Cancelan el lanzamiento de la misión Starliner de Boeing por problemas técnicos

(CNN) — La nave espacial Starliner de Boeing y dos astronautas preparados para volar el vehículo durante su primer lanzamiento tripulado permanecerán en tierra al menos un día más después de que se anunciara su cancelación.

Los dos astronautas estaban a menos de cuatro minutos del lanzamiento cuando un sistema automático provocó una parada. Aún no está claro cuál fue la causa.

La misión lleva una década preparándose. Si la nave espacial no lograba despegar, como en efecto ocurrió este sábado, existen otras oportunidades de lanzamiento los días 2, 5 y 6 de junio, según la NASA.

Se esperaba que la nueva nave despegue a bordo de un cohete Atlas V a las 12:25 p.m. ET desde la Estación Espacial de Cabo Cañaveral en Florida. La transmisión en directo del evento comenzó a las 8:15 a.m. ET y puede seguirse en el sitio web de la NASA.

La misión, denominada Crew Flight Test, es la culminación de los esfuerzos de Boeing por desarrollar una nave espacial que rivalice con la cápsula Crew Dragon de SpaceX y amplíe las opciones de Estados Unidos para transportar astronautas a la estación espacial en el marco del Programa de Tripulación Comercial de la NASA. La iniciativa de la agencia federal pretende fomentar la colaboración con socios de la industria privada.

Si en alguno de los posibles intentos resulta exitoso, el vuelo supondría el sexto viaje inaugural de una nave espacial tripulada en la historia de Estados Unidos, según señaló el administrador de la NASA, Bill Nelson, en una conferencia de prensa celebrada en mayo. A bordo irán los veteranos astronautas de la NASA Butch Wilmore y Suni Williams.

«Comenzó con Mercury, luego con Gemini, luego con Apollo, el transbordador espacial, luego (SpaceX) Dragon, y ahora Starliner», dijo Nelson.

Williams también hará historia como la primera mujer en volar a bordo de una misión de este tipo.

Objetivos de la misión Boeing Crew Flight Test

Tras alcanzar la órbita, la cápsula de la tripulación Starliner, que transporta a Wilmore y Williams, se separará del cohete Atlas V y encenderá sus propios motores. Se espera que el Starliner pase más de 24 horas viajando hacia la Estación Espacial Internacional.

Los astronautas probarán varios aspectos de las capacidades de Starliner, incluido el rendimiento de los propulsores de la nave espacial, el funcionamiento de sus trajes espaciales dentro de la cápsula y el pilotaje manual en caso de que la tripulación necesite anular el piloto automático de la nave.

Así luce Neptune, el globo gigante que llevara a turistas al borde del espacio

Los astronautas probarán la capacidad de «refugio seguro» del Starliner, diseñada para ofrecer a la tripulación de la estación espacial un refugio en caso de que se produzca algún problema en la estación espacial, según Steve Stich, director del Programa de Tripulación Comercial de la NASA, que habló durante una conferencia de prensa este viernes.

Cuando llegue el momento de volver a casa, Williams y Wilmore regresarán utilizando la misma cápsula Starliner y aterrizarán en un lugar del suroeste de Estados Unidos.

Los astronautas de la NASA Suni Williams (izquierda) y Butch Wilmore posan antes del lanzamiento. (Joe Skipper/Reuters)

Una serie de retrasos

Años de retrasos en el desarrollo, problemas en los vuelos de prueba y otros costosos contratiempos han ralentizado el camino de Starliner hacia la plataforma de lanzamiento. Mientras tanto, SpaceX, el competidor de Boeing en el programa comercial de la NASA, se convirtió en el proveedor de transporte de los astronautas de la agencia espacial.

Esta misión podría ser el último hito importante para que la NASA considere que la nave espacial Starliner de Boeing está lista para las operaciones de rutina y para llevar astronautas y carga a la estación espacial.

«Estamos impacientes por volar en esta misión. Se trata de un vuelo de prueba; sabemos que vamos a aprender cosas», dijo Mark Nappi, vicepresidente y director del Programa de Tripulación Comercial de Boeing, en un comunicado. «Vamos a mejorar, y esa mejora comienza con la misión Starliner-1 y será aún mejor que la misión que estamos a punto de volar».
Solo faltaban unas dos horas para el primer intento de lanzamiento tripulado del Starliner, el 6 de mayo, cuando los ingenieros detectaron un problema en una válvula de la segunda etapa, o parte superior, del cohete Atlas V. Todo el conjunto, cohete y nave, fue retirado de la plataforma de lanzamiento para ser sometido a pruebas y reparaciones.
Luego, los equipos de la misión informaron de una pequeña fuga de helio en el módulo de servicio de la nave. La fuga se localizó en una pieza llamada brida en un propulsor del sistema de control de reacción, donde se utiliza helio para permitir que los propulsores se enciendan.

La agencia espacial afirmó que la fuga no suponía una amenaza para la misión.

«Analizamos muy detenidamente cuáles eran nuestras opciones con esta brida en particular», dijo. «Una línea de combustible, una línea de oxidante y una línea de helio entran todas en la brida, lo que hace que sea problemático trabajar en ella. Es casi inseguro trabajar en ella».

En lugar de hacer un reemplazo para arreglar la fuga, los equipos decidieron que la fuga de helio es lo suficientemente pequeña como para ser manejable, dijo Stich.

«Cuando nos planteamos este problema, no se trataba de hacer intercambios», dijo Nappi. «Se trataba de si era seguro o no. Y es seguro. Y por eso decidimos que podíamos volar con lo que tenemos».

La nave espacial Starliner, de Boeing, realiza una prueba crítica no tripulada

Durante la cuenta regresiva del lanzamiento, los equipos de la misión vigilarán la fuga para ver si aumenta. Los equipos han pasado las dos últimas semanas evaluando los niveles aceptables para la fuga de helio y la solución de problemas, que se han establecido en el libro de normas que los ingenieros utilizarán cuando evalúen la fuga el sábado por la mañana, dijo Nappi.

Mientras evaluaban el problema del helio, los ingenieros también detectaron una «vulnerabilidad de diseño» en el sistema de propulsión, es decir, la identificación de un escenario remoto en el que algunos propulsores podrían fallar cuando el vehículo abandona la órbita terrestre, sin un método de respaldo para volver a casa sano y salvo.

Desde entonces, la NASA y Boeing han trabajado con el proveedor del propulsor para elaborar un plan de respaldo que permita realizar el encendido de órbita en caso de que se produzca esa situación, explicó Stich en una conferencia de prensa celebrada el 24 de mayo.

«Hemos restaurado esa redundancia para la capacidad de reserva en un conjunto muy remoto de fallos para el quemado directo», dijo Stich.
Tras una reunión de revisión de la preparación para el vuelo celebrada el 29 de mayo, los responsables de la NASA, Boeing y United Launch Alliance, que construyó el cohete, «verificaron la preparación para el lanzamiento, incluidos todos los sistemas, instalaciones y equipos de apoyo al vuelo de prueba», según la agencia espacial.

Los equipos de la misión también examinaron de cerca los paracaídas del Starliner después de que uno de los paracaídas del reciente vuelo suborbital tripulado de Blue Origin no se inflara completamente. Starliner utiliza componentes similares a ese sistema de paracaídas, explicó Stich.

Blue Origin compartió los datos del vuelo con Boeing y la NASA, y tras evaluar los paracaídas de Starliner, el equipo los consideró «aptos para volar».

Equipaje de último minuto

La estación espacial experimentó el miércoles una anomalía que Starliner podría ayudar a solucionar, dijo Dana Weigel, responsable del Programa de la Estación Espacial Internacional de la NASA.

Una bomba del conjunto procesador de orina de la estación falló.

«Ese procesador de orina toma toda la orina de la tripulación y la procesa en el primer paso de un sistema de recuperación de agua», dijo Weigel. «A continuación, la envía a un procesador de agua que la convierte en agua potable. La estación está realmente diseñada para ser un circuito cerrado».

Se esperaba que la bomba funcionara hasta el otoño, y se había programado su sustitución a bordo de una misión de reabastecimiento de carga prevista para agosto. Pero el fallo de la bomba «nos obligó a almacenar una cantidad ingente de orina», explicó Weigel.

Ahora, la orina debe almacenarse a bordo en contenedores. Para resolver este problema, se instaló rápidamente una bomba de repuesto en la carga del Starliner. La bomba pesa unos 45 kilos, así que el equipo sacó del Starliner dos maletas de la tripulación con ropa y artículos de aseo como champú y jabones elegidos a mano por Wilmore y Williams.

En la estación espacial hay un suministro de contingencia de ropa y artículos de aseo genéricos que el dúo de astronautas utilizará en su lugar durante su corta estancia, dijo Weigel.

Wilmore y Williams han estado en cuarentena para proteger su salud antes del lanzamiento desde finales de abril, dijo el astronauta de la NASA Mike Fincke, que está designado para servir como piloto de la próxima misión Boeing Starliner-1, la misión que seguiría a un exitoso vuelo de prueba.

«Butch y Suni confían plenamente en nuestro cohete, en nuestra nave espacial, en nuestros equipos de operaciones y de gestión de la dirección, y sin duda están listos para partir», declaró.

Deblina Chakraborty, de CNN, ha contribuido a este reportaje.

Suscríbete al boletín científico Wonder Theory de CNN. Explora el universo con noticias sobre descubrimientos fascinantes, avances científicos y mucho más.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

'Shrek 5' llegará en julio de 2026 con sus grandes estrellas a bordo,
Ni música ni cortes de pelo al estilo occidental: Un informe de la ONU detalla la vida en Afganistán bajo la moral del Talibán,
China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,