ANÁLISIS | La condena a Trump anuncia un momento sombrío y volátil en la historia de Estados Unidos

(CNN) — El primer acto de Donald Trump al convertirse en delincuente convicto fue lanzar un nuevo y furibundo ataque contra el Estado de derecho. Esto deja en evidencia la gravedad de la elección que aguarda a los votantes estadounidenses.

En cierto sentido, la condena de Trump por todos los cargos en su primer juicio penal afirmó el principio sobre el que se fundó Estados Unidos: que todos somos iguales y que nadie, ni siquiera un multimillonario y ex y posiblemente futuro presidente, goza de impunidad.

Pero el arrebato autoritario de Trump minutos después del veredicto de culpabilidad en Nueva York y el apuro de los principales republicanos para unirse en su ataque al sistema judicial subrayan lo amenazados que están ahora esos valores fundamentales.

Condenan a Donald Trump por todos los cargos de falsificación de registros comerciales en un caso de pago por silencio en Nueva York

«Este fue un juicio amañado y vergonzoso. El verdadero veredicto será el 5 de noviembre, por el pueblo, y ellos saben lo que pasó aquí y todo el mundo sabe lo que pasó aquí», dijo Trump minutos después de que un miembro del jurado anunciara que era culpable de 34 delitos graves de falsificación de registros comerciales para ocultar un pago con dinero a cambio de silencio a una estrella de cine para adultos. Tras regresar a la Torre Trump y saludar a sus seguidores con el puño cerrado, Trump emitió una declaración escrita que dejaba claro que considera que su propio destino y el de la nación son indistinguibles, un sello distintivo de un líder dictatorial. «Soy un hombre muy inocente, y está bien, estoy luchando por nuestro país. Lucho por nuestra Constitución. Todo nuestro país está siendo manipulado ahora mismo», escribió Trump.

La campaña del presidente Joe Biden se hizo eco de la creencia de su oponente de que el juicio definitivo sobre el expresidente llegará en las elecciones generales.

«El veredicto de hoy no cambia el hecho de que el pueblo estadounidense se enfrenta a una simple realidad», dijo el director de comunicaciones de la campaña, Michael Tyler. «Sigue habiendo una sola manera de mantener a Donald Trump fuera del Despacho Oval: en las urnas. Condenado o no, Trump será el candidato republicano a la presidencia», dijo Tyler. «La amenaza que Trump supone para nuestra democracia nunca ha sido mayor».

Un momento de angustia personal con consecuencias nacionales

La condena de Trump por un jurado unánime de Nueva York ha sido el punto más bajo y doloroso de una tumultuosa vida en la que ha negado la rendición de cuentas y en la que ha vivido bonanzas y crisis financieras, tres matrimonios, el estrellato televisivo, frecuentes roces con la ley, el triunfo en las elecciones de 2016, una presidencia que rompe las normas y un intento de destruir la democracia para mantenerse en el poder tras perder en 2020.

A juzgar por su cara roja de conmoción fuera de la sala, el veredicto fue un momento de angustia personal. Dado que tiene muchas posibilidades de ser el próximo presidente, seguramente se convertirá también en una grave prueba nacional.

Robert De Niro se presenta a las puertas del tribunal durante los alegatos finales del juicio contra Trump

Trump se había declarado inocente en un juicio de los cuatro casos penales enredados con las elecciones presidenciales de 2024 y el único que probablemente verá un jurado antes de los comicios. Las respuestas a cualquier moción de la defensa en el caso del pago de dinero por silencio deben presentarse antes del 27 de junio, el día del primer debate presidencial, organizado por CNN. La audiencia de sentencia de Trump está fijada para el 11 de julio, apenas unos días antes de que se asegure la candidatura presidencial en la Convención Nacional Republicana y más o menos cuando ha dicho que anunciaría su elección de vicepresidente. Sus defensas legales ya se han transformado con su estrategia política en una narrativa de persecución política, y promete que dedicará un posible segundo mandato a la «retribución» contra sus enemigos.

Entre el electorado que Trump ha polarizado constantemente, es probable que el veredicto sea recibido con furia por sus partidarios y con júbilo por sus críticos. Pero, en realidad, se trata de un pasaje sombrío e incluso trágico de la historia de Estados Unidos. Los estadounidenses nunca vieron a un expresidente condenado por un delito. A un país ya desgarrado por la amarga polarización política y cultural probablemente le esperan tiempos convulsos.

Enormes implicaciones

Comienzan con las posibles consecuencias para unas elecciones dentro de cinco meses. Podrían verse en el cambio de apenas unos miles de votos en unos pocos estados. Trump lleva meses preparando a los votantes para la posibilidad de que fuese declarado culpable en un caso que, según los fiscales, se centró en un intento de engañar a los votantes en 2016. Afirmó que sus cuatro acusaciones penales son un complot de Biden para destruirlo. En esencia, ha estado trabajando para hacer añicos su mayor norma hasta la fecha: la idea de que sería impensable que un delincuente fuera presidente.

Nadie puede saber cómo reaccionarán los votantes ante este último momento de ignominia de Trump. Su condena sin duda energizará a su base leal y su campaña tratará de crear una reacción contra el veredicto entre los votantes más moderados. Si lo consiguen, el jueves podría ser recordado como el día en que Biden perdió las elecciones.

O, el veredicto de culpabilidad podría jugar a favor del tema de campaña de Biden, que se basa en que su predecesor es demasiado corrupto y extremista para servir de nuevo como presidente. Los votantes moderados y de los suburbios, a los que Trump siempre ha tenido dificultades para atraer, podrían alienarse aún más.

Trump es ahora un delincuente convicto. ¿Puede todavía postularse a la presidencia?

Pero las tácticas de Trump y su capacidad para moldear las opiniones de sus seguidores, con la ayuda de la maquinaria mediática conservadora, significarán inevitablemente que el sistema judicial se unirá al sistema electoral como otra institución esencial de la gobernanza estadounidense que ahora millones de ciudadanos consideran ilegítima.

Y si es Trump quien levanta la mano para jurar preservar, proteger y defender la Constitución el 20 de enero como 47º presidente, Estados Unidos estará dirigido por un delicuente entre cuyas funciones estará la de ser el jefe simbólico del sistema judicial. El peligro es grave porque con su intento de mantenerse en el poder tras perder las elecciones de 2020, Trump ya ha demostrado que hará lo que haga falta para salvarse, aunque sus acciones dañen catastróficamente a las instituciones democráticas.

El expresidente de EE.UU. Donald Trump fue declarado culpable de 34 delitos graves de falsificación de registros comerciales durante su juicio en el Tribunal Penal de Manhattan el 30 de mayo de 2024, en la ciudad de Nueva York. (Steven Hirsch/Pool vía Reuters)

Resonancias del veredicto del juicio a Trump

El historiador presidencial de CNN Timothy Naftali dijo el jueves que el llamado a las armas de Trump para una campaña contra el sistema legal significará que todos los republicanos se verán obligados a ponerlo en el centro de sus campañas de 2024. «Eso va a crear, en mi opinión, un torrente de veneno que será probablemente peor que el que vimos en la campaña ‘Stop the Steal’ que precedió al 6 de enero. Y eso va a desestabilizar aún más a un país ya de por sí sensible», dijo Naftali. «Me preocupa porque la campaña ‘Stop the Steal’ creó dudas generalizadas sobre la honestidad de nuestro sistema electoral y llevó a mucha gente a creer que se había cometido fraude en 2020».

Una pregunta que sobrevoló durante mucho tiempo en este juicio es si el delito, falsificar registros comerciales para ocultar un pago de dinero por silencio a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels para engañar a los votantes en 2016, era lo suficientemente grave como para que el fiscal del distrito de Manhattan, Alvin Bragg, se arriesgara a las extraordinarias consecuencias políticas de acusar a un expresidente. El uso por parte de los fiscales de Michael Cohen, el antiguo colaborador de Trump, como su testigo estrella, a pesar de su propia condena por cargos fiscales y por mentir al Congreso, fue profundamente controvertido. El abogado de Trump, Todd Blanche, dijo el jueves a Kaitlan Collins, de CNN, que el momento del juicio, en plena campaña electoral, era injusto para el expresidente.

Pero los cargos no fueron inventados por los fiscales, como afirmó Trump. Fueron presentados por un jurado investigador. Al expresidente se le ofreció la presunción de inocencia hasta que se demostrara su culpabilidad, y fue juzgado por un jurado de sus iguales. Incluso ahora, la Constitución que él afirma que ha sido secuestrada le protegerá con toda una serie de recursos, como en todos sus otros casos penales.

La histórica condena de Trump, ¿cambia la elección de los votantes? Esto dicen los consultados por CNN

Pero una vez que un jurado emitió su veredicto, se considera que se hizo justicia. Así que los inmediatos ataques republicanos contra el juez, el tribunal y el veredicto representan un esfuerzo extraordinario de uno de los dos principales partidos políticos del país para volverse contra la integridad del sistema legal.

Tras fracasar en su intento de condenar a Trump en dos procesos de destitución y después de que muchos de sus miembros más destacados repitieran sus mentiras sobre las elecciones de 2020, el Partido Republicano está demostrando que no hay nada que Trump pueda hacer que rompa el culto que el partido profesa a su líder. Esto sugiere que cualquier segundo mandato de Trump tendría aún menos limitaciones que su salvaje primer mandato. Y plantea dudas sobre su afirmación de estar llevando a cabo una campaña de «ley y orden».

Una de las primeras republicanas en reaccionar fue la diputada por Nueva York Elise Stefanik, presidenta de la conferencia del Partido Republicano en la Cámara de Representantes y considerada como posible candidata de Trump a la vicepresidencia. «El veredicto de hoy muestra lo corrupto, amañado y antiestadounidense que se ha vuelto el sistema de justicia convertido en un arma por Joe Biden y los demócratas», dijo Stefanik. «Desde el principio, la balanza de la justicia convertida en arma se apiló contra el presidente Trump».

La gente celebra después de que el expresidente Donald Trump fuera declarado culpable de todos los cargos en la Corte Penal de Manhattan el 30 de mayo en la ciudad de Nueva York. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images)

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, que viajó para apoyar a Trump durante su juicio y contribuyó a alimentar las falsas denuncias de fraude electoral en 2020, aportó el peso simbólico de su cargo para apoyar a Trump y atacar al sistema judicial. «Hoy es un día vergonzoso en la historia de Estados Unidos. Los demócratas vitorearon mientras condenaban al líder del partido contrario por cargos ridículos, basados en el testimonio de un delincuente inhabilitado y condenado. Esto fue un ejercicio puramente político, no legal», alegó el republicano de Luisiana.

Otro de los principales aliados de Trump, el senador por Carolina del Sur Lindsey Graham, dijo que nunca hubo posibilidad de un juicio justo en una ciudad que sacó su jurado de una de las zonas más liberales de Estados Unidos. «Este veredicto dice más del sistema que de las acusaciones. Será visto como políticamente motivado e injusto, y será tremendamente contraproducente para la izquierda política», dijo Graham. «Esto es una burla a la justicia».

El comentario de Graham promovió una idea que ha arraigado entre los conservadores, según la cual un dirigente republicano solo puede tener un juicio justo si se lo juzga en una jurisdicción en la que sea popular, una propuesta que, en efecto, politizaría permanentemente la justicia.

Estos son los 34 cargos por los que declararon culpable a Donald Trump

Uno de los republicanos que se negó a sumarse a la avalancha de críticas al veredicto fue el exgobernador de Maryland Larry Hogan, candidato al Senado. «En este momento de peligrosa división en nuestra historia, ningún líder, independientemente de su partido, debe echar leña al fuego con más partidismo tóxico», dijo Hogan en un comunicado antes de que se anunciara el veredicto. Chris LaCivita, un alto asesor de la campaña de Trump escribió en X: «Acaban de poner fin a la campaña».

Una seguidora de Trump reacciona mientras se anuncia el veredicto en el juicio penal contra el expresidente de EE.UU. y candidato presidencial republicano Donald Trump, en Collect Pond Park, frente a la Corte Penal de Manhattan, el 30 de mayo de 2024, en Nueva York. (Crédito: Kena Betancur/AFP/Getty Images)

El comentario de Hogan habría sido en otro tiempo una reacción republicana estándar a la condena de un político de alto nivel. En otra época, un veredicto de culpabilidad habría acabado inmediatamente con la campaña de Trump. El hecho de que el delincuente recién convicto ya lo esté utilizando como trampolín hacia el poder habla de días volátiles por venir.

«Este veredicto muestra dos cosas diferentes», dijo Naftali. «La primera es que el expresidente puede ser acusado y declarado culpable por un grupo de sus pares. Y eso demuestra la fortaleza de nuestro sistema. El otro veredicto, sin embargo, aún no se ha producido y responde a una pregunta: ¿pueden los poderosos utilizar nuestro sistema político para escapar a las consecuencias de ser declarados culpables? Ese veredicto será en noviembre».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Calendario de los Juegos Olímpicos de París 2024: horarios, competiciones y fechas,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Biden reconoce en privado que los próximos días son claves para poder salvar su candidatura a la reelección,
Emiten advertencia de huracán para algunas zonas de la Península de Yucatán, en México,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,