«En prisión por culpa de nuestros padres»: hijos de combatientes de ISIS llegan a la mayoría de edad detenidos y preguntan por qué son castigados

Noreste de Siria (CNN) — Solo había recibido visitas una vez antes, hace años, cuando llegó por primera vez a la prisión a los 14 años. Un guardia enmascarado le vendó los ojos y lo llevó a una habitación, donde le hicieron sentarse en una silla de plástico bajo una fría luz fluorescente y fue interrogado por funcionarios estadounidenses.

Stefan Uterloo, que ahora tiene 19 años, les dijo que tenía un tío en Estados Unidos, pero que no recordaba dónde. Sospecha que perdieron el interés cuando se dieron cuenta de que no era estadounidense, sino de Suriname, una pequeña colonia neerlandesa en Sudamérica.

Cinco años después, Uterloo sigue pasando todos los días con otros 25 jóvenes en una única celda de Panorama, una prisión de máxima seguridad del noreste de Siria, donde lo entrevistó CNN.

Así se vive la crisis humanitaria y la sombra de ISIS en los campamentos y prisiones del norte de Siria

Construida con fondos de la coalición liderada por Estados Unidos contra ISIS y administrada por el aliado de la coalición, las Fuerzas Democráticas Sirias o SDF, una milicia liderada por kurdos, Panorama alberga a algunos de los miembros más peligrosos de ISIS capturados en 2019 tras la caída del llamado califato del grupo que, en su apogeo, se extendía por el este de Siria y el oeste de Iraq.

Prisión de Panaorama, una prisión de máxima seguridad en el este de Siria. Crédito: CNN

También entre los casi 4.000 hombres de ISIS que, según las Fuerzas de Autodefensa, están recluidos, hay unos 600 niños y jóvenes que fueron detenidos cuando eran niños, según Amnistía Internacional. Al igual que Uterloo, muchos fueron llevados a Siria por sus padres, sin que ellos tuvieran nada que ver, para vivir bajo el régimen de ISIS. Ahora están alcanzando la mayoría de edad en prisión. Muchos no tienen ni idea de por qué están detenidos, ni de lo que les ocurrirá.

«No sé si los grandes», dijo Uterloo. «Pero si hablas de los chicos, y si quieres saber la verdad, ni siquiera sabemos por qué nos castigan siempre. Pasamos como cinco años en esta prisión… Ni siquiera sabemos lo que hicimos. Estamos en la cárcel por culpa de nuestros padres».

La ONU y grupos de derechos humanos llevan tiempo advirtiendo de la crisis humanitaria y legal a la que se enfrentan los hijos de los combatientes de ISIS, que llevan años en campos e instalaciones de detención en el noreste de Siria. Pero ha habido poco consenso sobre qué hacer con ellos. Ahora que Estados Unidos ha dado la voz de alarma ante la posibilidad de que el grupo extremista esté tratando de restablecerse y lanzar ataques contra Occidente, está redoblando sus esfuerzos para repatriar a los combatientes y a sus familias para que se enfrenten a la justicia en su país.

Según Amnistía, los 30.000 niños que se calcula que están recluidos actualmente en al menos 27 centros de detención y dos campos de detención, Al-Hol y Al-Roj, en el noreste de Siria representan la mayor concentración de niños detenidos arbitrariamente y privados de libertad de todo el mundo.

CNN tuvo acceso, en contadas ocasiones, al interior de campos de detención e instalaciones para presuntos combatientes de ISIS y sus familiares, incluida la prisión de Panorama. Era la primera vez que las Fuerzas de Autodefensa permitían a los periodistas entrar en Panorama desde 2021 y se produjo justo un mes después de que Amnistía publicara un informe en el que acusaba a las Fuerzas de Autodefensa de mantener a los detenidos en «condiciones inhumanas». El grupo de defensa citó a detenidos que dijeron que fueron sometidos a tortura y se les negó el acceso a alimentos adecuados y atención médica en Panorama, lo que llevó a un grave brote de tuberculosis dentro de la prisión.

Stefan Uterloo, detenido de 19 años, habla con CNN en la prisión de Panorama. Crédito: CNN

Las Fuerzas de Autodefensa no tardaron en rebatir las acusaciones de abusos generalizados y sistemáticos. Su comandante Mazloum Abdi dijo a CNN que las acusaciones del grupo «no reflejan la realidad».

«En lugar de que estas organizaciones condenen lo que estamos haciendo y lo califiquen de violaciones de los derechos humanos, estas organizaciones deberían prestarnos ayuda en lo que se refiere a nuestro programa que tenemos en marcha desde hace años», declaró Mazloum.

En las dos celdas que CNN pudo ver bajo la supervisión de las Fuerzas de Autodefensa, los detenidos parecían estar en buenas condiciones físicas, sentados con las piernas cruzadas en espacios limpios, recién construidos y con aire acondicionado. Sin embargo, las Fuerzas de Autodefensa admitieron que la tuberculosis está muy extendida en la prisión, donde se producen cinco muertes al mes, y que se podía oír como tosían en los pasillos.

Los funcionarios declararon a CNN que los detenidos pasan hasta 23 horas al día en sus celdas y están recluidos indefinidamente sin que se les presenten cargos. Los grupos de defensa afirman que las circunstancias equivalen a «un agujero negro legal», incluso peor que el centro de detención estadounidense de Guantánamo.

Un «semillero» para la próxima generación de ISIS

En Al-Hol, un extenso campo de detención de tiendas descoloridas, alambre de púas oxidado y tierra barrida por el viento, se revela la magnitud del problema.

Hay algo más de 40.000 personas en el campo, en el que conviven personas afiliadas al ISIS con desplazados, algunos de ellos víctimas del propio grupo.

Un anexo de alta seguridad alberga a unas 6.700 mujeres y niños vinculados a combatientes de ISIS de más de 60 países, que fueron capturados y arrojados a Al-Hol cuando las Fuerzas de Autodefensa acorralaron y finalmente derrotaron al grupo en su último bastión, Baghouz, en el este de Siria, en 2019. Más de la mitad de la población del campo son menores, la mayoría de menos de 12 años.

Más allá de las ramificaciones legales de su detención arbitraria e indefinida, también existen claros riesgos de seguridad. El general Erik Kurilla, jefe del Comando Central del ejército estadounidense, declaró tras una de sus visitas a Al-Hol en 2022 que el campo era «una bomba de tiempo».

«Este lugar es un caldo de cultivo literal para la próxima generación de ISIS», dijo. «Estos jóvenes son vulnerables a la radicalización dada su paupérrima calidad de vida».

Mujeres y niños se reúnen en un pequeño mercado en el punto de entrada a Al-Hol, un campo de detención para los familiares de los combatientes de ISIS en el noreste de Siria. Crédito: Mike Pratt/CNN

En declaraciones a CNN, un alto funcionario del Gobierno de Estados Unidos lo expresó de forma más contundente: «ISIS quiere mantener a todos allí leales y preparados».

Cada mes, un par de docenas de chicos de entre 10 y 15 años son sacados de contrabando de Al-Hol hacia los campos de entrenamiento de ISIS, según el funcionario. Durante las redadas periódicas de seguridad en Al-Hol, los oficiales de las Fuerzas de Autodefensa afirman que suelen encontrar videos de entrenamiento grabados con celulares, junto con terribles pruebas de ejecuciones extrajudiciales cometidas por partidarios de ISIS.

En un video, compartido por primera vez con CNN, una mujer es acusada de colaborar con los administradores del campamento. La golpean y luego la decapitan dentro de Al-Hol, el tipo de brutal castigo extrajudicial de ISIS que el mundo esperaba no volver a ver.

Las Fuerzas de Autodefensa y Estados Unidos han estado presionando a los países para que repatrien a los ciudadanos de Siria, diciendo a CNN que es la única solución viable a esta situación compleja y peligrosa.

La población de Al-Hol se ha reducido en un 42% desde un pico de más de 73.000 personas en 2019, según los funcionarios estadounidenses que dicen que el proceso ha sido demasiado lento y muchos, incluidos los aliados cercanos que pueden revocar la ciudadanía más fácilmente que Estados Unidos, todavía están demorando los trámites.

«Es inútil», dijo el alto funcionario estadounidense a CNN.

Para complicar las cosas, la mayor parte de los detenidos del campo proceden de países que no son leales a la coalición liderada por Estados Unidos, entre ellos rusos, uigures chinos y sirios de zonas controladas por el régimen, lo que hace que la perspectiva de cerrar definitivamente Al-Hol sea poco realista, al menos por ahora. Al ritmo actual de repatriación, los funcionarios afirman que se necesitarán al menos siete años más para reducir a la mitad la población actual del campo.

Separados de sus madres

Como medida provisional, las Fuerzas de Autodefensa han introducido una política oficial que separa a los niños de 14 años de sus madres y los coloca en dos instalaciones construidas a tal efecto que denomina centros de «rehabilitación». CNN conoció a niños de tan solo 11 años en uno de los centros, lo que sugiere que los oficiales del campo están yendo más allá de esa política. Una mujer de Al-Hol afirmó que su hijo de 10 años fue detenido por intentar escapar del campo, y que a menudo se llevan a los niños a la edad de 12 años.

Las Fuerzas de Autodefensa afirman que esta política es necesaria para impedir que las madres radicalicen a sus hijos y que nazca en los campos la próxima generación de combatientes de ISIS. Señalan los 60 nacimientos mensuales registrados en Al-Hol como prueba de que los menores ya se están casando.

Pero esta política constituye una absoluta violación del derecho internacional, según la ex relatora especial de la ONU sobre la lucha contra el terrorismo y los derechos humanos, Fionnuala Ní Aoláin.

«Se trata de un crimen de guerra», declaró Ní Aoláin a CNN. «No hay ningún proceso legal que lo justifique… debe haber un proceso judicial y separar al niño de la madre es el último recurso absoluto, cuando se ha intentado todo lo demás. Y no es ni un último recurso ni un proceso legal, generalmente es un proceso bastante violento y arbitrario».

«Nadie discute que la situación en Al-Hol es a la vez subóptima, peligrosa, inadecuada para los niños, con exposición a la violencia estructural y directa, pero tampoco se responsabiliza de la existencia misma de esos campos», añadió.

La alternativa, dicen los responsables de las FDS, es mucho peor.

Comparado con Al-Hol, el centro de «rehabilitación» de Orkesh, donde están recluidos algunos niños y jóvenes, parece un santuario. Su patio interior está dominado por un campo de fútbol, donde casi todas las mañanas, antes de que empiece el calor abrasador del día, Shamil Chakar se lanza a la portería.

Shamil Chakar, originario de Colonia, Alemania, fue traído por sus padres a la antigua capital del autoproclamado califato de ISIS, Raqqa. Las Fuerzas de Autodefensa lo sacaron de Al-Hol y lo internaron en el centro de «rehabilitación» de Orkesh. Crédito: CNN

Es difícil no ver a Chakar. El alto y desgarbado adolescente, originario de Colonia, Alemania, fue llevado por sus padres a la antigua capital del autoproclamado califato de ISIS, Raqqa.

Se mueve con soltura en el campo, pero una herida de metralla, de la que aún se ve una gran cicatriz en la cabeza, lo dejó confundido. Cuando se sienta a hablar, no sabe ni su edad. Pero tiene fresco el recuerdo de la noche en que los elementos de las Fuerzas de Autodefensa se lo llevaron de Al-Hol.

«Un hombre vino, me levantó y me ató la mano a la espalda», cuenta Shamil. «Mi madre gritaba, decía ‘déjenlo en paz’. Yo no quería ir con ellos. Me empujó diciéndome que me pusiera los zapatos, pero no lo hice. Entonces me golpeó».

Unos niños juegan al fútbol en el patio del centro de «rehabilitación» de Orkesh, donde están detenidos los hijos de simpatizantes de ISIS. Crédito: CNN

Otros chicos tienen historias similares de separación violenta. Todos extrañan a sus madres. Pero sus vidas también han cambiado radicalmente. En el centro tienen habitaciones con cama, tres comidas al día y apoyo psicológico cinco días a la semana.

“Si pudiera elegir, elegiría una prisión estadounidense”

Es casi imposible encontrar segundas oportunidades. A quienes están detenidos se les exige arrepentimiento y rara vez se les concede el perdón. Pero cuando sucede, es en el campamento de Al-Roj.

Es mucho más pequeño y más manejable que Al-Hol, y es donde se traslada a los detenidos internacionales antes de su repatriación.

A principios de mayo, la estadounidense Brandy Salman, de 50 años, y sus nueve hijos, de entre 7 y 26 años, junto con dos hijos pequeños de un hombre de Minnesota, abandonaron Al-Roj en lo que fue una de las mayores repatriaciones a Estados Unidos hasta la fecha.

Aproximadamente una docena de estadounidenses permanecen en Al-Roj, según funcionarios de EE.UU., que están tratando de traerlos de regreso.

Pero por ahora, Hoda Muthana, una mujer nacida en Estados Unidos, no es una de ellas. Ha estado atrapada en Al-Roj durante más de cinco años con su hijo que ahora tiene 7 años. Es conocida en el campamento por ser franca. No lleva velo y tiene escrito F-ISIS en la pared exterior de su tienda.

Criada en Alabama, dejó a su familia a la edad de 20 años para vivir bajo el mando de ISIS después de haber sido atraída por la propaganda del grupo en las redes sociales. Ella misma se convirtió en una destacada propagandista de ISIS, aplaudiendo sus ataques en publicaciones en Twitter, ahora X, y llamando a otros a unirse al autoproclamado califato. Muthana niega haber publicado personalmente los tweets y aseguró a CNN que le quitaron el teléfono cuando se unió a ISIS, una decisión que lamenta profundamente.

A medida que su hijo crece, acercándose a la edad de la política de separación forzosa, ella vive con un temor constante por su futuro.

Sus abogados estadounidenses continúan presionando para su repatriación y la de su hijo, después de que el Gobierno de Trump revocara su pasaporte por un tecnicismo en 2019 y dijera que no era ciudadana.

Con pocas opciones después de que la Corte Suprema se negó a escuchar su apelación, su equipo legal ha solicitado directamente al Departamento de Estado un certificado de identidad para demostrar su estatus.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo a CNN que no había cambiado su posición con respecto al estatus de ciudadanía de Muthana. “Hoda Muthana no es ciudadana estadounidense. Como determinó el Departamento de Estado y acordaron los tribunales, ella no es ni nunca fue ciudadana estadounidense. Por razones de privacidad, no podemos hacer más comentarios”, dijo el portavoz.

Hoda Muthana toma de la mano a su hijo de 7 años en el campo de detención de Al-Roj, en el noreste de Siria. (Crédito: CNN)

La abogada de Muthana, Christina Jump, dijo a CNN que la postura del departamento es hipócrita en el mejor de los casos y deshonesta en el peor.

“Estados Unidos ha adoptado un enfoque poderoso al sermonear a otros países sobre la necesidad de repatriarse. Si Hoda Muthana no es ciudadana estadounidense, entonces es apátrida y eso es una violación del derecho internacional y eso contradice directamente lo que el Gobierno de EE.UU. ha declarado que otros países no pueden ni deben hacer”, dijo Jump. “También están ignorando por completo que al menos hay un nieto de ciudadanos estadounidenses que permanece en ese campo y tienen conocimiento de ello desde hace años”.

Dentro de una tienda de campaña rodeada de los juguetes y libros de su hijo, Muthana le dijo a CNN que todo lo que quería era regresar a Estados Unidos, incluso si eso significaba estar en prisión.

“Si tuviera tiempo para servir, lo haría y saldría y comenzaría mi vida con mi hijo”, dijo. «Si tuviera que elegir entre una prisión estadounidense y este campo, elegiría una prisión estadounidense en cualquier momento».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
“Cuando me desperté, tenía una visión de la gente en el techo”, dice a CNN un pasajero del vuelo de Air Europa afectado por fuerte turbulencia,
Biden reconoce en privado que los próximos días son claves para poder salvar su candidatura a la reelección,
Emiten advertencia de huracán para algunas zonas de la Península de Yucatán, en México,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,