en la sala de Merchan.

Sin embargo, algunas encuestas sugieren que un veredicto de culpabilidad podría hacer dudar a algunos votantes republicanos a la hora de elegir a un delincuente convicto en noviembre, a pesar de la forma en que Trump utilizó sus problemas legales como arma en las primarias del Partido Republicano y su estrategia de presentarse como una víctima perseguida en las elecciones generales. En una reñida carrera por la Casa Blanca, solo unos pocos miles de deserciones del expresidente podrían tener un efecto desmesurado, ya que es probable que el resultado se decida en solo un puñado de estados indecisos por decenas de miles de votos.

Juicio contra Trump en la recta final: esto es lo que podemos esperar

Si Trump es condenado, seguro que arremeterá contra él y redoblará su promesa de dedicar su segunda presidencia a la «retribución» personal y política, lo que podría contribuir al tema dominante de la campaña de Biden de que la democracia estadounidense está en peligro de muerte. Una absolución, por otra parte, podría validar para los partidarios de Trump sus afirmaciones de que todos sus problemas legales son una cacería de brujas.

En este boceto de la corte, el expresidente Donald Trump se sienta entre sus abogados Todd Blanche, izquierda, y Emil Bove, derecha, mientras el juez Juan Merchan comienza los procedimientos durante la selección del jurado el 18 de abril en Nueva York. Crédito: Christine Cornell/CNN

La defensa vuelve a arremeter contra Michael Cohen

Trump se quejó amargamente el martes de que la defensa tuviera derecho a pronunciar el primer resumen, lo que significa que el argumento de la acusación podría estar más fresco en la mente de los miembros del jurado a la hora de deliberar. Pero no mencionó que así es como funciona la ley en el estado de Nueva York.

En uno de los días más críticos de la vida de Trump, Blanche se dispuso a desmontar metódicamente el caso de la acusación, tratando de arrojar dudas razonables sobre múltiples ejemplos de testimonios y pruebas. Para empezar, como Blanche hablaba de forma calmada y conversacional, no hubo ninguno de los histrionismos a menudo contraproducentes que el expresidente exige a veces a sus abogados.

Todo lo que Blanche tenía que hacer era sembrar la duda en la mente de un miembro del jurado, lo que podría obligar al juez a declarar nulo el juicio si el jurado no logra alcanzar un veredicto unánime. «No tenemos la carga de probar nada», dijo Blanche al jurado. «La carga es siempre del Gobierno».

Blanche insistió en que Cohen hizo un trabajo legal considerable para Trump como su abogado privado, contrarrestando los argumentos de la Fiscalía de que los pagos que se le hicieron una vez que Trump se convirtió en presidente fueron reembolsos encubiertos de los US$ 130.000 que Cohen pagó a Daniels. Dijo a los jurados que no había pruebas de que Trump orquestara un plan para subvertir las elecciones de 2016 o de que siquiera supiera lo que hacían los empleados en su nombre.

Michael Cohen testifica en el histórico juicio penal contra Donald Trump: dijo que a veces mentía e intimidaba por el expresidente

El abogado volvió una y otra vez sobre la credibilidad de Cohen, el testigo más importante de la acusación, retratándolo como un mentiroso en serie al que sorprendieron «con las manos en la masa» no diciendo la verdad en el estrado y que estaba ganando millones de dólares a costa de la tormenta legal de Trump.

«No pueden condenar al presidente Trump», dijo Blanche, antes de repetirse para enfatizar mientras inculcaba al jurado la gravedad de la histórica deliberación que tienen ante sí. «No pueden condenar al presidente Trump por ningún delito más allá de toda duda razonable basándose en las palabras de Michael Cohen». Al final de su resumen, Blanche enumeró 10 razones por las que los miembros del jurado deberían tener una duda razonable, incluyendo que no hubo intención de falsificar documentos por parte de Trump y ninguna evidencia de un intento orquestado de entrometerse en las elecciones de 2016, mientras argumentaba que la intención de Trump era evitar que las historias sobre Daniels avergonzaran a su familia.

Blanche se guardó su floritura más Trump para sus últimos momentos con el jurado: rogándoles que no enviaran al expresidente a prisión, en una infracción de la etiqueta legal y provocando la furia de Merchan. Después de que los miembros del jurado regresaran de un descanso, el juez les advirtió de que su trabajo era juzgar las pruebas, no especular sobre los castigos a los que podría enfrentarse Trump si es declarado culpable.

EXCLUSIVA | Ella dice que Harvey Weinstein la agredió. Ahora encuentra similitudes entre su caso y el juicio de Trump por sobornos

La Fiscalía amplía sus argumentos sobre la injerencia electoral

Steinglass abrió su alegato final con una larga refutación del resumen de Blanche, ya que trató de demostrar que la credibilidad de Cohen no era un factor decisivo y que, en cualquier caso, las acusaciones se sustentaban en otros testimonios.

Steinglass señaló repetidamente que el presunto delito no era un sórdido intento de ocultar una transgresión personal, sino una amenaza a la integridad del sistema electoral. «Ustedes dirán, ¿a quién le importa si el señor Trump se acostó con una estrella del porno 10 años antes de las elecciones de 2016? Mucha gente piensa así. Es más difícil decir que el pueblo estadounidense no tiene derecho a decidir por sí mismo si le importa o no», dijo.

Algunos observadores han sugerido que el extraordinario precedente de acusar y juzgar a un expresidente debería derivarse de un presunto delito que amenace la integridad de la propia república. Los otros juicios en ciernes de Trump, incluidos el intento de subvertir las elecciones de 2020 y su presunto mal manejo de documentos clasificados, podrían acercarse más a este listón. Pero Steinglass rechazó la idea de que el caso actual sea relativamente trivial.

Dijo que el valor del «acuerdo corrupto» involucrado «no puede ser exagerado». Y continuó: «Resultó ser una de las contribuciones más valiosas que alguien haya hecho a la campaña de Trump», y agregó que «este ardid urdido por estos hombres en este momento podría muy bien ser lo que hizo que el presidente Trump fuera elegido».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Calendario de los Juegos Olímpicos de París 2024: horarios, competiciones y fechas,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,