Obama busca advertir los peligros del cambio climático durante viaje a Alaska

(EFEUSA/ENTRAVISIÓN).- El presidente Barack Obama devolverá hoy a los nativos el nombre de la montaña más alta de Estados Unidos, el conocido actualmente como Monte McKinley, para pasar a llamarse de nuevo Denali, como lo bautizaron las tribus originarias de Alaska, donde se encuentra. Ése será uno de los primeros actos del mandatario en su […]

(EFEUSA/ENTRAVISIÓN).- El presidente Barack Obama devolverá hoy a los nativos el nombre de la montaña más alta de Estados Unidos, el conocido actualmente como Monte McKinley, para pasar a llamarse de nuevo Denali, como lo bautizaron las tribus originarias de Alaska, donde se encuentra.

Ése será uno de los primeros actos del mandatario en su visita de tres días a ese estado, donde pretende subrayar los efectos del cambio climático y despejar las dudas sobre su decisión de permitir perforaciones en el Ártico.

No obstante, la decisión de Obama sobre cambiar el nombre de la cumbre ha encontrado sus detractores, especialmente entre los congresistas republicanos de Ohio, estado al que pertenecía el presidente William McKinkey (1897-1901), de quien había tomado el nombre.

"Hay una razón por la que el nombre del presidente McKinley ha estado en la cima del pico más alto de América del Norte durante más de 100 años, y es que es un testimonio de su gran legado", manifestó hoy el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, congresista por Ohio.

"Estoy profundamente decepcionado con esta decisión", agregó el legislador tras recordar que McKinley sirvió en el ejército durante la guerra civil antes de representar a Ohio en el Congreso y ser su gobernador.

El monte, de 6.168 metros de altitud, significa "el más alto" en lengua atasbacana y desde siempre ha sido reverenciado por las tribus nativas de Alaska como un lugar sagrado.

Sin embargo, en 1896 un buscador de oro decidió bautizar la montaña con el nombre del vigésimo quinto presidente de EEUU y así se ha conocido oficialmente desde que el Congreso lo ratificó en 1917.

Dentro de un viaje de tres días, Obama llegará hoy a Anchorage, la ciudad más grande de Alaska, donde prevé participar en una mesa redonda con ciudadanos del estado, además de intervenir en una conferencia sobre el Ártico patrocinada por el Departamento de Estado.

El martes, Obama viajará al área de la Península de Kenai y realizará una excursión en barco por el Parque Nacional de los Fiordos para "ver los efectos del cambio climático de primera mano", de acuerdo con la Casa Blanca.

Ya el miércoles, el presidente visitará la localidad de Dillingham, donde se reunirá con pescadores y familias de la zona, y a continuación se desplazará a Kotzebue, una población situada en el Ártico y de apenas 3.200 habitantes.

El calentamiento global ha afectado de manera extraordinaria a Alaska, cuya temperatura ambiente media ya ha aumentado más de 3 grados centígrados en los últimos 50 años, provocando, entre otras cosas, grandes deshielos en sus glaciares.

Osa polar con desnutrición causa conmoción en redes

Ayer publicamos la historia detrás de la imagen de una osa polar con extrema delgadez que circula en redes y que  refleja la cruda y lamentable realidad que se vive en esta época por el tan mencionado y poco atendido calentamiento global.

La fotografía fue captada y subida al perfil de Facebook de Kerstin Langenberger Photography, está acompañada de un texto que habla sobre la vida de estos osos que sufren de hambre y que en busca de comida hacen largas caminatas, “tratando de cazar alces, comiendo huevos, musgo y algas”, describe en la foto.

 Foto: Facebook, Kerstin Langenberger
Foto: Facebook, Kerstin Langenberger

Kerstin Langenberger señala que la población de estos osos polares es estable, las hembras y cachorros están en menor cantidad por culpa del calentamiento global.

La fotógrafa narra en su mensaje que aunque ha visto a osos en buen estado de salud se ha encontrado con ejemplares con desnutrición y otros tantos muertos.

Kerstin, concluye su mensaje haciendo un llamado para generar acciones que hagan el cambio, “quizá no podamos salvar a esta osa, pero cada pequeña acción que hagamos para cambiar será un paso en la dirección correcta”.



Obama busca advertir los peligros del cambio climático durante viaje a Alaska