ANÁLISIS | La agónica espera de Joe Biden mientras un jurado delibera sobre el destino de su hijo

(CNN) — Otro presidente a la espera del veredicto de un jurado.

Menos de dos semanas después de que Donald Trump supiera que había sido declarado culpable de 34 cargos criminales en su caso de pago de dinero por silencio, Joe Biden soporta su propia vigilia agonizante mientras su hijo Hunter espera el resultado de su juicio por posesión de armas.

Los miembros del jurado regresan este martes por la mañana para considerar las pruebas contra el hijo del presidente. Hunter Biden se ha declarado inocente de tres cargos relacionados con su compra de un arma en 2018 que, según los fiscales, violaba la ley federal porque era adicto al crack. La defensa argumentó que no había pruebas directas para demostrar, más allá de toda duda razonable, que estaba consumiendo la droga cuando consiguió el arma de fuego.

¿De qué acusan en Estados Unidos a Hunter Biden, hijo de Joe Biden? ¿Podría ir a prisión? Esto debes saber

Los dos juicios —uno en el antiguo terruño de Trump en Nueva York y el otro en la ciudad de Biden en Wilmington, Delaware— representan un notable alejamiento de las campañas presidenciales tradicionales. Nunca un expresidente y presunto candidato de un partido mayoritario ha sido condenado por un delito. Tampoco el hijo de un presidente en ejercicio se ha enfrentado a esa posibilidad en un juicio. Trump se declaró inocente en Nueva York, al igual que ha hecho con otras tres acusaciones penales previas a juicios aplazados.

Los casos de Hunter Biden y Trump son muy diferentes, al igual que la forma en que la previa y la actual primera familia han respondido a los juicios. Por ejemplo, el hijo del presidente no ha despotricado a diario contra un juez «corrupto» y «parcial». La condena de Trump por falsificar registros financieros para encubrir un pago a una estrella del cine para adultos, por el contrario, llevó al expresidente a advertir de represalias. También ha afirmado absurdamente que es un disidente político perseguido que se compara con el héroe sudafricano de la lucha contra el apartheid, Nelson Mandela. En la última etapa de su marasmo legal, Trump se sentó este lunes en una reunión en línea previa a la sentencia que se produjo dos días después de que utilizara su red social Truth para lanzar un nuevo ataque contra la probidad del veredicto que ha prometido apelar. «¡Estos no son juicios legítimos; son simplemente parte de una caza de brujas política ilegal como nuestro país nunca ha visto antes!», escribió Trump.

Joe Biden, que ha dicho que está tratando de restaurar la fe en el sistema judicial tras la presidencia de Trump, se ha comprometido a no interferir en el juicio federal de su hijo y ha dicho en una solemne entrevista a ABC News que no indultará a su hijo. Esto es especialmente significativo ya que Hunter Biden podría enfrentarse a hasta 25 años de prisión si es declarado culpable, aunque es poco probable que la sentencia para un delincuente primerizo sea tan severa.

Las familias presidenciales en la mira

Aunque en ambos juicios se prohibió el acceso de las cámaras a la sala, cada uno de ellos se desarrolló en un contexto de tenso drama político y con el resplandor de la publicidad que rodea a las antiguas y actuales familias presidenciales.

Los hijos adultos del expresidente, Eric y Donald Jr., asistieron en ocasiones al juicio en Nueva York. Y multitud de legisladores del Partido Republicano —incluido el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson— estaban ansiosos por exagerar las afirmaciones del presunto candidato del Partido Republicano de que fue víctima de una justicia politizada. Esto equivale a un ataque al Estado de derecho por parte de un importante partido político estadounidense. La exprimera dama Melania Trump no asistió.

Biden se mantuvo alejado del juicio de su hijo en Wilmington, pero la primera dama Jill Biden encabezó una reunión del clan en el tribunal durante la última semana. Cruzó el Atlántico cuatro veces la semana pasada, conjugando su papel oficial, junto a su marido en las conmemoraciones del 80 aniversario del Día D y en una visita de Estado a Francia, y su deseo de estar con su hijo en su momento de mayor necesidad.

¿Por qué Trump no declaró en su juicio? Esto respondió su abogado

En un momento impactante de los alegatos finales del juicio este lunes, el fiscal Leo Wise dijo a los miembros del jurado, procedentes de un estado en el que muchas familias tienen una historia de interacción con los Biden, que no debían deducir nada del sólido vínculo de la primera familia y de su presencia en el juicio. «Las personas sentadas en la tribuna no son pruebas. Puede que los reconozcan de las noticias… pero, respetuosamente, nada de eso importa». Wise añadió: «Su decisión solo puede basarse en las pruebas».

La declaración de Biden al comienzo del juicio —que «soy el presidente, pero también soy un padre»— encapsuló la tensión de su papel como titular del sistema judicial de la nación y el dolor que naturalmente le causaría ver a un hijo querido, que ha lidiado con la adicción y ha trabajado duro para recuperarse, ir a juicio en medio de una tormenta mediática.

El juicio de Hunter Biden es el último giro cruel en la historia de una familia que ha soportado más tragedias de las que la mayoría podría soportar. La historia de cómo el futuro presidente perdió a su primera esposa y a su hija pequeña siendo un senador recién elegido a principios de los años 70 y crio a sus hijos con su segunda esposa, la actual primera dama, se ha convertido en parte de su mitología política personal. Hace casi una década, Biden sufrió la pérdida de su hijo mayor, Beau, enfermo de cáncer cerebral. El dolor del presidente aún está a flor de piel y a menudo aflora durante actos públicos.

ANÁLISIS | El juicio a Hunter Biden vuelve a poner en el foco la crisis de adicción en Estados Unidos

El juicio de Hunter Biden se produce además en un momento en el que el presidente se encuentra ya bajo una presión extrema, en medio de una campaña de reelección cada vez más intensa en la que se enfrenta a un adversario que, según advierte, está empeñado en destruir la democracia estadounidense. Mientras tanto, la carga personal de Biden se ve exacerbada por el hecho de que, a sus 81 años, es el presidente de más edad de la historia y sus oponentes destacan cada desliz o momento de veteranía para acusarle de no ser apto para el cargo. Acaba de regresar de Europa este domingo, pero vuelve este miércoles para la cumbre del G7. Y su primer debate crítico con Trump, en CNN el 27 de junio, pondrá a prueba sus facultades mentales y su fortaleza emocional, a la altura de cualquier presidente moderno que aspire a la reelección.

No es tan inusual que los presidentes tengan que lidiar con distracciones y vergüenzas impuestas por miembros de su familia mientras están en el cargo. El presidente Bill Clinton indultó a su hermanastro Roger Clinton al dejar el cargo en 2001 por una condena por drogas a mediados de la década de 1980. Y el difunto Billy Carter, hermano menor del presidente Jimmy Carter, se enfrentó a varias investigaciones fiscales y éticas. Pero ningún presidente se ha visto obligado a afrontar la posibilidad de que su hijo pueda ir a la cárcel.

El expresidente de EE.UU. y candidato presidencial republicano Donald Trump abandona la Trump Tower en la ciudad de Nueva York el 31 de mayo de 2024. (Crédito: Kena Betancur/AFP vía Getty Images)

Los atentados contra la dignidad y la intimidad de la familia Biden fueron muy graves durante el juicio, en el que se produjeron testimonios incómodos sobre la antigua adicción a la cocaína de Hunter Biden. La viuda de Beau Biden, Hallie, que mantuvo una relación con Hunter durante el duelo, testificó sobre su consumo conjunto de cocaína que, según dijo, ahora la apena y la avergüenza. En una escena desgarradora, la hija del acusado, Naomi, fue llevada al estrado por la defensa, y luego fue sometida a un riguroso contrainterrogatorio por parte de los fiscales. El modo en que la adicción hace estragos tanto en los seres queridos como en el consumidor quedó al descubierto cuando se presentó como prueba un mensaje de texto de Naomi a su padre en el que decía: «Lo siento mucho papá, no puedo soportarlo». Los medios de comunicación, por su parte, reprodujeron un fragmento del audiolibro de Hunter Biden en el que relata su espiral de adicción, que se utilizó en la acusación.

Dos juicios politizados con importantes diferencias

Dadas las identidades de los implicados y el tenso momento nacional en medio de unas elecciones generales muy reñidas, es imposible que los juicios de Trump y Hunter Biden no se hayan politizado.

Trump ha afirmado que es víctima de una vendetta por parte del fiscal del distrito de Manhattan, el demócrata Alvin Bragg. Aunque fue acusado por un jurado investigador, gozó de la presunción de inocencia como cualquier otro acusado de un delito grave y fue juzgado por un jurado de sus iguales. Cuando el acuerdo de culpabilidad de Biden se vino abajo ante un juez nombrado por Trump y cuando el fiscal general Merrick Garland nombró consejero especial a David Weiss, el fiscal que investigaba a Biden, algunos demócratas se preguntaron si las presiones republicanas destinadas a perjudicar al presidente habían pesado en el renovado impulso a favor de un juicio.

Pero ambos juicios se han desarrollado de acuerdo con las normas probatorias y han proporcionado amplias protecciones a los acusados. Y el mismo principio fundamental estadounidense que fue citado por los fiscales en el juicio de Trump, el de pago de dinero por silencio, fue utilizado por Wise en su resumen de este lunes. «Nadie está por encima de la ley», dijo, instando a los jurados a no tratar este caso de manera diferente «por quién es el acusado».

Estos son los 34 cargos por los que declararon culpable a Donald Trump

Hay una diferencia importante entre los dos juicios que desacredita gran parte del ruido político que los rodea. Hunter Biden, a diferencia de Trump, no fue presidente y no tiene ninguna posibilidad de sentarse en el Despacho Oval como comandante en jefe el 20 de enero. Aunque Biden se enfrenta a graves acusaciones y será juzgado de nuevo en septiembre por otro caso fiscal, sus presuntos delitos no tienen nada que ver con la Constitución ni con amenazas a la democracia. Los cargos de Trump, sin embargo, se centran en la supuesta mala gestión de documentos de seguridad nacional que atesoró en Mar-a-Lago tras dejar el cargo. También ha sido acusado en dos casos distintos —uno federal y otro en Georgia— del delito máximo en una democracia: tratar de anular la voluntad de los votantes. El expresidente está a la espera de que el Tribunal Supremo de EE.UU. se pronuncie sobre sus amplias declaraciones de inmunidad derivadas del caso federal de injerencia electoral. Si el tribunal falla a su favor y gana un segundo mandato, podría augurar una presidencia casi sin restricciones que rozaría la autocracia.

La segunda distinción radica en el hecho de que el comportamiento de Joe Biden no es un problema en los casos penales contra su hijo. Y los republicanos de la Cámara de Representantes no han descubierto hasta ahora que el presidente se beneficiara de los negocios de Hunter Biden en naciones como Ucrania y China mientras su padre era vicepresidente, aunque la actividad del menor de los Biden plantee serias dudas éticas.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,