Hace un año, su anillo de compromiso desapareció en un hospital. Todavía aprecia al hombre que se lo dio

(CNN) –Faye Bauman llevaba su anillo de diamantes cuando se cayó y se rompió la cadera. Era junio del año pasado y tenía 85 años. En el Hospital North Florida de Gainesville se quitó varias joyas, entre ellas el anillo, y se las dio a una enfermera.

Después de la operación, mientras se recuperaba en un centro de rehabilitación, se dio cuenta de que había salido del hospital sin sus joyas, incluido el anillo de compromiso de diamantes del amor de su vida.

Aún recordaba la mirada de él cuando le dio el anillo. Ansiosa e inocente. Se habían conocido en una fiesta y al final estaban cogidos de la mano debajo de la mesa. Ahorró para comprarle el anillo. Un diamante de medio quilate en oro blanco. Un día se presentó en su oficina y se arrodilló. Estaba guapísimo con su uniforme de gala de la Marina. Ella dijo que sí y se puso el anillo en el dedo, deslizándolo para que el diamante reflejara la luz.

Cincuenta y seis años más tarde, en una nueva banda de oro amarillo, el diamante desapareció del hospital. Faye Bauman quería saber por qué.

Durante casi 12 meses, ella y su hija intentaron encontrar respuestas. Hablaron con al menos cuatro funcionarios del hospital. Bauman presentó una denuncia a la Policía, que calificó la desaparición de las joyas de hurto mayor. Pero no obtuvieron ninguna satisfacción. Las joyas parecían haber desaparecido para siempre. En mayo de 2024, dicen, nadie se había ofrecido a arreglar la situación.

Finalmente, Bauman contó su difícil situación a los periodistas. En un largo mensaje enviado desde su iPad, en el que pedía disculpas por los errores que pudiera haber causado su degeneración macular, escribió: «En estos momentos, el director general no me devuelve las llamadas. He hecho todo lo que me han dicho pero en este momento parece que no existo».

Un reportero de la CNN hizo averiguaciones en el hospital y en el departamento de Policía y esperó varios días a recibir respuestas. Mientras tanto, a lo largo de múltiples entrevistas telefónicas, Bauman contó su historia.

Dijo que no esperaba volver a ver su anillo de diamantes. Pero se dio cuenta de que era una oportunidad para hablar de algo más importante: el hombre que le dio el anillo.

«Quiero decirles que no era una princesa cuando le conocí», dijo. «Tom me convirtió en princesa».

Tiene recuerdos maravillosos de su matrimonio. Pero los últimos años no fueron lo mismo

Antes de que él y Faye se casaran, Tom cuidó de su madre enferma. Esta experiencia fortaleció su hábito de servir a los demás. Día tras día, durante gran parte de su matrimonio, le llevaba a Faye el desayuno a la cama. Recogía una flor del jardín y la colocaba en un pequeño jarrón de Waterford que ponía en la bandeja del desayuno. Le preguntaba cómo quería el plátano. Le llevaba te inglés, tostadas con mermelada y un huevo macerado. Faye estaba divorciada y tenía tres hijas pequeñas cuando conoció a Tom, y Tom las trataba como si fueran suyas.

Tom y Faye estuvieron casados 47 años. Ella era consejera de salud mental y él trabajaba en el Cuerpo de Suministros de la Marina. Después de la Marina obtuvo su licencia de contratista. «Remodeló todas las casas en las que vivimos», dijo ella. Hizo trabajos de fontanería y electricidad, añadió una habitación familiar, instaló puertas francesas y aceptó trabajos extra para poder comprar e instalar un nuevo jacuzzi para la mujer que amaba.

Mantuvieron su largo romance de Florida a Rhode Island, de Londres a Estambul y de vuelta a Florida. Ella admiraba su atractivo y le gustaba cómo olía. Bailaban en la playa con los ojos cerrados.

Tom cuidó de Faye hasta que ya no pudo más. A los cincuenta, algo falló en su mente. Primero fue la demencia, luego la enfermedad de Parkinson. Pintó una habitación del color equivocado. Salió a la calle en ropa interior. En el supermercado, cogió un chicle del suelo y se lo metió en la boca.

El cuerpo de Tom empezó a fallarle, empezando por los pies. Ahora le tocaba a Faye cuidar de Tom. Lo sacó del jacuzzi cuando no pudo salir por sí mismo. Lo colocó en una colchoneta en el patio, donde podía tumbarse y arrancar malas hierbas. Se levantaba temprano para limpiar los canalones para que él no pudiera decirle que ese era su trabajo.

Tom y Faye Bauman en una foto sin fecha. (Cortesía de Faye Bauman)

Así fue durante más de 20 años. Era su marido, pero el hombre con el que se había casado era sólo un recuerdo. Pidió el traslado a una residencia y ella le dejó marchar. A veces se despertaba en mitad de la noche, conducía hasta la residencia y se metía en la cama con él.

«No quiero morir», le decía.

«Era tan hermoso»

Mientras Faye Bauman recordaba a su marido, los engranajes giraban en el caso del anillo desaparecido. La situación pareció cambiar en los días posteriores a que un periodista de la CNN preguntara por la joya. Un portavoz de la Policía de Gainesville dijo que el caso había sido asignado a un detective.

Y un portavoz de la división del norte de Florida de HCA Healthcare emitió esta declaración:

«La atención compasiva es el principal objetivo del personal de HCA Florida North Florida Hospital. Hemos investigado este asunto con nuestro proveedor de seguridad contratado, que es responsable de proteger las pertenencias del paciente, y hemos ayudado al Departamento de Policía de Gainesville con su investigación, que está en curso. Lamentamos la pérdida de este objeto personal y nos hemos comprometido a reembolsarle a esta persona para que haga las cosas bien”.

Esta fue una mejora, si no una resolución completa. Faye Bauman todavía quiere saber cómo desapareció el anillo y todavía quiere más respuestas sobre lo que hicieron los funcionarios del hospital durante el año siguiente.

En cuanto al hombre que le puso el anillo en el dedo, está segura de su destino final.

Faye y Tom Bauman el día de su boda hace 57 años. «Tuvimos una vida maravillosa», dice. (Cortesía de Faye Bauman)

Cerca del final estaba tomando morfina, dejó de hablar, estaban juntos y él se estaba alejando.

“Oh”, dijo, recordando ese momento, “era tan hermoso”.

Ella le tomó la mano, lo besó y rezó el Padrenuestro. Se sentía como si los ángeles estuvieran llenando la habitación. Estaba alabando a Dios cuando escuchó a Tom dar su último aliento.

Nada es para siempre, al menos no aquí en la tierra. Llevó ese anillo de diamantes durante siete años más. Y luego, como Tom, desapareció.

“Sabes”, dijo Faye, “tuvimos una vida maravillosa”.

Su voz se quebraba al pensar en él. Imaginando al viejo Tom, el que se arrodilló ante ella ese día de 1967. Esperaba volver a verlo. Restaurado y renovado. Sus brazos se abren. Dándole la bienvenida a su hogar.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Conclusiones de la investigación de CNN: Cómo Airbnb no protege a sus huéspedes de las cámaras ocultas,
'Shrek 5' llegará en julio de 2026 con sus grandes estrellas a bordo,
China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,