ANÁLISIS | Puede que Putin necesite armas del norcoreano Kim, pero ¿qué está dispuesto a dar a cambio?

Hong Kong (CNN) — El presidente de Rusia, Vladimir Putin, realiza su primera visita a Corea del Norte en más de dos décadas, y su objetivo, según se cree ampliamente, es asegurarse el apoyo de la nación ermitaña a su guerra en Ucrania.

El año pasado, Putin intensificó sus contactos con Kim Jong Un, líder norcoreano, a medida que disminuían sus arsenales de armas, y desde la histórica cumbre celebrada en septiembre entre ambos líderes, varios gobiernos afirman que ha habido un flujo de municiones y misiles del país a Rusia, aunque tanto Pyongyang como Moscú niegan las transferencias.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llega a Corea del Norte para reunirse con Kim Jong Un

Pero aunque la reunión de los dirigentes en Pyongyang, capital de estilo soviético y aislada del mundo, brinda a los dos autócratas la oportunidad de debatir cómo ampliar esa cooperación, los observadores afirman que tendrá consecuencias mucho más allá del campo de batalla en Ucrania.

La llegada de Putin a Pyongyang en las primeras horas del miércoles, hora local, para una visita de dos días supone un importante paso adelante para una asociación basada en la hostilidad compartida hacia Occidente y sus aliados, que empodera a ambos líderes y profundiza las divisiones globales.

Se espera que ambos firmen un nuevo acuerdo de asociación estratégica, y Putin declaró antes de la visita que «darán forma a la arquitectura de seguridad igualitaria e indivisible en Eurasia», según el Kremlin.

«La relación no es solo una cuestión de necesidad», afirmó Edward Howell, profesor de Política en la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, especializado en la península coreana. «Estamos viendo cómo los dos Estados forjan un frente unido y alineado cada vez más coordinado contra Estados Unidos y Occidente».

Estas divisiones se han visto acentuadas por el momento elegido para la visita, que se produce poco después de la reunión de Putin con su estrecho aliado, el líder chino Xi Jinping, el mes pasado, y después de que los líderes democráticos del Grupo de los Siete (G7) aprovecharan una cumbre en Italia para mostrar de nuevo su solidaridad contra la guerra de Moscú.

Los líderes del G7 acusan a China de «posibilitar» la guerra de Rusia contra Ucrania en una dura advertencia

También se produce en un momento en el que Corea del Norte ha arremetido contra la creciente cooperación en materia de seguridad entre Estados Unidos y sus aliados Corea del Sur y Japón, suscitando inquietud con su retórica exacerbada y sus continuas pruebas para reforzar un amplio programa ilegal de armamento.

Sigue sin conocerse públicamente qué recibe Pyongyang a cambio de su apoyo a la guerra de Rusia. Pero los gobiernos, desde Seúl hasta Washington, estarán muy atentos a las señales de hasta dónde está dispuesto a llegar el líder ruso, que en el pasado apoyó los controles internacionales sobre el programa ilegal de armas de Corea del Norte, para respaldar régimen bélico de Kim.

Corea del Norte lanzó su primer satélite espía, el Malligyong-1, en noviembre. Crédito: KCNA/Reuters

¿Qué buscan Rusia y Corea del Norte el uno del otro?

En los meses posteriores a que Kim recorriera en su tren blindado la región nororiental del país para asistir a la histórica cumbre de septiembre con Putin, las municiones norcoreanas parecieron entrar a raudales en Rusia, y ser disparadas en su asalto a Ucrania.

Putin visita Pyongyang por primera vez en 24 años. ¿Cómo son las relaciones entre Rusia y Corea del Norte?

Rusia ha recibido más de 10.000 contenedores de transporte, el equivalente a 260.000 toneladas métricas de municiones o material relacionado con municiones, de Corea del Norte desde septiembre, según una declaración de Estados Unidos en febrero. Las fuerzas rusas también han lanzado sobre Ucrania al menos 10 misiles fabricados en Corea del Norte desde septiembre, según declaró también un funcionario estadounidense en marzo.

Las armas pueden ser de menor calidad que las rusas, pero han ayudado a Rusia a reponer sus mermados arsenales y a seguir el ritmo del apoyo armamentístico que Ucrania recibe de Occidente, según los observadores. El acuerdo también puede permitir a Corea del Norte obtener información del mundo real sobre el funcionamiento de su armamento y ayudarle a aumentar las exportaciones de forma más generalizada.

En un artículo publicado en los medios de comunicación estatales norcoreanos antes de la visita, Putin agradeció a Pyongyang que mostrara un «apoyo inquebrantable» a la guerra de Rusia en Ucrania y dijo que los dos países estaban «dispuestos a hacer frente a la ambición del Occidente colectivo».

Se cree que Putin aprovechará su visita, a la que Kim le invitó el pasado septiembre, para asegurarse un apoyo continuado.

Corea del Norte lanzó tres misiles balísticos de prueba, informó el Ministerio de Defensa de Japón

A la pregunta sobre qué gana Pyongyang, funcionarios surcoreanos han afirmado que el Norte está recibiendo envíos de alimentos y otros artículos de primera necesidad de Rusia, y no son pocas las necesidades de la economía sometida a sanciones, que además de alimentos carece de combustible y materias primas, pero también busca avanzar en sus programas espacial, de misiles y nuclear.

Putin se mostró dispuesto a ayudar a Corea del Norte en el desarrollo de su programa espacial y satelital durante su reunión de septiembre, que tuvo lugar en una instalación de lanzamiento de cohetes.

Desde entonces ha habido indicios de que esa ayuda se ha producido, como el lanzamiento con éxito del primer satélite de reconocimiento militar norcoreano, el «Malligyong-1», semanas después de la visita, tras dos intentos fallidos.

Corea del Norte afirma haber puesto en órbita un satélite espía. Los analistas dicen que eso podría fortalecer su ejército

Estos satélites pueden ayudar a Corea del Norte a mejorar sus capacidades militares terrestres, por ejemplo permitiéndole apuntar con mayor precisión a las fuerzas de sus oponentes con sus propios misiles.

Los Estados miembros de las Naciones Unidas tienen prohibido ayudar directa o indirectamente a Corea del Norte en sus programas de misiles, así como participar en transferencias de armas con Pyongyang.

Sin embargo, según los expertos, Kim también desea acceder a los conocimientos técnicos de una serie de armas avanzadas rusas, así como a tecnología relacionada con el enriquecimiento de uranio, el diseño de reactores o la propulsión nuclear de submarinos.

El líder norcoreano considera que sus programas armamentísticos son esenciales para la supervivencia de su régimen, según los analistas.

«Kim Jong Un estará interesado en pedirle el mundo a Rusia, si lo conseguirá o no es otra cuestión», dijo Ankit Panda, investigador principal del programa de política nuclear del grupo de reflexión Carnegie Endowment for International Peace en Washington.

Corea del Norte dice que probó un nuevo sistema de mando y control en un simulacro de contraataque nuclear

Es poco probable que Putin esté «demasiado ansioso por iniciar necesariamente una cooperación en esas cuestiones (tecnologías relacionadas con la energía nuclear) cuando hay una larga lista de tecnologías menos confidenciales de las que los rusos pueden desprenderse», como la mejora de los sistemas de radar o de misiles tierra-aire, añadió.

Al ser preguntado la semana pasada por la preocupación de Occidente de que Rusia esté considerando la transferencia de tecnologías sensibles a Pyongyang, un portavoz del Kremlin dijo que el «potencial de desarrollo de las relaciones bilaterales» entre ambos países era «profundo» y «no debería preocupar a nadie y no debería ni podría ser cuestionado por nadie».

Los restos de un misil no identificado, que según las autoridades ucranianas fue fabricado en Corea del Norte, se ven en el lugar de un ataque ruso en Járkiv, Ucrania, el 2 de enero. Crédito: Sofiia Gatilova/Reuters/Archivo

«Un mundo trágico»

Sin embargo, cualquier apoyo de Putin, líder de un Estado miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, supone una importante ayuda para Kim, que se encuentra profundamente aislado en la escena mundial.

También para Putin, la visita es una oportunidad de enviar una señal, o una amenaza, de que Rusia no está sola. «Putin está poniendo de relieve que Rusia tiene amigos, y está propagando la idea de que Ucrania no puede ganar la guerra porque Rusia no se quedará sin armas», dijo John Erath, director principal de política del Centro para el Control de Armas y No Proliferación, una organización sin fines de lucro en Washington.

El líder ruso también puede ver la relación con Kim como una forma de aumentar el espectro de la guerra nuclear, explotando «las preocupaciones de Estados Unidos y Corea del Sur sobre Corea del Norte», para que «los amigos de Ucrania le obliguen a buscar una ‘solución’ negociada bajo los términos de Rusia», añadió Erath.

Putin expuso sus condiciones de paz el viernes, antes de una cumbre de paz internacional respaldada por Ucrania a la que Rusia no asistió el fin de semana. Entre ellas figuraba la retirada de las fuerzas ucranianas de cuatro regiones parcialmente ocupadas, una postura que Kyiv y sus aliados consideran inviable.

Putin habla de cooperación militar con Kim mientras el líder norcoreano respalda la guerra de Rusia contra Ucrania

Y en su carta publicada en los medios de comunicación estatales de Corea del Norte antes de la visita, Putin enmarcó a los dos países como enfrentados a lo que denominó esfuerzos de Estados Unidos por imponer una «dictadura neocolonialista» en el mundo.

Los observadores coinciden en que es poco probable que Putin ayude directamente en este momento al programa nuclear norcoreano, ya que ni Putin ni su estrecho colaborador Xi quieren ver una confrontación nuclear en la región.

Pero también ha quedado claro que los crecientes lazos entre Corea del Norte y Rusia, así como el abismo cada vez mayor entre Rusia, China y Occidente, están afectando a los esfuerzos internacionales por controlar el programa armamentístico norcoreano.

En marzo, Rusia vetó una resolución de la ONU para renovar un grupo independiente de expertos que investigaba las violaciones de las sanciones del Consejo de Seguridad por parte del país. China se abstuvo en la votación.

En los últimos años, ambos países han bloqueado los movimientos en el Consejo relacionados con Corea del Norte al mostrarse escépticos ante las sanciones respaldadas por Estados Unidos.

Las profundas divisiones actuales contrastan con la colaboración de las últimas décadas entre Rusia, China y Estados Unidos, según el exembajador estadounidense en Rusia y funcionario del Consejo de Seguridad Nacional Michael McFaul.

McFaul se refirió a su experiencia durante el Gobierno del expresidente de EE.UU. Barack Obama, trabajando en iniciativas de no proliferación relacionadas con Corea del Norte e Irán.

«Entonces cooperábamos con los rusos en estos dos frentes… nos reuníamos, teníamos los mismos objetivos… y los chinos nos seguían de cerca en ambas cuestiones», dijo McFaul en un podcast organizado el mes pasado por el grupo de reflexión Center for Strategic and International Studies. «Fíjense en dónde estamos hoy, completamente al revés… no estamos cooperando en absoluto en ninguno de esos aspectos… es un mundo completamente nuevo y trágico».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Calendario de los Juegos Olímpicos de París 2024: horarios, competiciones y fechas,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,