ANÁLISIS | Modi y su partido nacionalista tendrán otros cinco años en el poder en la India: ¿qué significa esto para el mundo?

(CNN) — Narendra Modi elevó la estatura de la India en la escena mundial como ningún otro dirigente reciente del país más poblado del mundo.

El primer ministro, que esta semana se aseguró un inusual tercer mandato, situó a la India y a su economía en rápido crecimiento como un actor crucial en cuestiones globales como el cambio climático y el desarrollo, al tiempo que ha consolidado a Nueva Delhi como un socio clave en materia de seguridad para Estados Unidos y un aspirante a líder del Sur Global.

La victoria de Modi dará a este líder de 73 años y a su partido nacionalista hindú, el Bharatiya Janata Party (BJP), otros cinco años para elevar la estatura mundial de la India y gestionar sus conflictivas relaciones y disputadas fronteras con sus vecinos de armas nucleares, China y Pakistán.

Pero los resultados electorales también sitúan a Modi en una posición radicalmente distinta de la que disfrutó durante su primera década en el poder.

El gran líder y su BJP se quedaron muy lejos de la mayoría absoluta esperada y deben recurrir a socios de coalición para formar gobierno.

“Sigue siendo una historia sólida”: por qué la sorpresa electoral de la India no descarrilará su auge económico

Esto se ha considerado un duro revés para el líder y su partido, acusados por sus detractores de fomentar la islamofobia y la violencia religiosa en la India, de reducir las libertades civiles y de no resolver problemas de subsistencia como el creciente desempleo juvenil.

Ahora, Modi tendrá que «dedicar mucho tiempo (a los asuntos internos) para mantener intacto el Gobierno con una coalición con agendas diferentes», dijo T.V. Paul, autor de «The Unfinished Quest: India’s Search for Major Power Status from Nehru to Modi».

«Esta idea de que India empuje su peso puede ser mucho menos factible por el momento, dado que las cuestiones de política exterior no influyeron en la decisión (electoral) tanto como la gente había pensado».

Modi camina con el presidente Biden por la columnata de la Casa Blanca durante su visita a Estados Unidos en 2023 (Foto: Pete Marovich/Reuters).

Política de poder

Un aspecto de las ambiciones internacionales de India que probablemente no cambiará en el nuevo mandato de Modi es la relación de Nueva Delhi con Washington, una conexión que ha contribuido a mejorar el perfil del primer ministro como potencia.

India se ha convertido en un socio de seguridad clave para Estados Unidos, un pilar de su grupo de seguridad Quad junto con Japón y Australia, y amplía su cooperación en alta tecnología y defensa ante la preocupación compartida por una China cada vez más asertiva y poderosa.

En un mensaje de felicitación a Modi por su victoria a principios de esta semana, el Presidente de EE.UU., Joe Biden, elogió la amistad entre EE.UU. y la India, que «no hace más que crecer a medida que desbloqueamos un futuro compartido de potencial ilimitado».

Según los analistas, es probable que esta relación se fortalezca a corto plazo.

«Los dos países comparten la preocupación por la estabilidad regional y supervisan una floreciente cooperación en materia de defensa», afirmó Farwa Aamer, directora de Iniciativas para Asia Meridional del Asia Society Policy Institute de Nueva York.

ANÁLISIS | El artículo de The Wall Street Journal sobre la agudeza mental de Biden tiene fallos evidentes

«Podemos esperar una India más asertiva que se alinee estrechamente con los intereses estadounidenses en el Indo-Pacífico y amplíe la cooperación tecnológica».

Los lazos entre Nueva Delhi y Washington se han estrechado en los últimos años, a pesar de que Modi ha seguido con firmeza la política de autonomía estratégica de la India para impulsar un orden mundial no dominado exclusivamente por Estados Unidos o la rivalidad entre este país y China, otro objetivo que se espera que no cambie tras las elecciones. Por ejemplo, Nueva Delhi se ha negado a renunciar a sus estrechas relaciones con Rusia, a pesar de la presión estadounidense para que sus socios corten lazos con el país en guerra.

Pero una de las cuestiones que se plantean es cómo afectará el tercer mandato de Modi a las preocupaciones que se están filtrando en los círculos políticos estadounidenses sobre el retroceso ampliamente documentado de las libertades civiles en India bajo su liderazgo derechista, así como las acusaciones de que el BJP pretende marginar a la minoría musulmana del país, de más de 200 millones de personas.

India también se ha enfrentado a importantes acusaciones de extralimitación extraterritorial, que plantean interrogantes sobre los riesgos de la creciente confianza, asertividad y compromiso con las normas internacionales del país bajo el mandato de Modi.

En septiembre, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, afirmó que su país estaba investigando «acusaciones creíbles» que vinculaban a India con el asesinato de un ciudadano canadiense y destacado líder sij. Nueva Delhi contraatacó ferozmente, acusando a Canadá de dar cobijo a terroristas y de no actuar contra los extremistas, aunque negó la acusación.

Dos meses después, la fiscalía estadounidense también alegó que un agente indio estaba detrás de un complot frustrado de asesinato por encargo contra un activista sij estadounidense. Nueva Delhi negó cualquier implicación en ese supuesto complot y creó un comité de alto nivel para investigar la acusación.

Soldados indios patrullan la frontera de facto entre Pakistán e India en Jammu y Cachemira a principios de este año. (Foto: Nasir Kachroo/NurPhoto/Shutterstock).

¿Una India cambiada?

Según los expertos, uno de los factores a tener en cuenta tras la contundente victoria electoral de Modi es si el nuevo Gobierno intensificará o suavizará las posturas que afectan a las relaciones de India con sus vecinos del sur de Asia.

Señalan que, en la última década, el nacionalismo hindú no solo avivó la división y la violencia dentro del país, sino que amenazó con exacerbar las fricciones en la región, especialmente con Pakistán, a menudo blanco de la encendida retórica del BJP.

Ahora, el BJP de Modi tendrá que responder a los intereses de sus aliados de coalición, y enfrentarse a un mayor control por parte de una oposición resurgente, que podría frenar su programa nacionalista hindú. Y los analistas subrayan que llevará tiempo ver cómo el BJP calibra los objetivos políticos y la retórica en función de esta nueva realidad política.

«Si se tratara de una política normal, parecería que los codos no estarían tan afilados en diversas cuestiones», afirma Sushant Singh, profesor de la Universidad de Yale, en Estados Unidos. «Pero para atender a su base de apoyo nacionalista, (el BJP) podría tomar en realidad el otro camino», aumentar la retórica, añadió. «Habrá que ver qué decisión política se toma».

Los observadores señalan que la aplastante victoria de Modi en las elecciones de 2019 se produjo tras una escalada de las tensiones con Pakistán.

Entonces, India afirmó haber lanzado ataques aéreos contra lo que supuestamente era un campo de entrenamiento terrorista a través de su frontera de facto con Pakistán después de que un atentado con coche bomba matara a fuerzas paramilitares indias, en un incidente disputado por Islamabad.

El BJP utiliza la «alterización de la imagen de Pakistán para aglutinar a su base hindutva», afirma Fahd Humayun, profesor adjunto de Ciencias Políticas en la Universidad estadounidense de Tufts, refiriéndose a la ideología del partido gobernante de que India es intrínsecamente una tierra para hindúes.

«Con ese fin, no es difícil imaginar un escenario en el que, con la espalda contra la pared, un asediado Gobierno de Modi juegue con las percepciones de amenazas externas para tratar de reunir a los electores internos».

En su debilitada posición, Modi también puede verse presionado para responder con firmeza a cualquier amenaza percibida de China, dicen los observadores.

Modi no parece dispuesto a arriesgarse a una confrontación con su vecino, militarmente superior, a pesar de las críticas recibidas por lo que consideran una respuesta blanda a los enfrentamientos mortales de 2020 en su disputada frontera con el Himalaya.

Gobiernos y responsables políticos de todo el mundo estarán atentos a la evolución de estas cuestiones en los próximos meses.

Mientras tanto, algunos observadores sugieren que, aunque los resultados electorales no hayan impulsado a Modi, ya suponen una bendición para la influencia mundial de India.

«Si hubiera obtenido una (gran) mayoría y hubiera impulsado la agenda hindú, probablemente habría mermado la agenda (internacional) de India», afirmó Paul, el autor, que también es profesor en la Universidad McGill de Canadá.

Paul señaló que la democracia es «la mayor tradición de poder blando de India» y que su resurgimiento en las elecciones puede mejorar la imagen del país entre las naciones liberales.

«El regreso de India como una democracia propiamente dicha es bueno para el orden mundial en muchos sentidos», añadió. Pero «todo depende de cómo juegue Modi este juego».

Rhea Mogul, de CNN, contribuyó a este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,