ANÁLISIS | La posición política de Biden se deteriora rápidamente ante la inminencia de una conferencia de prensa crítica

(CNN) — Las asombrosas 24 horas que han agrietado los cimientos políticos de la candidatura de Joe Biden a la reelección lo enfrentan este jueves a la conferencia de prensa presidencial de mayor presión de la historia moderna.

Lo que estaba en juego en la comparecencia en solitario de Biden al término de la cumbre de la OTAN se multiplicaba con el paso de las horas, a medida que su posición política se deshacía a un ritmo que afectaba a su dignidad. Sus partidarios, desde el Congreso hasta Hollywood, le advirtieron de que debía hacerse a un lado por el bien del partido y del país, y la expresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envió una clara señal de que un presidente recalcitrante debía replantearse sus opciones.

La rebelión, a la que se unió una pequeña minoría de congresistas demócratas, pero que parece ser más profunda, refleja el temor que recorre ahora el Capitolio de que el expresidente Donald Trump pueda conseguir una victoria aplastante del Partido Republicano que lleve a los conservadores al monopolio del poder en el Congreso, la Casa Blanca y la Corte Suprema.

Legisladores demócratas mantienen su preocupación sobre la posición de Joe Biden como candidato presidencial del partido

Algunos demócratas temen que la determinación de Biden, de 81 años, de volver a presentarse, a pesar de las mermadas habilidades puestas de manifiesto en el debate, pueda poner en peligro la misma democracia que dice intentar salvar.

El presidente, que ya se encontraba en mala forma política antes del desastroso debate, insiste en que no cederá el testigo a un demócrata más joven. Pero tres factores podrían hacer insostenible su posición: la fractura del apoyo en su partido, el agotamiento de la recaudación de fondos y los datos de las encuestas. Mientras Biden saludaba el miércoles a los líderes mundiales en la cumbre de la OTAN y dirigía los debates sobre cómo salvar a Ucrania, se iban encajando las piezas que podrían hacer realidad esta fatídica trifecta.

Nada menos que las esperanzas de Biden de obtener un segundo mandato estarán en juego en la conferencia de prensa, exactamente dos semanas después de que su incoherente y aturdida actuación en el debate lanzara su campaña en caída libre. Es el último de una serie de actos públicos que se han convertido en insoportables exámenes de la salud y la capacidad cognitiva de Biden, durante los cuales cualquier desliz o confusión podría desencadenar un desastre político. Cualquier indicio de que su razonamiento o su actuación están empañados por la edad reforzaría la impresión de debilidad presidencial grabada a fuego en la conciencia nacional en el debate de CNN y podría generar una sorprendente revuelta demócrata.

El suelo se mueve bajo el presidente

El día comenzó con Pelosi, que sigue siendo un agente de poder clave del partido, contradiciendo la insistencia de Biden en que los asuntos de su pésima actuación en el debate y su candidatura estaban cerrados. En su aparición en el programa «Morning Joe» de MSNBC, dijo que Biden era quien debía «decidir si va a presentarse», comentarios que todo el mundo en Washington interpretó como una petición a Biden para que cambiara de opinión. La demócrata de California parecía estar ofreciendo al presidente otra oportunidad de cambiar de opinión con elegancia, después de que éste advirtiera a principios de semana: «No me voy a ir a ninguna parte».

Durante todo el día, los legisladores enviaron señales similares. El representante demócrata Ritchie Torres —miembro del Caucus Negro del Congreso, que ha respaldado a Biden— dijo a CNN: «Si vamos a emprender una misión política suicida, al menos deberíamos ser honestos al respecto». Su colega neoyorquino, el representante moderado Pat Ryan, pidió a Biden que cumpla su promesa de ser un puente hacia una nueva generación de líderes. «Trump es una amenaza existencial para la democracia estadounidense; es nuestro deber presentar al candidato más fuerte contra él. Joe Biden es un patriota, pero ya no es el mejor candidato para derrotar a Trump».

Y este miércoles por la noche el senador por Vermont Peter Welch se convirtió en el primer senador demócrata en pedir públicamente a Biden que se retire. «Nos salvó de Donald Trump una vez y quiere hacerlo de nuevo. Pero necesita reevaluar si es el mejor candidato para hacerlo. En mi opinión, no lo es», escribió Welch en un artículo de opinión publicado en The Washington Post.

El presidente Joe Biden habla durante una barbacoa para familias de militares en activo en la Casa Blanca el 4 de julio de 2024. (Crédito: Getty Images)

Altos funcionarios de la campaña de Biden se reunirán este jueves con senadores demócratas para exponer los argumentos del presidente, pero la sesión informativa de los miembros de su equipo se quedará muy corta para demostrar que Biden tiene la fuerza necesaria para derrotar a Trump.

Hasta el martes por la noche parecía que Biden había logrado frenar el impulso en su contra. Pero en 24 horas, estaba perdiendo terreno rápidamente y cada vez es más difícil imaginar cómo el partido puede unirse detrás de él en la Convención Nacional Demócrata en agosto si muchos legisladores dejarán Chicago y se dirigirán a unas elecciones en las que creen que su candidato presidencial sellará su derrota.

Las preocupaciones de los legisladores son tan significativas porque están escuchando a los votantes, leyendo los datos de las encuestas en sus estados y concluyendo que Biden no sólo no puede ganar, sino que —como dijo el senador por Colorado Michael Bennet en CNN el martes— podría dar a Trump una victoria aplastante que podría utilizar para implementar su agenda autoritaria.

Estos dos actores consideran que Biden no debe ser el candidato 1:17

Los principales líderes demócratas en el Congreso aún no han dicho que Biden debería irse. Y el presidente todavía tiene sus defensores. El senador Chris Coons de Delaware, aliado de Biden y copresidente de su campaña, dijo a Kaitlan Collins de CNN el miércoles: «Va a ser nuestro candidato en la convención. Será nuestro candidato en otoño. Será el próximo presidente de Estados Unidos». El senador John Fetterman, que representa al estado clave de Pensilvania, declaró a Erin Burnett, de CNN, que sería una «desgracia descartar y echar a un presidente increíble» y dijo que acudiría a la reunión demócrata del Senado de este jueves con los nudillos de metal para defender a Biden.

Pero la creciente frustración y los indicios de que el menguante apoyo al presidente podría acabar con las esperanzas del partido en noviembre ayudan a explicar por qué el líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, dijo a sus miembros que transmitiría sus preocupaciones a Biden.

Biden no es el «gran trato» de 2010

El actor y mega donante demócrata George Clooney, que participó en una recaudación de fondos con el presidente el mes pasado, ha sido el que más ha escocido a Biden. El director y protagonista de la película «Good Night, and Good Luck» dijo que amaba a Biden y creía en su moral, su carácter y su presidencia. Pero escribió en un artículo de opinión en The New York Times: «El Joe Biden con el que estuve hace tres semanas en la recaudación de fondos no era el Joe ‘big F-ing deal’ Biden de 2010». Clooney prosiguió: «Ni siquiera era el Joe Biden de 2020. Era el mismo hombre que vimos en el debate. …No vamos a ganar en noviembre con este presidente».

El artículo de Clooney subraya cómo la difícil situación de Biden no es sólo una polémica política en ebullición, sino que se ha convertido en un desgarrador calvario humano para el presidente, al que muchos demócratas quieren, pero cuya salud y capacidades mermadas se están convirtiendo ahora en forraje para un debate humillante de la forma más pública imaginable.

Clooney mantiene profundos contactos con cargos demócratas y donantes, por lo que sus opiniones tienen más peso que las de cualquier celebridad. Y no es el único donante descontento. En otra señal de peligro para la candidatura de Biden, un estratega demócrata dijo a CNN: «Todo está congelado porque nadie sabe qué va a pasar. Todo el mundo está a la expectativa», añadiendo que el dinero estaba al margen y a la espera del resultado de la conferencia de prensa y las entrevistas de Biden de este jueves. El presidente se sentará con el presentador de «Nightly News» de NBC, Lester Holt, para una entrevista que se grabará y emitirá este próximo lunes, según anunció la cadena.

ANÁLISIS | Biden gana tiempo pero cada día pone a prueba su capacidad para mantener viva su campaña

Desde el debate, Biden ha sufrido una caída en las encuestas públicas. Y la diputada Elissa Slotkin, que está inmersa en una reñida carrera por el Senado en Michigan, dijo a los donantes en una videollamada el martes que Biden estaba por detrás de Trump en las encuestas privadas en su estado, informó The New York Times. Si el presidente no puede ganar en Michigan, como hizo en 2020, su camino hacia los 270 votos electorales necesarios para ganar la Casa Blanca se vuelve insignificante.

La crisis cada vez más profunda que agobia al Partido Demócrata no solo está dañando las posibilidades de Biden de aferrarse a la candidatura. También está ofreciendo a Trump y a los republicanos una fuente inagotable de anuncios de ataque contra Biden si se confirma su candidatura. Los candidatos individuales también pueden esperar ser criticados sobre por qué están apoyando a una figura del partido que muchos demócratas han declarado que no es apta para servir un segundo mandato que terminaría cuando tenga 86 años. Y dos semanas de agonía sobre la edad y las facultades mentales de Biden, combinadas con un torpe esfuerzo de mitigación por parte de la Casa Blanca y la campaña, han quitado fuelle a Trump y han privado a los demócratas de la comparación con la anarquía y volatilidad del expresidente que muchos habían creído originalmente que ayudaría a Biden a mantener la Casa Blanca.

Bennet se convierte en el primer senador demócrata que advierte públicamente que Biden no puede ganar las elecciones de 2024

La exalcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, asesora principal de la campaña de Biden, advirtió que los demócratas debían poner fin a sus disputas y apoyar al presidente antes de que fuera demasiado tarde. Dijo a Erin Burnett, de CNN, que era «sorprendente» que su partido estuviera en una «misión suicida» tan cerca de las elecciones.

Pero a medida que la posición política de Biden sigue deteriorándose rápidamente, la cuestión se está convirtiendo en cuánto tiempo más puede insistir en que es el único demócrata que puede vencer a Trump.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Israel y Hamas están más cerca de un posible acuerdo para un cese del fuego y liberación de rehenes, dice una fuente israelí,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,
Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,