Republicano vinculado a racistas del KKK entraría por Boehner

Hace unos años Scalise habló ante un grupo fundado por el exlíder del Ku Klux Klan, David Duke. Hoy podría ser el nuevo presidente de la Cámara de Representantes.

Los Ángeles, (ENTRAVISION).- Después de la sorpresiva renuncia de John Boehner como presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, se encuentra entre sus posibles sustitutos el congresista republicano Steve Scalise, quién hace unos meses se viera envuelto en un escándalo por nexos con un grupo de supremacía blanca.

Fue hace solo 10 meses que el partido republicano buscaba distanciarse de Scalise, después de que saliera a la luz un reporte afirmando que el congresista había hablado ante un grupo racista en el 2002.

Scalise, entonces un legislador estatal, dio un discurso a miembros de la Organización por los Derechos y la Unidad Americano-Europea, (EURO por sus siglas en inglés), fundada por David Duke, conocido exlíder del Ku Klux Klan.

Cuando el escándalo surgió en enero de este año, la oficina de Scalise pasó del silencio a decir que sí había hablado ante el grupo pero desconocía quiénes eran, a decir que sí había hablado pero solo para presentarles sus propuestas, a decir que coincide con algunas de las ‘opiniones conservadoras’ de Duke. Boehner respaldó al congresista a lo largo de la controversia.

Scalise es el siguiente en línea para ocupar el puesto de Boehner pero no es único que desea liderar al Congreso. De momento se encuentra reuniendo el apoyo de otros legisladores.

EL CONGRESO POST-BOEHNER

Con sus bloqueos a Obamacare y a la reforma migratoria, Boehner se encuentra lejos de ser considerado un liberal. Sin embargo, es visto como un traidor por el ala más conservadora de su partido.

La diferencia entre Boehner y la ultra-derecha republicana no se encuentra tanto en sus ideales sino en su manera de lograrlos. Es decir, ambos son sumamente conservadores pero Boehner sabía que para avanzar era necesario negociar con los demócratas y eso implicaba ceder en algunas cosas; hacerlo, sin embargo, le costaba cada vez más el apoyo de su propio partido.

Es así que Boehner se retira después de sentirse atado de manos por las presiones de lograrlo todo sin ceder nada. En Face the Nation, Boehner enfrentó la pregunta sobre si sus colegas tienen expectativas irreales acerca de lo que se puede lograr en el gobierno. “Absolutamente”, contestó.

Las elecciones para el próximo presidente de la Cámara de Representantes serán el jueves 8 de octubre. Además de Scalise, se está considerando a Kevin McCarthy de California y Daniel Webster de Florida.



Republicano vinculado a racistas del KKK entraría por Boehner

Hace unos años Scalise habló ante un grupo fundado por el exlíder del Ku Klux Klan, David Duke. Hoy podría ser el nuevo presidente de la Cámara de Representantes.