Soldados armados, tensión en las calles y el llamado a la defensa de la democracia: así se vivió el fracasado intento de golpe de Estado en Bolivia

(CNN) — El presidente de Bolivia, Luis Arce, hizo frente este miércoles a un intento de golpe de Estado de corta duración, tras llamar a la ciudadanía a «organizarse y movilizarse» en defensa de la democracia, mientras soldados y vehículos militares blindados rodeaban edificios gubernamentales en La Paz.

«No podemos permitir que intentos golpistas se apoderen una vez más de la vida de los bolivianos. Queremos exhortar a todos a defender la democracia», dijo Arce desde la residencia presidencial, Casa Grande, mientras el intento de golpe se ponía en marcha.

Las imágenes del lugar mostraban a soldados armados reunidos en torno a la plaza Murillo, una de las principales plazas de La Paz, donde se encuentran las sedes del ejecutivo y el legislativo nacionales.

Se vieron vehículos blindados embistiendo las puertas del palacio de gobierno de Bolivia, según Associated Press, mientras el expresidente Evo Morales decía en X que «se está gestando un golpe de Estado». Tanto Morales como Arce pertenecen al partido boliviano Movimiento al Socialismo (MAS).

Fiscalía General de Bolivia abre investigación penal contra el exjefe del Ejército que lideró el intento de golpe de Estado

La policía militar camina en medio de gases lacrimógenos frente al palacio presidencial en la Plaza Murillo el 26 de junio de 2024 en La Paz, Bolivia. Crédito: Gastón Brito Miserocchi/Getty Images

El fallido intento de golpe de Estado

A los militares que llegaron a la Casa Grande los dirigía Juan José Zúñiga, exjefe del Ejército que había sido destituido de su cargo justo el día anterior, al parecer por amenazar con bloquear una candidatura de Morales a la reelección. Posteriormente fue detenido y se le vio subir a la fuerza a un vehículo policial, según los medios de comunicación locales.

Antes de su detención, Zúñiga se dirigió este miércoles a los periodistas en la plaza, flanqueado por soldados, y afirmó que «queremos restaurar la democracia» mientras hablaba de los problemas económicos del país.

«El pueblo no tiene futuro, y el ejército tiene el coraje de velar por el futuro de nuestros hijos, el bienestar y el progreso de nuestro pueblo», dijo, añadiendo que iban a liberar «a todos los presos políticos», incluida la expresidenta de Bolivia Jeanine Añez, actualmente encarcelada por lo que los tribunales dijeron que fue su papel en las protestas mortales que estallaron tras su ascenso al poder en 2019.

En imágenes mostradas por la televisión boliviana, Zúñiga entró entonces en el pasillo del palacio y, según Associated Press, fue confrontado por Arce, quien le dijo: «Soy su capitán y le ordeno que retire a sus soldados y no permitiré esta insubordinación».

Militares montan guardia con un camión blindado frente al palacio de gobierno en la Plaza Murillo el 26 de junio de 2024 en La Paz, Bolivia. El presidente de Bolivia, Luis Arce, advirtió sobre movimientos irregulares de tropas militares y elevó la alerta de un posible Golpe de Estado. (Crédito: Gaston Brito Miserocchi/Getty Images).

La situación parece haberse apaciguado cuando el sustituto de Zúñiga como jefe del Ejército, el general José Sánchez, que no fue nombrado sino hasta este miércoles, ordenó a los soldados que se encontraban en la plaza que regresaran a sus unidades.

«Ordeno a todo el personal movilizado en la calle que regrese a sus unidades», dijo Sánchez desde un podio en el palacio presidencial en medio de vítores y aplausos.

Poco después se vio a vehículos armados abandonar la plaza Murillo, según imágenes del medio estatal Bolivia TV. Arce también anunció a Wilson Guardia y Gerardo Zabala, como nuevos jefes de la Armada y la Fuerza Aérea de Bolivia, respectivamente.

CNN está intentando ponerse en contacto con el gobierno de Bolivia para obtener comentarios.

¿Quién es el general Juan José Zúñiga Macías, el señalado líder del intento de golpe de Estado en Bolivia?

¿En qué contexto político se dio este fallido golpe?

Las tensiones en Bolivia han ido en aumento de cara a las próximas elecciones generales de 2025 por los planes del izquierdista Morales de presentarse como candidato contra Arce.

Morales, que se separó públicamente de su otrora aliado Arce, dimitió en 2019 tras las crecientes protestas por las acusaciones de fraude en las elecciones; en ese momento, afirmó que había sido obligado a abandonar el cargo en un golpe de Estado.

Antes de su destitución, Zúñiga supuestamente había dicho que Morales no debería poder regresar como presidente, y amenazó con bloquearlo si eso sucedía.

La Fiscalía General de Bolivia inició una investigación penal contra Zúñiga más tarde el miércoles, y la Fiscalía dijo en X que también se investigaría a «todos los demás participantes» implicados en los sucesos del miércoles en La Paz.

La Fiscalía General dijo que hará «todos los esfuerzos necesarios» para identificar a todas las personas involucradas e investigar más a fondo el intento de golpe de Estado e imponer el «máximo castigo a los responsables.»

Tropas militares disparan gases lacrimógenos a la gente fuera del Palacio Quemado en la Plaza Murillo en La Paz el 26 de junio de 2024. (Crédito: Aizar Raldes/AFP/Getty Images

Fredy Mamani, exviceministro de Relaciones Exteriores de Bolivia y aliado de Morales y Arce, dijo a CNN que a pesar del carácter «antidemocrático» de «los tanques, los uniformados y la toma de la plaza… es fundamental destacar que el pueblo boliviano está unido ante cualquier golpe de Estado».

La noticia del intento de golpe fue condenada rotundamente por líderes internacionales y regionales, entre ellos el presidente de Paraguay, Santiago Peña, el presidente de México y la Unión Europea.

«Manifiesto mi preocupación por la situación en Bolivia. Expresamos nuestro apoyo a la democracia en el hermano país y al gobierno legítimo de Luis Arce», dijo en X el presidente de Chile, Gabriel Boric.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), una organización panamericana, Luis Almagro, condenó las movilizaciones de la «manera más enérgica» en X, diciendo que el «ejército debe someterse al poder civil legítimamente elegido».

La Unión Europea dijo que se oponía a «cualquier intento de quebrantar el orden constitucional en Bolivia y derrocar a gobiernos elegidos democráticamente», y añadió que se solidariza con el gobierno boliviano y su pueblo, según un post del jefe de la política europea, Josep Borrell, en X.

Según la agencia estatal ABI, la movilización militar comenzó sobre las 14:30 hora local.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,