Las emisiones de gases de efecto invernadero de Google se disparan por la inteligencia artificial

(CNN) — A medida que Google se ha apresurado a incorporar la inteligencia artificial (IA) a sus productos principales —a veces con resultados menos que estelares—, se ha ido gestando un problema entre bastidores: los sistemas necesarios para alimentar sus herramientas de IA aumentaron enormemente las emisiones de gases de efecto invernadero de la empresa.

Los sistemas de IA necesitan muchas computadoras para funcionar. Los centros de datos necesarios para hacerlos funcionar —básicamente almacenes repletos de potentes equipos informáticos— absorben toneladas de energía para procesar los datos y gestionar el calor que producen todas esas computadoras.

El resultado final ha sido que las emisiones de gases de efecto invernadero de Google se dispararon un 48% desde 2019, según el informe medioambiental anual del gigante tecnológico. El gigante tecnológico culpó de ese crecimiento principalmente al «aumento del consumo de energía de los centros de datos y las emisiones de la cadena de suministro».

Los multimillonarios emiten un millón de veces más gases de efecto invernadero que el ciudadano promedio, encuentra un estudio

Ahora, Google está calificando su objetivo de alcanzar emisiones netas cero para 2030 como «extremadamente ambicioso», y dijo que es probable que la promesa se vea afectada por «la incertidumbre en torno al futuro impacto ambiental de la IA, que es complejo y difícil de predecir». En otras palabras: el impulso a la sostenibilidad de la empresa —que en su día incluyó el lema «no seas malvado» en su código de conducta— se ha complicado gracias a la IA.

Google, al igual que otros rivales tecnológicos, ha apostado fuerte por la IA, que se considera la próxima gran revolución tecnológica que cambiará nuestra forma de vivir, trabajar y consumir información. La empresa ha integrado su tecnología de IA generativa Gemini en algunos de sus productos principales, como Search y Google Assistant, y su consejero delegado, Sundar Pichai, calificó a Google de «empresa que da prioridad a la IA».

Pero la IA viene con un inconveniente importante: los centros de datos hambrientos de energía en los que Google y otros rivales de Big Tech están gastando actualmente decenas de miles de millones de dólares cada trimestre para ampliar con el fin de alimentar sus ambiciones de IA.

Para ilustrar hasta qué punto los modelos de IA son más exigentes que los sistemas informáticos tradicionales, la Agencia Internacional de la Energía calcula que una consulta de búsqueda en Google requiere una media de 0,3 vatios-hora de electricidad, mientras que una solicitud de ChatGPT suele consumir unos 2,9 vatios-hora. Un estudio realizado en octubre por el investigador holandés Alex de Vries estimaba que, en el «peor de los casos», los sistemas de IA de Google podrían llegar a consumir tanta electricidad como todo Irlanda cada año, suponiendo una adopción a gran escala de la IA en su hardware y software actuales.

La emisión de gases de efecto invernadero alcanza nuevo récord

«A medida que integramos más la IA en nuestros productos, la reducción de las emisiones puede ser un reto debido al aumento de la demanda de energía por la mayor intensidad de cálculo de la IA, y las emisiones asociadas con los aumentos previstos en nuestra inversión en infraestructura técnica», dijo Google en su informe, publicado el lunes. Añadió que el consumo de electricidad de los centros de datos está creciendo actualmente más rápido de lo que puede poner en línea fuentes de electricidad libres de carbono.

Google afirma que espera que sus emisiones totales de gases de efecto invernadero sigan aumentando antes de disminuir, mientras la empresa trata de invertir en fuentes de energía limpia, como la eólica y la geotérmica, para alimentar sus centros de datos.

Las grandes cantidades de agua utilizadas como refrigerante para evitar el sobrecalentamiento de los centros de datos también suponen un reto para la sostenibilidad. Google afirma que su objetivo es reponer el 120% del agua dulce que consume en sus oficinas y centros de datos para 2030; el año pasado, sólo repuso el 18% de esa agua, aunque la cantidad aumentó considerablemente desde el 6% del año anterior.

La ONU advierte sobre la crisis climática 0:40

Google también se encuentra entre las empresas que experimentan con formas de utilizar la IA para luchar contra el cambio climático. Un proyecto de Google DeepMind de 2019, por ejemplo, entrenó un modelo de IA sobre previsiones meteorológicas y datos históricos de turbinas eólicas para predecir la disponibilidad de energía eólica, ayudando a aumentar el valor de la fuente de energía renovable para los agricultores eólicos. La empresa también ha utilizado la IA para sugerir rutas más eficientes en consumo de combustible a los conductores que utilizan Google Maps.

«Sabemos que ampliar la IA y utilizarla para acelerar la acción por el clima es tan crucial como abordar el impacto medioambiental asociado a ella», afirma Google en el informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,