«Esta es la sangre de mi hijo»: Mientras Israel celebra el rescate de cuatro rehenes, los palestinos recuentan los horrores

(CNN) — Agujeros de bala tiñen las paredes manchadas de sangre de la casa de la familia Miqdad, en el campo de Nuseirat, en el centro de Gaza.

Las imágenes de CNN de la casa muestran un oso de peluche de color crema sobre un armario blanco, con plásticos rotos esparcidos por las estanterías. En otra habitación, Rasha Abdel Miqdad, madre de cuatro hijos, se estremece de dolor antes de derrumbarse en llanto.

«Esta es la sangre de mi hijo Yamen. Que Dios bendiga su alma», dijo esta palestina de 32 años a CNN el 12 de junio. «Mi hijo era inocente. Somos civiles y no tenemos ninguna conexión con la resistencia ni nada ni con ninguna facción. No tenemos ninguna relación».

Nuevas imágenes del mortal operativo de Israel para rescatar a cuatro rehenes

CNN habló con siete miembros de la familia que describieron una neblina llena de horror de disparos, artillería de tanques y bombardeos aéreos alrededor de su casa el 8 de junio. Según los familiares, las fuerzas israelíes irrumpieron en el edificio en busca de combatientes y dispararon indiscriminadamente. Cuatro personas sufrieron heridas de bala, un niño resultó gravemente herido y Yamen, de 12 años, murió, según declaró la familia a CNN. Los soldados interrogaron y golpearon a los familiares varones y obligaron a un niño a desnudarse, según los familiares.

El 16 de junio, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) hicieron públicas unas imágenes en las que se veía a los soldados en la casa de Miqdad el mismo día en que se realizaba una operación de rescate de rehenes en las inmediaciones. En el video fuertemente editado, compartido en las redes sociales y descrito como fuerzas «asegurando la zona» durante la operación, miembros del Batallón de Reconocimiento de Paracaidistas israelíes parecen entrar en la casa. El video no muestra lo que sucedió en el tercer piso, donde la familia dice que fueron atacados.

CNN se puso en contacto con las FDI, pero no ha recibido respuesta a las acusaciones concretas formuladas.

Rasha Abdel Miqdad afirma que dos de sus hijos, Yamen, de 12 años (izquierda), y Mumen, de 16 (derecha), sufrieron heridas de bala después de que las fuerzas israelíes asaltaran su casa en el centro de Gaza el 8 de junio. Yamen murió. Crédito: Cortesía de Rasha Abdel Miqdad

Las denuncias proporcionan una ventana a la escala y la fuerza de esta operación israelí para liberar a los rehenes tomados durante el ataque a Israel del pasado octubre. Los testigos presenciales afirman seguir traumatizados, después de que el 8 de junio murieran más de 270 palestinos y otras 698 personas resultaran heridas, según las autoridades de Gaza. El personal sanitario afirma que los hospitales, ya desbordados, están completamente desbordados.

Así fue la operación israelí que rescató a cuatro rehenes y dejó más de 270 palestinos muertos, según funcionarios

El elevadísimo número de víctimas ha suscitado nuevas advertencias de las organizaciones de derechos humanos, que afirman que Israel no está haciendo lo suficiente para proteger a los civiles en su guerra y que los combatientes están poniendo en peligro las vidas de los palestinos.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH) advirtió de que las fuerzas israelíes y los grupos armados palestinos pueden haber cometido crímenes de guerra con sus acciones. El portavoz de la ACNUDH, Jeremy Laurence, afirmó que la operación israelí «pone seriamente en duda si se respetaron los principios de distinción, proporcionalidad y precaución…» y que, al retener rehenes en zonas densamente pobladas, los grupos armados palestinos están «poniendo en peligro añadido la vida de civiles palestinos, así como la de los propios rehenes».

No estaba claro cuántos de los muertos eran combatientes. El Ministerio de Sanidad de Gaza no distingue entre civiles y combatientes. Pero el ministerio dijo que muchos de los afectados eran mujeres y niños, así como personas desplazadas recientemente por la ofensiva israelí en la ciudad meridional de Rafah.

Las FDI han rebatido las cifras del ministerio, afirmando que las bajas de la operación fueron «inferiores a 100». CNN no puede verificar de forma independiente las cifras de víctimas facilitadas por ninguna de las partes.

Según las FDI, los equipos de fuerzas especiales iniciaron la operación de rescate en el campo de Nuseirat poco después de las 11:00 hora local y a las 11:25 ya habían comenzado a asaltar los dos edificios donde se encontraban los rehenes. Tras un intenso intercambio de disparos con los combatientes, y mientras la zona circundante era objeto de un intenso fuego israelí de misiles y cohetes, las fuerzas especiales recuperaron a los rehenes y emprendieron la marcha fuera del campo, hacia una zona próxima al muelle flotante del ejército estadounidense en la costa mediterránea.

Fue por esta ruta por la que las fuerzas israelíes asaltaron la casa de la familia Miqdad durante entre 30 y 45 minutos, según relatos de testigos presenciales que se corresponden con videos analizados por CNN. Las llamas y las columnas de humo se extienden sobre los vehículos destrozados tras la operación, según las imágenes tomadas a las 13:10 hora local y obtenidas por CNN. Varios civiles lloran sobre los cadáveres amontonados unos encima de otros, mientras niños pequeños miran al cielo con incredulidad. En un plano, filmado en una calle cercana, se puede ver a los miembros de la familia Miqdad llevando a sus hijos heridos a un coche mientras los drones israelíes zumban sobre ellos.

Cómo se desarrolló la operación israelí para rescatar a cuatro rehenes en Gaza

La casa de la familia Miqdad, que un equipo de CNN visitó más tarde, se encuentra a poco menos de 1,5 km del lugar donde se retuvo a los rehenes, según determinó CNN mediante análisis de video.

«No dejaron nada. Está todo destruido», dijo la madre, Rasha, cuatro días después de la operación. «La habitación está llena de sangre. La ropa de mis hijos está llena de sangre. No hay ningún lugar seguro… ningún lugar donde podamos protegernos».

Israel lanzó su ofensiva militar en Gaza tras los ataques del 7 de octubre dirigidos por Hamas contra el sur de Israel, en los que murieron al menos 1.200 personas y más de 250 fueron secuestradas.

Desde entonces, los ataques israelíes en Gaza han matado a 37.658 palestinos y herido al menos a otras 86.237 personas, según las autoridades sanitarias de Gaza.

«Se sintió como un terremoto»

El 8 de junio, antes de que las fuerzas israelíes entraran en la casa de la familia Miqdad, hubo disparos de artillería y misiles, según declaró el padre, Mohammad, a CNN.

Dijo que reunió a su familia, unas 14 personas, en su mayoría mujeres y niños, en una habitación. La familia temblaba de miedo cuando las voces de los soldados se acercaron, hasta que, según afirman, los soldados derribaron la puerta, abrieron fuego indiscriminado, lanzaron granadas aturdidoras y apuntaron con armas a algunos de los niños.

«Llegaron al departamento en el que estábamos y empezaron a disparar y a decir: ‘¿Quién está aquí, quién está aquí? Les dijimos que éramos civiles, niños y mujeres», declaró Mohammad a CNN.

Rasha declaró a CNN que la redada «fue como un terremoto», y añadió que los soldados confiscaron sus teléfonos. «Llevaban armas, apuntando con ellas a un bebé de ocho meses y a otro de cuatro».

Rasha Abdel Miqdad (izquierda) y su hijo, Zain (derecha) fotografiados el 12 de junio en Nuseirat, en el centro de Gaza, recuerdan el momento en que las fuerzas israelíes asaltaron su casa el 8 de junio. Crédito: CNN

Las fuerzas israelíes detuvieron a los dos hombres presentes y exigieron saber si había combatientes en el edificio, según Mohammad. Él y su suegro, Abdul Raouf, de 58 años, intentaron declarar su inocencia. Entonces, afirman, los soldados les pusieron bolsas en la cabeza, les ataron las manos a la espalda y los agredieron físicamente.

Ahmad, el segundo hijo de Mohammad, aún no se ha recuperado del ataque. Ahmad, de 13 años, declaró a CNN que pudo oír a los soldados golpear a su padre y a su abuelo en el pasillo, antes de que le obligaran a desnudarse. Los soldados le dijeron entonces que se volviera a poner la ropa, antes de que lo sacaran de la habitación y le dieran «puñetazos», señalándole a la cara.

«Me pidió que me quitara la ropa para asegurarse de que era un niño», recuerda Ahmad.

«Me tiró al suelo y me vendó los ojos», dijo. «Quería atarme, pero empecé a dar patadas con los pies, así que puso su zapato aquí», dijo señalando su cuello, «y me pisó para hacerme callar».

«Querían matarme».

Ahmad, de 13 años, denunció a CNN que un soldado israelí le dio un puñetazo en la cara en su casa de Nuseirat. Crédito: CNN

Mohammad contó a CNN que antes de que las fuerzas israelíes se retiraran, amenazaron con disparar a sus familiares, tras lo cual oyó disparos.

«El soldado dijo: ‘Si no me dices dónde están los combatientes de la resistencia y dónde está el arma en tu casa, mataré a tus hijos'», dijo Mohammad. «Fue a la habitación», dijo, refiriéndose a la parte de la casa donde estaban las mujeres y los niños, y añadió: «Un minuto después, y oí los disparos». Ahmad declaró a CNN: «En ese momento, supusimos que habían matado a mis hermanos».

No está claro si alguno de los miembros de la familia fue alcanzado en la segunda ronda de disparos.

Los casquillos de bala que aparecen en un video filmado por CNN en la casa tienen el sello IMI, que denota al fabricante de armas israelí Israeli Military Industries, según dos expertos en armas, Richard Weir, investigador sénior de la división de Crisis y Conflictos de Human Rights Watch (HRW) y Trevor Ball, ex miembro sénior del equipo de desactivación de artefactos explosivos del Ejército de Estados Unidos. Según Weir, uno de los casquillos es de calibre 9 mm, probablemente una pistola, una ametralladora o un subfusil.

Las fuerzas israelíes estuvieron en la casa hasta 45 minutos, según dijeron familiares a CNN. Cuando finalmente se marcharon, Mohammad, todavía con los ojos vendados, dice que pidió a Rasha que le quitara la bolsa que tenía sobre la cabeza. Dicen que sus dos hijos estaban inertes y sangrando por múltiples heridas de bala.

Uno de sus hijos, Mumen, de 16 años, dice que le dispararon en el hombro y el abdomen, mientras que su hermano menor, Yamen, de 12 años, tenía heridas de bala en el abdomen y la pierna.

«Llamé a la ambulancia, pero me dijeron que no podían venir porque la zona era peligrosa», explicó Mohammad a CNN.

En su lugar, la familia corrió en coche hacia el norte, al hospital Al-Awda. Pero para Yamen era demasiado tarde. «Le practicaron reanimación cardiopulmonar durante 10 minutos, pero ya estaba martirizado», dijo Mohammad.

Rehén israelí sufrió «castigos» durante ocho meses de cautiverio a manos de Hamas, según su familia

Escenas de la «masacre» en los hospitales locales

Las imágenes obtenidas por CNN en la zona muestran a los sobrevivientes trepando por los escombros mientras los misiles surcan el cielo. Edificios enteros están vacíos. Hombres y niños palestinos cubren delicadamente los cadáveres con mantas, tratando de dar dignidad a los muertos en la operación israelí.

Los trabajadores del hospital afirman que no pudieron gestionar la avalancha de víctimas de la incursión diurna, que se llevó a cabo cuando las calles y el mercado estaban repletos de gente. Al menos 250 palestinos heridos en Nuseirat fueron trasladados del Hospital de los Mártires de Al-Aqsa al Hospital Nasser, según las autoridades sanitarias.

Palestinos inspeccionan los daños un día después de que las fuerzas israelíes lanzaran una operación para rescatar a cuatro rehenes, en Nuseirat, en el centro de Gaza, el 9 de junio. Crédito: Eyad Baba/AFP/Getty Images

El hospital Al-Aqsa está atendiendo a un número de pacientes casi cinco veces superior al que tenía antes de la guerra con sólo un generador eléctrico en funcionamiento, informó el 10 de junio la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU. Imágenes tomadas el 8 de junio en el patio del hospital muestran camiones repletos de cadáveres cubiertos con mortajas y hombres que intentan consolar a niños conmocionados por los proyectiles, mientras decenas de palestinos claman por ser atendidos por los médicos.

«Había muchos mártires tendidos en las calles», dijo la madre de Rasha, de 54 años. «La calle estaba llena de gente y los aviones disparaban».

La grave escasez de recursos, incluidos analgésicos, en el hospital de Al Aqsa dificultó el tratamiento de heridas traumáticas, como quemaduras graves, fracturas abiertas, amputaciones y lesiones cerebrales, según informaron a CNN trabajadores humanitarios de Médicos Sin Fronteras (MSF). El asedio israelí a Gaza ha reducido drásticamente la entrada de suministros médicos y de otro tipo.

«Fue como si se hubiera estrellado un avión», declaró Karin Huster, trabajadora de MSF que atendió a pacientes en las horas posteriores al ataque. «Casi todo el mundo estaba en el suelo, niños, mujeres… cientos de personas. Se necesita un tipo especial de personas para sobrevivir a esto», declaró a CNN el 11 de junio.

Otra trabajadora sanitaria del hospital Al-Aqsa, Maryame El Abbassi, dijo que está emocionalmente marcada tras tratar a un niño con quemaduras graves cuya cara «se derretía» entre sus manos.

«Ojalá no hubiera vivido la masacre», dijo a CNN esta enfermera de 23 años. «No creo que se hayan inventado palabras que puedan describir lo cruel que fue la situación… Había tantos niños traídos por desconocidos».

«Esos niños estarán traumatizados hasta el final de sus vidas», añadió.

Mumen, que sigue recibiendo tratamiento por las heridas en el hombro y el abdomen, tras haber sido trasladado al hospital Nasser de Khan Younis, en el sur de Gaza, respiraba entrecortadamente mientras recordaba lo ocurrido a su hermano.

«Vi cómo le disparaban a mi hermano menor, Yamen», relató Mumen el 10 de junio. «Entraron en la habitación y simplemente nos dispararon, sin decir una palabra… Mi futuro se ha ido. Mi vida ha desaparecido».

— Ben Wedeman de CNN contribuyó con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Calendario de los Juegos Olímpicos de París 2024: horarios, competiciones y fechas,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,