ANÁLISIS | Hamas apostó por el sufrimiento de los civiles de Gaza. Netanyahu le hizo el juego

(CNN) — Yahya Sinwar ha sobrevivido hasta ahora a ocho meses de la brutal campaña militar israelí para acabar con él. Como líder de Hamas, su sobreviviencia es una victoria personal y, cada vez más, parece una sombría reivindicación de su decisión de tomar la iniciativa en la lucha generacional palestina con Israel lanzando un sangriento ataque el 7 de octubre que sumiría a los dos millones de habitantes de Gaza en un infierno previsible.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y su Ejército respondieron como era de esperar al ataque terrorista de Sinwar, que mató a más de 1.200 personas y tomó como rehenes a más de 220, declarando la guerra y prometiendo destruir a Hamas.

Como era de esperar, según muchos diplomáticos de la región, la campaña militar de Israel no está consiguiendo desmantelar a Hamas, incluso cuando el número de palestinos muertos supera los 36.000. Aunque Hamas es gente y estructuras, el ejército israelí no está consiguiendo desmantelar a Hamas. Hamas es personas y estructuras, pero también es una ideología.

Ahora Sinwar —que habla hebreo con fluidez y tiene un conocimiento matizado de la política israelí— cree que aún tiene la iniciativa de la guerra, en medio de negociaciones de alto riesgo con Israel para un alto el fuego y un acuerdo sobre los rehenes.

«Tenemos a los israelíes justo donde queremos», habría dicho a otros dirigentes de Hamas en mensajes filtrados y publicados por The Wall Street Journal. Según los mensajes, parecía justificar la muerte de civiles palestinos como un «sacrificio necesario».

Biden insinúa que Netanyahu está alargando la guerra de Gaza por supervivencia política

Si se tratara de una guerra convencional, sería fácil tachar a Sinwar de iluso; Israel lleva ventaja, con diferencia, en armas convencionales. Pero la devastadora eficacia de las armas se está convirtiendo en un lastre en este conflicto asimétrico, y con el telón de fondo de una historia torturada que Sinwar está armando hábilmente contra Israel.

Debido a las enormes víctimas civiles y al sufrimiento infligido por Israel en su persecución de Hamas, Netanyahu se enfrenta ahora a una posible orden de detención por crímenes de guerra de la CPI, el máximo tribunal del mundo, al igual que Sinwar. Y las consecuencias para Netanyahu son mucho más graves que para el líder de Hamas, porque Sinwar ya es un terrorista de renombre escondido en un túnel con perspectivas limitadas y Netanyahu es un líder mundial cuyo mundo se reducirá drásticamente si la CPI emite órdenes de detención.

Netanyahu tacha a la CPI de antisemita, pero eso no ha neutralizado el daño en el tribunal de la opinión internacional. Mientras tanto, Sinwar puede sentarse y sacar provecho de la ira internacional por el sufrimiento palestino.

Viento en popa para Sinwar

A principios de este año, los campus universitarios de Estados Unidos y Europa estallaron en protestas espontáneas por los efectos de la guerra de Israel sobre la población civil de Gaza, donde los trabajadores humanitarios advierten de una creciente crisis de hambre.

Por primera vez, una generación de palestinos pudo ser testigo de lo que siempre había esperado: una potente fuerza política capaz de rivalizar con lo que siempre había percibido como un grupo de presión demasiado ruidoso, omnipresente y poderoso a favor de los intereses israelíes.

En cualquier otro año esto podría haber sido irrelevante, pero Biden está entre la espada y la pared en las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos. Ha prometido un apoyo inquebrantable a Israel y sigue enviando armas al Eército israelí, pero si sigue así, Biden se arriesga a perder votos vitales en los Estados indecisos de una nueva generación de demócratas de izquierdas. No puede ignorar la ira de los manifestantes por la difícil situación de Gaza.

Esto pone viento en las velas políticas de Sinwar. Su equipo negociador se ha vuelto más duro: primero parecía estar a punto de llegar a un acuerdo, luego exigió un alto el fuego permanente y la retirada completa de las fuerzas israelíes de Gaza. También parece haber acercado la realidad de un Estado palestino, un golpe político tras décadas de inercia anquilosada.

Los aliados regionales de Estados Unidos, en particular Arabia Saudí, han establecido un camino «irreversible» hacia la solución de los dos Estados como parte de su precio para ayudar a la reconstrucción de Gaza. Y mientras los ministros de extrema derecha de Netanyahu se niegan, como era de esperar, a la creación de un Estado palestino, algunos socios occidentales están demostrando que están hartos de la intransigencia israelí.

ANÁLISIS | Netanyahu puede verse obligado a elegir entre la supervivencia de su gobierno y un acuerdo de cese del fuego

El líder de Hamas, Yahya Sinwar, saluda a sus seguidores en un mitin en mayo de 2021. (Crédito: John Minchillo/AP)

En las últimas semanas, Irlanda, España, Noruega y Portugal, frustrados por la negativa de Netanyahu a llegar a un acuerdo de paz, han reconocido formalmente la condición de Estado de Palestina. Estas declaraciones suponen un notable cambio con respecto a su anterior actitud cautelosa ante la beligerancia de Netanyahu.

Israel arremetió contra las cuatro naciones europeas, pero esto no escuece a Sinwar. Es capaz de agazaparse en las profundidades de Gaza y saborear el infierno que ha desatado arriba y las repercusiones con las que ha jugado.

La ideología de Hamas prospera bajo los actuales ataques israelíes, precisamente porque nació y se nutrió de esa misma narrativa. La guerra iniciada por Sinwar ha llevado el sufrimiento palestino al siguiente nivel, y Netanyahu le ha hecho el juego.

Nada de esto significa que Sinwar vaya a ganar una votación popular en Gaza durante su vida, por larga o corta que sea. Pero el enorme derramamiento de sangre que ha provocado le permitió aprovechar la indignación moral mundial. Ahora está enfrentando al mundo democrático consigo mismo, y sus herramientas son los mismos valores que las naciones desarrolladas consideran sacrosantos: la santidad de la vida y el juego limpio.

Desde una posición de aparente debilidad, intenta convertir cualquier desventaja aparente en una ventaja. En vísperas de la inminente operación israelí de Rafah, trató de paralizarla afirmando que aceptaba un acuerdo de paz egipcio que, según él, Israel había aceptado, con sus funcionarios informando de los detalles de la mecánica y los plazos de cómo funcionaría la liberación de rehenes.

Como era de esperar, la táctica elevó a un nuevo nivel la ya febril protesta callejera israelí contra Netanyahu. Los manifestantes exigieron a Netanyahu que se adelantara a la operación de Rafah en favor de un acuerdo de liberación de rehenes aparentemente tan tentadoramente cercano.

¿Quién es Yahya Sinwar, el dirigente de Hamas que Israel calificó de «muerto andante»?

¿Quién manda en Gaza?

Según los diplomáticos de la región, muchas de las maniobras de Sinwar eran totalmente previsibles. Décadas de fracaso israelí a la hora de abordar las preocupaciones económicas y de seguridad de los palestinos al margen de los intereses percibidos por Israel prepararon el terreno para el desafío de Sinwar y lo que podía esperar conseguir.

El poder de Sinwar en medio de la guerra parece estar convirtiéndose en parte de la sabiduría percibida sobre Gaza y la guerra. Este martes, en Israel, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, declaró: «No creo que nadie más que los dirigentes de Hamas en Gaza sean realmente quienes puedan tomar decisiones».

Incluso si Sinwar se sintiera inclinado a solicitar la opinión de los acaudalados cuadros dirigentes de Hamas sentados en la comodidad de Doha, y a reunirse con líderes en Irán y Turquía, la probabilidad de que puedan salvar las diferencias en su pensamiento mediante un debate detallado es casi nula. La comunicación sin trabas, lejos de los oídos y ojos indiscretos de Israel, es imposible.

En los últimos días antes del trascendental Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998 en Irlanda del Norte entre el Sinn Fein, brazo político del IRA, y el gobierno británico, observé cómo los principales líderes del grupo salían de las conversaciones en medio de intensos susurros conspirativos semisilenciosos, paseándose lentamente por los jardines adyacentes.

Pero esas conversaciones son probablemente un lujo que Sinwar ni tiene, ni se atreve a arriesgarse a tener, desde dondequiera que se esconda en Gaza. Y como cualquier líder convencido de que está demostrando su punto de vista, es poco probable que se eche atrás ahora a menos que sus demandas clave estén aseguradas.

Su reciente advertencia de que Israel tendrá que luchar por Rafah sugiere claramente que todavía está negociando.

Blinken no mencionó a Sinwar por su nombre en su discurso de este martes, pero no era necesario. Todos en la sala entendieron a quién se refería cuando añadió: «Eso es lo que estamos esperando».

Y si los mensajes de presión para llegar a un acuerdo están llegando a Sinwar, él también los entenderá por otra parte de lo que son: un intento de poner a los gazatíes desesperados por el fin del conflicto en su contra.

Por mucho que Sinwar haya apretado las tuercas psicológicas a los dirigentes israelíes, él también puede volverse vulnerable. Y si la experiencia del pasado sirve de medida, es probable que apueste a que puede jugar a los juegos mentales mejor que Netanyahu.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Calendario de los Juegos Olímpicos de París 2024: horarios, competiciones y fechas,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,