Trump prometió hacer un anuncio sobre los medicamentos abortivos, pero eso no ocurrirá pronto

(CNN) — El expresidente de Estados Unidos Donald Trump sigue eludiendo las cuestiones sobre el acceso al aborto a las que se enfrentarán los estadounidenses si es elegido, la última relacionada con el caso del Tribunal Supremo de Estados Unidos que podría limitar el acceso al aborto con medicamentos.

Trump prometió el 27 de abril dar a conocer más detalles sobre cómo una futura administración suya regularía la píldora abortiva mifepristona. Le dijo a la revista Time que tiene «puntos de vista bastante fuertes» sobre el tema y que haría un anuncio «probablemente durante la próxima semana».

Ese anuncio nunca llegó. Y ahora su campaña presidencial dice que no tiene expectativas de que se produzca pronto, incluso cuando la decisión sobre el caso podría llegar este jueves, el próximo día de opinión del tribunal.

La evasiva subraya la cuerda floja en la que Trump sigue caminando cuando se trata del aborto, un tema que se ha convertido en un polémico punto de inflamación de cara a las elecciones de 2024. Desde que lanzó su tercera candidatura a la Casa Blanca, Trump ha tenido que lidiar con las repercusiones políticas de la anulación del caso Roe vs. Wade, un cambio radical en la política abortista del país provocado por su transformación del Tribunal Supremo durante su primer mandato.

«En cuanto a la política al respecto, sigue siendo un proceso interno, pero no espero nada antes de que el Tribunal se pronuncie al respecto en este momento», dijo uno de los asesores de Trump. «Ese tipo de anuncio, me sorprendería que llegara ante el tribunal».

Un segundo asesor de Trump se hizo eco de ese sentimiento: «Vamos a esperar a ver cómo se resuelve todo con los tribunales». El asesor añadió que hay «muchas otras cuestiones que son igual de importantes. Tenemos que centrarnos en la economía, tenemos que centrarnos en la inmigración. Hay muchas cosas que están pasando».

Lo más destacado de los argumentos en la Corte Suprema sobre la prohibición del medicamento para el aborto mifepristona

La Corte Suprema protege el acceso a la píldora abortiva 3:43

El equipo político de Trump ha estado redactando informalmente la política sobre el tema entre bastidores durante semanas y han buscado el asesoramiento de aliados externos, como su exasesora Kellyanne Conway, según fuentes familiarizadas con el proceso.

Sin embargo, dos asesores de alto nivel de Trump dijeron a la CNN que actualmente no tienen planes inmediatos de publicar una propuesta sobre la mifepristona y que en su lugar tienen la intención de esperar a la esperada decisión del Tribunal Supremo sobre el caso de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos contra la Alianza para la Medicina Hipocrática.

El caso trata de si la FDA se extralimitó en sus funciones al ampliar el acceso a la mifepristona, por ejemplo permitiendo que el medicamento se dispensara sin visitas clínicas en persona.

El acceso a la mifepristona ha cobrado importancia en los dos años transcurridos desde que el Tribunal Supremo anuló el caso Roe contra Wade y muchos estados rojos han prohibido el procedimiento.

El recurso fue presentado por médicos contrarios al aborto que afirman que sus consultas se han visto afectadas porque deben tratar a mujeres que han tenido complicaciones con el fármaco. La FDA y grupos médicos externos insisten en que es seguro.

Los republicanos, que durante décadas han hecho de las restricciones al aborto una pieza central de su agenda política, tienen opiniones diversas sobre cómo debe regularse la medicación abortiva. Mientras que algunos conservadores y grupos antiabortistas han presionado para que se prohíba, otros han pedido un enfoque más comedido, como exigir que solo sea administrado por un médico.

Parte de lo que los defensores antiaborto están luchando es la óptica de una administración Trump tomando medidas reguladoras que tomarían medidas enérgicas contra el aborto con medicamentos frente a confiar en los tribunales para tomar medidas similares.

«El problema es que si los demócratas pueden decir que usaste el tribunal para negar a las mujeres el acceso a un medicamento legal y aprobado por la FDA. Es un problema. Francamente, no sé cómo pararlo. Está claro que la FDA se excedió en su autoridad», dijo a CNN un líder antiaborto, que pidió el anonimato para hablar con franqueza. «Se podría frenar a la FDA y decir que requiere una consulta médica o algo similar. Los abortivos no deberían ser tratados como aspirinas».

Un segundo asesor de alto rango de Trump dijo a CNN que el equipo reconoce las amplias y diferentes opiniones que tienen los conservadores sobre cómo abordar el tema y ha sido «consciente no sólo de los ángulos políticos, sino de muchos de los objetivos técnicos que tenemos que tener en cuenta y pensar antes de que podamos llegar a algún tipo de decisión».

Aborto en Estados Unidos: en dónde está prohibido, restringido o permitido

Esta es la reacción de Trump ante la prohibición del aborto en Arizona 1:11

Y aunque el expresidente suele pregonar que ha sido el presidente más provida que ha tenido el país, también sigue considerando el tema como un perdedor político para los republicanos de cara a noviembre, dicen fuentes cercanas a Trump.

Durante gran parte de las primarias republicanas de 2024, Trump evitó el tema del aborto y, cuando se pronunció, a veces enfureció a los líderes antiabortistas al criticar la avalancha de nuevas restricciones por parte de miembros de su partido en respuesta a la histórica decisión. En abril, anunció que cree que la política sobre el aborto debería dejarse en manos de los estados, lo que frustró aún más a muchos de esos líderes.

La campaña de Biden ha tratado de sacar provecho de la cuestión, advirtiendo en actos de campaña y anuncios de lo que podría significar una segunda administración Trump para el derecho al aborto.

«La pregunta es: si Donald Trump vuelve al poder, ¿qué libertad perderás a continuación? Tu cuerpo y tus decisiones te pertenecen, no al Gobierno, no a Donald Trump. Lucharé como un demonio para recuperar tu libertad», dijo el presidente Joe Biden en un anuncio publicado después de que el Tribunal Supremo de Arizona fallara a favor de permitir la aplicación de una prohibición de la época de la Guerra Civil. (La legislatura estatal, controlada por los republicanos, ha derogado desde entonces la prohibición).

Encuestas recientes realizadas por CNN muestran que aproximadamente la mitad de los adultos de Estados Unidos, el 49%, quiere que los políticos federales trabajen para consagrar el acceso al aborto a nivel nacional, mientras que el 37% dice que las leyes sobre el aborto deben dejarse en manos de los estados, y el 14% pide restricciones a nivel nacional.

Varios asesores y aliados de Trump describieron al expresidente como alguien que sopesa constantemente las ramificaciones políticas de cada anuncio importante sobre un tema tan sensible, al tiempo que quiere preservar la flexibilidad política para un segundo mandato.

«Trump no es tonto. Reconoce que prohibir los medicamentos abortivos no es una buena política en este momento», dijo a CNN una persona cercana a Trump. «Es una situación pegajosa para navegar, pero él está manteniendo sus opciones abiertas».

Sin embargo, las fuentes también reconocieron que la inclinación de Trump por el juego de palabras sobre el tema podría frustrar aún más a algunos de sus aliados clave en el movimiento conservador que ayudaron a impulsarlo a la Casa Blanca en 2016, muchos de los cuales todavía están molestos por su negativa a respaldar una prohibición del aborto en todo el país, a pesar de la fuerte presión de los grupos antiabortistas y aliados para hacerlo.

Florida tiene una nueva ley restrictiva del aborto 4:18

La evasiva de Trump choca con los conservadores que presionan por más restricciones

La decisión de abstenerse de esbozar un plan claro sobre cómo manejar los medicamentos abortivos se produce cuando muchos de estos grupos están pidiendo a los republicanos que adopten un enfoque más agresivo en la restricción de los medicamentos abortivos, y ven el caso FDA vs. AHM ante la Corte Suprema como una oportunidad clave para impulsar una mayor regulación.

«Aunque el caso está relacionado con el aborto, la cuestión que se plantea ante el Tribunal es si la FDA infringió la ley y sus propias normas cuando eliminó prácticamente todas las normas de seguridad, ignorando la necesidad de las mujeres de acudir al médico en persona y de recibir una atención continuada cuando toman medicamentos abortivos peligrosos», ha declarado sobre el caso Susan B. Anthony Pro-Life America, uno de los principales grupos antiabortistas. «Los médicos, que han sido testigos del daño causado a mujeres y niñas, piden al Tribunal que responsabilice a la FDA por incumplir su deber de proteger la salud y la seguridad públicas».

Los principales grupos médicos han rebatido las afirmaciones de que la mifepristona es insegura, y gran parte de los argumentos orales del Tribunal Supremo a principios de este año se centraron en si los médicos antiabortistas que desafiaban las normas de la FDA habían demostrado que realmente estaban siendo perjudicados por el actual régimen regulador del fármaco.

Con la actual incertidumbre en torno al caso del Tribunal Supremo, una cuestión que se ha debatido ampliamente dentro del movimiento conservador es la posibilidad de que la próxima administración republicana aplique una ley federal del siglo XIX que prohibiría el envío por correo de medicamentos utilizados para abortar.

Encuesta CNN | La mayoría de los estadounidenses aún se opone a la revocación de Roe, pero no hay unanimidad sobre legislación del aborto

La Ley Comstock, como se conoce a la ley, prohibía no sólo el envío por correo de fármacos que inducen al aborto, sino también de anticonceptivos, pornografía y otros materiales «lascivos». Ha estado inactiva durante décadas, socavada por sentencias judiciales de principios del siglo XX que limitaban su alcance. Pero el estatuto penal ha recibido más atención en el panorama posterior a la sentencia «Roe vs. Wade», sobre todo después de que saliera a relucir en los alegatos orales del Tribunal Supremo en el taquillero caso de la píldora abortiva de esta legislatura.

La revista Time preguntó específicamente a Trump si su futuro Departamento de Justicia aplicaría la Ley Comstock, señalando que sus aliados lo han pedido.

«Haré una declaración al respecto en los próximos 14 días», dijo el expresidente, añadiendo que tiene «una gran declaración al respecto. Estoy muy convencido de ello. De hecho, creo que es una cuestión muy importante».

Entre los conservadores existe un debate no solo sobre si una futura administración republicana debería aplicar la Ley Comstock, sino sobre cómo sería esa aplicación.

La Heritage Foundation, por ejemplo, cita una interpretación amplia de la ley y su aplicación como una prioridad clave para la próxima administración republicana en su plan político, titulado Proyecto 2025. Sin embargo, el documento es impreciso en cuanto a los mecanismos de aplicación.

Algunos defensores antiabortistas ven la Ley Comstock como una posible solución para que una administración republicana restrinja el acceso al aborto sin necesidad de recurrir al Congreso, y han pedido que se interprete en sentido amplio como una prohibición del envío de medicamentos abortivos por parte de los fabricantes, lo que podría tener el efecto de prohibir el aborto con medicamentos en todo el país.

Pero otros miembros del movimiento antiabortista se han opuesto a la idea de que se utilice de forma tan agresiva.

En los últimos meses, sin embargo, algunos influyentes abogados antiabortistas se han negado a decir siquiera cuál creen que es el alcance del estatuto penal. CNN pidió a una serie de destacados grupos antiabortistas y abogados conservadores que dieran su opinión sobre la ley. Todos ellos se negaron a responder oficialmente.

El profesor de Derecho de Drexel, David S. Cohen, lo expresó así: «Se trata de unas elecciones decisivas para el futuro del aborto en este país, no por la prohibición nacional, sino por la Ley Comstock. Y yo no creo que esa sea la interpretación correcta de la Ley Comstock, pero no importa lo que yo piense. Todo lo que importa es si tienes un Departamento de Justicia, que piensa que es la interpretación correcta, y cinco jueces del Tribunal Supremo que están de acuerdo».

— Tierney Sneed, Andrew Seger, Phil Mattingly, John Fritze y Betsy Klein de CNN contribuyeron con este reporte.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Biden reconoce en privado que los próximos días son claves para poder salvar su candidatura a la reelección,
Emiten advertencia de huracán para algunas zonas de la Península de Yucatán, en México,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,