Un vistazo al equipo de fútbol más hermético del mundo

(CNN) — Lo que ocurre dentro de la selección de fútbol de Corea del Norte ha sido un secreto muy bien guardado desde su creación al final de la Segunda Guerra Mundial.

Millones de personas de todo el mundo tuvieron la oportunidad de ver a la selección masculina norcoreana en dos Copas del Mundo. Los Cheollima, un mítico caballo alado que se encuentra en la mitología de Asia oriental y que ocupa un lugar destacado en la sociedad norcoreana, vencieron a Italia por 1-0 en una asombrosa actuación en Middlesbrough, Inglaterra, en 1966.

Sin embargo, la participación de la selección en el torneo de Sudáfrica 2010 fue mucho menos exitosa, ya que el equipo perdió sus tres partidos, incluido un 7-0 a manos de Portugal.

Pero, al igual que la propia nación, el equipo ha vuelto a replegarse en las sombras en los últimos años. Ahora, en una entrevista exclusiva con CNN Deportes, el centrocampista norcoreano retirado An Yong Hak, que vive en Japón, reveló cómo es jugar para el equipo.

El secretismo que rodea a la selección norcoreana también quedó patente en el caso de su jugador estrella, Han Kwang Song.

Han Kwang Song: delantero norcoreano marca en un partido de clasificación para el Mundial tras desaparecer del fútbol mundial durante más de tres años

En su mejor momento, Han estuvo en la lista del gigante italiano Juventus y formó parte de su selección sub-23, pero luego desapareció de la escena pública durante más de tres años. La última vez que se le vio levantando un trofeo con su equipo más reciente, el Al-Duhail qatarí, fue en 2020, cuando las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU obligaron a repatriar a todos los trabajadores norcoreanos en el extranjero.

Pero ese rápido cambio de fortuna, de jugar en importantes divisiones de Italia y Qatar a estar atrapado en una embajada durante la mayor parte de tres años, no hizo que el delantero se planteara dejar el fútbol.

De forma inesperada, Han reapareció públicamente el pasado noviembre con Corea del Norte en la fase de clasificación para el Mundial, y marcó un gol de cabeza en la goleada por 6-1 a Myanmar.

El mediocampista norcoreano retirado An, que ahora tiene 45 años, lamenta que Han estuviera atrapado en el limbo diplomático, y afirma que fue una pena que el delantero no pudiera unirse antes al principal equipo de club nacional de Pyongyang, el 4.25 SC, «para desarrollarse a una edad en la que podría haber avanzado más».

«Estuvo atrapado en una embajada en China, y tuvo que entrenarse solo durante unos dos o tres años. El pasado septiembre, creo, le dejaron entrar al país», declaró An a CNN Deportes, citando a un funcionario norcoreano con el que habló. Han permaneció en la embajada mientras las fronteras norcoreanas estuvieron cerradas debido a la pandemia del covid-19, añadió An.

Nacido en Japón con pasaporte norcoreano, An representó a Corea del Norte como jugador durante 10 años, una carrera en la selección nacional que Han declaró a An que disfrutó poder presenciar, según el mediocampista internacional retirado.

An Yong Hak (en el centro) y Han Kwang Song (ultraderecha) en Pyongyang en 2019 con otros futbolistas norcoreanos. Crédito: An Yong Hak

An recordó que conoció a Han por primera vez en 2019 en Pyongyang, donde vio al exdelantero del Cagliari jugar contra Corea del Sur, capitaneada por la estrella del Tottenham Hotspur Son Heung-min, en un partido de clasificación para el Mundial de Qatar 2022.

Después de ese partido, An dijo que estaba esperando para volar de vuelta a casa a Japón y casualmente se encontró con Han y otros dos jugadores norcoreanos, Pak Kwang Ryong y Choe Song Hyok, que estaban jugando en Austria e Italia respectivamente en ese momento.

«[Han] me dijo que me había estado observando en el estadio cuando yo jugaba en la selección nacional», relató An sobre su primera interacción con el delantero.

An recordó que les dijo a Han y a los jóvenes jugadores norcoreanos: «Chicos, a partir de ahora tienen que hacerlo bien, y yo también iré a Italia a animarlos».

«¡Sí, por favor, ven! Iré a recogerte», respondió Han a An.

En marzo de este año, cinco años y una pandemia después, ambos volvieron a encontrarse, esta vez en Tokio, Japón.

An (derecha), Sin Yong Nam (centro) y Han (izquierda) en Tokio en marzo de 2024. Crédito: An Yong Hak

«Fui al hotel [en el que se alojaba el equipo] un día después del partido y le dije: ‘Ha pasado mucho tiempo'», cuenta An.

Ambos hablaron del partido de clasificación para el Mundial 2026 del día anterior, en el que Corea del Norte había perdido por un gol ante Japón.

«El disparo de Han dio en el poste y no entró, así que hablamos de lo cerca que estuvo de anotar», cuenta An.

«Debido a las sanciones, Han dijo: ‘Estoy jugando en [Corea del Norte]'», explicó An, añadiendo que no hubo mucho tiempo para profundizar en la conversación.

Se refirió a Han como «el tipo de talento que aparece cada 10 o 20 años» y como alguien con potencial para convertirse en «un jugador de talla mundial».

«Quiero que sea un símbolo de la selección nacional de la RPDC [Corea del Norte]… Me gustaría verlo convertido en un jugador como Son Heung-min o alguien de ese calibre», dijo An sobre Han, de 25 años.

El futbolista de Corea del Norte que asombró al mundo y desapareció: «Era un gran talento»

Un engaño

Aunque Corea del Norte lleva mucho tiempo aislada del resto del mundo, ha participado con frecuencia en competencias deportivas internacionales, con la notable excepción de durante la pandemia de covid-19.

Cuando el Cheollima terminó su participación en la Copa Mundial de 2010 (perdió todos los partidos de la fase de grupos, contra Brasil, Portugal y Costa de Marfil) surgieron rumores e informes de que los jugadores y entrenadores habían sido objeto de castigos en Pyongyang.

Citando fuentes anónimas, Radio Free Asia informó que el entrenador Kim Jong Hun fue enviado a realizar trabajos forzados, mientras que los jugadores fueron sometidos a «duras críticas ideológicas», excepto An y otro delantero norcoreano-japonés, Jong Tae Se. CNN no pudo verificar de forma independiente esta información.

An calificó tales informes de «engaño».

Corea del Norte se enfrentó a Japón en un partido de clasificación para el Mundial 2026 en el Estadio Nacional de Tokio el 21 de marzo. Crédito: Philip Fong/AFP/Getty Images

«Es bastante difícil obtener información sobre la RPDC, por lo que todavía hay historias sobre personas que son enviadas a una mina de carbón después de perder un partido o que son sermoneadas durante seis horas, pero no hay tales historias en absoluto, que yo sepa», dijo An, negando los rumores sobre el país aislado, citando su carrera de 10 años jugando para el equipo nacional.

«Creo que es hora de poner fin a ese tipo de información falsa», añadió.

La clasificación de Corea del Norte para la Copa Mundial de 2010 fue la segunda desde 1966, cuando el Cheollima llegó a cuartos de final y perdieron por 5-3 ante Portugal.

Cuando Corea del Norte consiguió su pase a Sudáfrica, los jugadores de la selección fueron reconocidos por el régimen con un certificado y un departamento en Pyongyang, una práctica rara pero bien conocida por el régimen de Kim para recompensar la lealtad, según el medio estatal KCNA y verificado por An.

«Todo el mundo recibió un certificado, y cada uno de nosotros recibió un departamento en Pyongyang», dijo An, añadiendo que él no recibió uno porque es «coreano zainichi».

¿Que pasa si hay un veto inmigratorio cuando EE.UU. sea sede del Mundial en 2026?

Los coreanos que emigraron o se vieron obligados a trasladarse a Japón bajo el dominio colonial antes de que la península se dividiera en dos son conocidos en japonés como «coreanos zainichi», incluidos sus descendientes. Pueden solicitar un pasaporte norcoreano o adquirir la nacionalidad surcoreana, ya que no se les concede la ciudadanía japonesa; sin embargo, son residentes legales en Japón y pueden obtener la ciudadanía por naturalización.

An, coreano zainichi de tercera generación, mantiene con orgullo su nacionalidad norcoreana.

«Mis abuelos mantuvieron su identidad norcoreana, aunque podían haber elegido vivir una vida fácil, así que no quise cambiar fácilmente mi identidad», explica An, y añade que también considera Corea del Sur su hogar geográfico.

Otro coreano zainichi en la selección de 2010 fue Jong Tae Se, que acaparó la atención del mundo al romper en llanto durante el himno nacional de Corea del Norte antes de la derrota por 2-1 del equipo ante Brasil.

Las lágrimas de Jong conmovieron a los aficionados e incluso An dijo: «Muchos coreanos zainichi se emocionaron muchísimo».

«Este coreano zainichi, nacido y criado en Japón, tuvo un gran sueño y lo hizo realidad. Pude estar codo a codo con los atletas de mi país natal y cantar el himno nacional», dijo An.

Jong Tae Se lloró durante el himno nacional de Corea del Norte antes de que el equipo se enfrentara a Brasil en la Copa Mundial de 2010. Crédito: Carl Recine/Action Images/Reuters

Ganarse el respeto

Cuando An se incorporó a la selección norcoreana al recibir una carta de convocatoria en 2002, recuerda que no fue aceptado de inmediato por sus compañeros.

«Los jugadores, entrenadores y directivos no nos conocían muy bien. Necesitábamos que nos aceptaran. No fuimos muy bien recibidos desde el principio», afirma el mediocampista retirado.

Los jugadores norcoreanos tienen fuertes vínculos, ya que la mayoría de ellos, excepto los que, como Han, solían jugar en el extranjero, y los coreanos zainichi, residen en el país y, por lo tanto, pueden ser convocados para la selección en casi cualquier momento, según An.

Para ser aceptado por la selección, el recién llegado An tuvo que demostrar su valía a los demás jugadores norcoreanos.

«Tuve que competir con ellos en los entrenamientos diarios para ganarme su confianza y reconocimiento. Sin embargo, la práctica por sí sola no era suficiente», afirma.

«Anoté dos goles en un partido de clasificación para el Mundial y, con ese resultado, me aceptaron como miembro de la selección», dijo An, refiriéndose a su doblete en la victoria por 4-1 contra Tailandia en la fase de clasificación para el Mundial de 2006.

Fue entonces cuando el equipo acogió a An de todo corazón y los miembros de la selección se convirtieron en «como una familia» para él, afirmó.

«Normalmente, estamos separados, ya que yo estoy en Japón y ellos en la RPDC… es difícil mantener el contacto», afirmó, reflexionando sobre la desafortunada realidad en la que ni siquiera puede enviar mensajes a sus amigos de Pyongyang.

Sin embargo, el destino quiso que An se encontrara con su antiguo compañero de equipo y actual entrenador de la selección norcoreana, Sin Yong Nam, el pasado mes de marzo. Sin pidió a An que visitara Pyongyang para compartir su experiencia futbolística con jóvenes promesas.

«Cuando nos volvimos a ver después de mucho tiempo, sentí nostalgia», dijo An al reflexionar sobre el reencuentro con sus compatriotas y antiguos compañeros de equipo después de casi cinco años.

«Si surge otra oportunidad, me gustaría volver a Pyongyang y, con suerte, prestar alguna ayuda a la selección nacional», añadió An.

— Himari Semans y Rinka Tonsho de CNN Tokio contribuyeron a este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,