Llevaba apenas cinco días de conocer a su futuro marido cuando éste le propuso matrimonio. Esto es lo que pasó cuando dio el sí

(CNN) — Meryl Gage se despertó preguntándose si se lo había imaginado todo.

Al volver en sí, oyó el estruendo de las cascadas y recordó dónde estaba: tumbada en un saco de dormir, dentro de una tienda de campaña instalada junto a las cataratas del Iguazú, en el comienzo de un viaje de acampada de dieciséis semanas por Sudamérica.

«Supongo que todo es real», pensó Meryl.

La noche anterior, Meryl había pasado la noche en vela con Tim Rivett, uno de los conductores del viaje. Todos los demás viajeros se habían ido a dormir. Pero Meryl y Tim habían hablado toda la noche, hasta altas horas de la madrugada, acercándose cada vez más el uno al otro.

«Estamos en el camping, hay hermosas cascadas alrededor. Y estamos sentados delante del camión. Llevamos toda la noche hablando», cuenta Meryl hoy a CNN Travel.

Eran alrededor de las 2 de la madrugada cuando Tim miró a Meryl y le dijo: «¿Quieres casarte al final de este viaje?».
Sin perder un segundo, Meryl respondió: «Sí, claro».

Ella y Tim se rieron, sin creerse lo que acababan de acordar. Pero entonces Tim se puso serio.
«No, en serio», dijo. «Dímelo mañana».

Ya era mañana. Meryl seguía sin creerse lo que había sucedido. Pero estaba tan segura como a las dos de la madrugada: quería casarse con Tim Rivett. Y estaba completamente segura de que lo haría.

Así que Meryl salió del saco de dormir, se puso una chaqueta, se asomó por la puerta de la tienda y echó un vistazo al campamento. Había un puñado de personas caminando, desayunando, calzándose las botas de montaña. Meryl vio a Tim entre ellos y se dirigió hacia él.

«Le dije: ‘Sí, vale, me apunto'», cuenta Meryl. Tim se limitó a sonreír.

Y ya está. Estaba decidido. Y aunque sólo habían pasado cinco días, Meryl estaba segura de que Tim era «la persona adecuada».

«Había salido con otras personas y nunca congenié con ellas», dice hoy. «Pero nosotros congeniamos al instante».

Una aventura en Sudamérica

Tim y Meryl se embarcaron en un viaje de acampada de 16 semanas por Sudamérica en esta furgoneta. Tim está a la derecha de esta foto, con mono de trabajo. Crédito: Meryl Rivett

Cuando Meryl y Tim coincidieron en septiembre de 1981, Meryl tenía 29 años. Se había graduado en Florida a mediados de los setenta y había pasado los últimos años dando prioridad a los viajes.

Meryl seguía una pauta: trabajaba un tiempo en Estados Unidos, ahorraba hasta el último centavo y luego se iba de aventuras. Un año compró un pase Eurail y recorrió Europa como mochilera. Otra vez pasó meses en un autobús de dos pisos de Londres a Katmandú. También viajó sola a Australia, Nueva Zelandia y el sudeste asiático.

En Australia, Meryl se hizo amiga de una mujer de Queensland: Karen. Las dos mantuvieron el contacto y, en 1981, Karen convenció a Meryl para que la acompañara en una acampada por Sudamérica.

Meryl aceptó. Decidió que Sudamérica sería su última gran aventura: terminaría sus veinte años a lo grande y luego se establecería en una empresa estadounidense.

«Haré un viaje más antes de encontrar un trabajo de verdad», recuerda Meryl.

Meryl y Karen reservaron el viaje con la empresa británica Encounter Overland, que operó desde mediados de los 60 hasta principios de los 2000 y organizaba expediciones de aventura por tierra para viajeros, normalmente en antiguos camiones del ejército.

Un par de jóvenes se conocieron en Berlín. Así es como acabaron teniendo «tres bodas»

Meryl y Karen se reunieron con el resto del grupo en Río de Janeiro. Había 20 viajeros en total, incluidas Meryl y Karen, así como dos conductores que manejaban el camión y dirigían el viaje.

Meryl se había dado cuenta en sus viajes anteriores de que, en general, «todos los conductores tenían un aspecto bastante decente». Además, era el tipo de trabajo que atraía a líderes naturales que tendían a «tener personalidad».

Estos dos, en opinión de Meryl, no eran diferentes. Pero uno de los chicos, en particular, le llamó la atención: «Tenía el pelo largo y barba. Estaba sentado en una silla. Me pareció guapo».

El conductor se presentó como Tim Rivett, inglés de 27 años.

Aquí está Tim Rivett, fotografiado en el viaje a Sudamérica de 1981. Crédito: Meryl Rivett

Tim era licenciado en Bellas Artes y había trabajado unos años para Encounter Overland. Había conducido a viajeros por Asia, a menudo a través de Nepal y alrededor de la India, pero el viaje de 1981 supuso la primera vez que trabajaba en Sudamérica.

A Tim le encantaba su trabajo. Se encargaba de planificar la ruta, mantener el vehículo, encontrar los lugares de acampada y asegurarse de que los viajeros se divirtieran. Era un trabajo duro, pero siempre emocionante.
Tim también se fijó enseguida en Meryl.

«Recuerdo que se lo comenté a mi copiloto y le dije: ‘Sí, me gusta esa chica'», cuenta Tim hoy a CNN Travel.

Pero aquel primer día no había mucho tiempo para hablar. Así que los viajeros metieron sus mochilas y tiendas de campaña en el camión, y el grupo emprendió la primera etapa del viaje.

«Los dos primeros días de un viaje así son bastante agitados», dice Tim. «Tuvimos que entrenar al grupo en las rutinas de montar el campamento cada noche, y conseguir que se organizaran y trabajaran en equipo».
Pero incluso durante esos días de mucho ajetreo, Tim y Meryl gravitaban el uno hacia el otro.

«Cuando las cosas se calmaban por la noche, Meryl y yo pasábamos el rato charlando», dice Tim. «Nos llevábamos muy bien».

Cada noche, los dos charlaban durante horas, de todo y de nada.

«Hablábamos mucho de nuestros viajes y experiencias anteriores, así como de nuestro interés común por el arte», recuerda Tim. «Meryl había estado en Florida State estudiando fotografía y yo era licenciado en Bellas Artes».

Los dos hablaron también de sus respectivos países de origen. Meryl conocía Inglaterra, pero no la pequeña ciudad rural de la que procedía Tim. Y cuando habló de su infancia en Miami, Tim y ella se sorprendieron de las enormes diferencias entre sus experiencias infantiles.

Cuando el grupo llegó a las cataratas de Iguazú, en la frontera entre Brasil y Argentina, Meryl ya sentía que se estaba enamorando de Tim. Sucedía tanto «gradualmente» como «rápidamente». Sólo hacía cinco días que lo conocía, pero parecía que hacía más tiempo.

Tim sentía lo mismo.

«Me sorprendió la facilidad con la que podíamos hablar el uno con el otro», dice.

Y aquí está Meryl, admirando la vida silvestre. Crédito: Meryl Rivett

Así fue como Meryl y Tim acabaron sentados juntos en las cataratas de Iguazú de madrugada, acordando casarse. Tim dice que se sorprendió a sí mismo cuando las palabras salieron de su boca.
«Decir eso me cambió la vida», dice hoy.

No aspiraba a casarse y ni siquiera estaba seguro de lo que el matrimonio significaba para él. Sólo estaba seguro de que quería estar con Meryl.

Meryl también sentía esa seguridad. Por eso dijo «sí» de inmediato. Más tarde, cuando volvió a su tienda, Karen, la amiga de Meryl, se despertó. Meryl le contó lo sucedido.
«No te lo vas a creer», le dijo. Karen se quedó boquiabierta.

En cuanto a Tim, se lo contó a su copiloto, Mike. Por lo demás, Meryl y Tim se callaron la noticia.

Pero mientras el camión atravesaba Sudamérica, los dos siguieron pasando juntos todos los momentos que podían, trasnochando, charlando y contando historias sobre sus vidas y sus objetivos.

Las Cataratas del Iguazú, un patrimonio de la Humanidad, sin agua ni turistas

Aventuras y escapadas

Meryl y Tim, fotografiados aquí en el camión durante sus viajes, mantuvieron su romance en secreto al principio. Crédito: Meryl Rivett

A medida que se enamoraban el uno del otro, Meryl y Tim se enamoraban también de los paisajes de Sudamérica. Fue especial conocer nuevos países y lugares juntos, y Tim agradeció que fuera la primera vez que conducía por esta ruta.

«Nos gustó la fauna de la Patagonia, cruzar los Andes, la belleza de Colombia y la selva ecuatoriana», recuerda.

No todo salió según lo previsto. Cuando Tim cruzó con el camión la frontera argentina, el grupo fue detenido inesperadamente y llevado a un centro de detención en el río Paraná, donde permanecieron dos días.

«Todo se debió a las tensiones entre Inglaterra y Argentina en aquella época», cuenta Tim, añadiendo que conducía «algo que parece un camión del ejército con una gran Union Jack en la parte delantera».
Era 1981, pocos meses antes de la Guerra de las Malvinas.

«Al final, tras una semana de negociaciones en Buenos Aires, nos dejaron continuar y pudimos conducir hasta Tierra del Fuego».

Cuando el grupo llegó a Bogotá, la capital de Colombia, Tim y Meryl compraron un anillo de compromiso de esmeraldas.

En ese momento, «se descubrió la verdad», como dice Tim: todo el mundo sabía que Meryl y Tim querían casarse. Cuando el grupo llegó a Chile y cada uno siguió su camino, los compañeros de viaje desearon a Tim y Meryl lo mejor para su vida juntos.

Hace 32 años besó a una mujer en el Transiberiano. Luego cruzó el mundo para encontrarla

Un nuevo capítulo juntos

Uno o dos días después de la conversación en las cataratas de Iguazú, Meryl escribió a sus padres para comunicarles que estaba comprometida.

«En ese momento, por supuesto, no había forma de llamar a nadie, estábamos en medio de la nada», dice Meryl.

Pero, sin que Meryl lo supiera, la carta nunca llegó a Estados Unidos. Finalmente, se puso en contacto con sus padres a través de un teléfono público en Chile.

«Regreso a casa y me voy a casar», les dijo Meryl.

Los padres de Meryl se sorprendieron, pero se alegraron por ella. Meryl les contó que Tim y ella se habían enamorado durante el viaje y les explicó que su boda iba a ser pequeña y discreta, con pocos invitados.

Casualmente, Lisa, la hermana de Meryl, también estaba comprometida y había organizado su boda para principios de 1982. La madre de Meryl se había encargado de planificarla, así que le dijo a Meryl que ella también se encargaría de la boda.

«La madre de Meryl se puso manos a la obra y lo hizo todo por partida doble», recuerda Tim. «Contrató a todo el mundo por partida doble: el mismo florista, el mismo hotel, el mismo grupo de música, el mismo oficiante, y repitió todo un par de meses después de que Lisa se casara».

Esto significó que el día de la boda de Meryl y Tim en abril de 1982 «resultó ser una boda realmente muy grande en un hotel bastante lujoso de Miami Beach», como recuerda Tim.

A Meryl y Tim no les importó que la celebración fuera más elaborada de lo que habían imaginado: fue un día maravilloso y fantástico para celebrarlo con todos sus seres queridos. El padrino de Tim, Paul, era un amigo que había hecho en el viaje de acampada a Sudamérica y que había estado allí cuando Tim se enamoró de Meryl. Y los padres de Tim también estaban allí, disfrutando de conocer a su nueva familia estadounidense.

En cuanto a Meryl, que ese día adoptó el nombre de Tim, convirtiéndose en Meryl Rivett, recuerda la abrumadora sensación de emoción que sintió el día de su boda. Se sentía preparada para que ella y Tim pasaran de disfrutar del romance vacacional «a la vida real».

Al principio, Meryl y Tim no estaban seguros de si vivirían en Estados Unidos o en el Reino Unido, pero una temporada en Inglaterra después de la boda les hizo decidirse.

«Me volví loca con la lluvia y la penumbra», dice Meryl riendo. «Dije: ‘No puedo vivir aquí'».

En cuanto a Tim, estaba contento de mudarse a EE.UU.: sus años de viajes le permitían acostumbrarse a cualquier lugar con bastante rapidez

Meryl y Tim llevaban menos de un año de conocerse cuando se casaron, pero no tuvieron dificultades para adaptarse a la vida en común y echar raíces en Florida.

Meryl lo atribuye al hecho de que ambos eran bastante maduros. Aún eran jóvenes, pero no demasiado, y ambos habían viajado mucho y vivido muchas experiencias diferentes.

Y, añade, eran simplemente compatibles. La facilidad que sintieron aquellos primeros días en Sudamérica nunca se fue, sino que se consolidó con el paso de los años.

«Fue muy fácil resolver las cosas», dice. «Nunca tuvimos ningún problema».

La pareja se asentó en nuevos trabajos y rutinas, pero siguió sacando tiempo para viajar: desde viajes anuales al Reino Unido para ver a la familia de Tim hasta aventuras en Centroamérica y Australia.

Se enamoró de un extraño que conoció en la playa y cambió Estados Unidos por la Riviera Francesa

Cuatro décadas juntos

Meryl y Tim llevan juntos cuarenta años y aún les encanta vivir aventuras juntos. Crédito: Meryl Rivett

En abril de 2024, Meryl y Tim celebraron su 42 aniversario de boda. Sus cuatro décadas juntos se han definido por «estar el uno con el otro, compartir objetivos y un diálogo abierto», como dice Tim.

Aún pasan las tardes hablando durante horas, a menudo sobre sus muchos intereses comunes: Tim y Meryl comparten la pasión por el aire libre y les encanta hacer senderismo, navegar y montar en bicicleta. También son entusiastas fotógrafos aficionados. Y les encantan los perros.

Meryl y Tim siguen siendo buenos amigos de Karen, la amiga australiana de Meryl, a la que han visitado en Australia y con la que se han reunido en Estados Unidos. Tim fue a la boda de Mike, su copiloto en Encounter Overland, que casualmente también se casó con una de sus pasajeras.

Cuatro décadas después, a Meryl y Tim les sigue gustando contar cómo se conocieron.
«Me gusta compartir la historia», dice Meryl, «creo que es muy diferente».

A la gente también le encanta escucharla, añade Tim, sobre todo cuando se enteran de que Tim y Meryl se prometieron al cabo de solo cinco días.

«Parece el guión de una película, casi no se lo creen», dice Tim. «Sólo cuando hablan más con nosotros se dan cuenta de que todo sucedió así».

Mirando atrás, a la pareja le cuesta recordar exactamente qué se les pasó por la cabeza cuando decidieron casarse tan rápido. Pero nunca se han arrepentido de su decisión. Tim y Meryl siguen sintiéndose igual de seguros de su elección todos estos años después.

«Creo que a veces la gente espera demasiado para tomar una decisión», dice Meryl. «Se oyen historias de gente que lleva comprometida muchos años. Llevan tantos años saliendo. ¿Por qué han esperado años?».

Cinco días es el otro extremo del espectro, admite Meryl, riendo. Pero en retrospectiva, cree que fue realmente «amor a primera vista».

Y aunque Meryl y Tim no están seguros, exactamente, de lo que significaba el matrimonio para ellos a principios de los 80, hoy se sienten seguros. Es, dice Tim, simplemente «la comodidad de tener un compañero para toda la vida».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,