Restricciones por condado, también parecen ser un tema político afirman
Indicador de COVID-19 por Condados - CDPHE
Restricciones por condado, también parecen ser un tema político afirman
Indicador de COVID-19 por Condados - CDPHE

Restricciones por condado, también parecen ser un tema político afirman

Líderes de algunos condados alegan que que las restricciones no son aplicadas de la misma manera para todos.

(NOTICIAS YA).-El indicador de COVID-19 del estado está diseñado para funcionar con datos sobre contagios, hospitalizaciones y fallecimientos, de tal manera que si un condado sobrepasa alguna o todas estas cifras, deberá ser sometido a restricciones más estrictas por parte de una orden impuesta por el gobierno estatal. 

No obstante, después de analizar los datos y de conversaciones con los funcionarios de salud de los condados y líderes políticos, se reveló que la marcación de los niveles puede llegar a ser negociable, algo que le brinda a los residentes y compañías una lista de regulaciones cuya decisión fue tomada con base en datos y argumentos políticos. 

Por ejemplo, una persona puede ir a hacer el mercado en dos condados, que aunque presenten datos similares en cuanto a los contagios, tengan restricciones diferentes y esto puede deberse a las diferencias políticas entre los funcionarios estatales y los líderes políticos de los condados.

Estas reglas pueden ser diferentes no solo para los supermercados, sino también para las compañías, las reuniones sociales y los distritos escolares. 

El estado revisó recientemente este indicador de COVID-19 para crear un nuevo nivel de restricciones que no se vaya directamente a la orden de ‘quedarse en casa’ o el nuevo Nivel Rojo.

Ahora se agregó un nivel de color morado a la parte superior del indicador. Y el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado anunció el martes martes a que 15 condados pasan el viernes a ‘nivel rojo’: Adams, Arapahoe, Boulder, Broomfield, Clear Creek, Denver, Douglas, Jefferson, La Plata, Logan, Mesa, Morgan, Routt, Summit y Washington. 

Nuevo nivel rojo de de riesgo severo – CDPHE

El jueves se anunció que se agregaron cinco condados más a este nivel: Alamosa, Otero, Prowers, Pueblo y Weld, los cuales pasarán a estas restricciones el próximo domingo 22 de noviembre. 

Eso significa que deben suspender las comidas dentro de los restaurantes y restringir en gran medida la capacidad dentro de oficinas y gimnasios, entre otros que usted puede encontrar aquí: 

Nuevas restricciones de nivel rojo en el indicador de COVID-19

La revisión del dial para crear los nuevos niveles rojo y morado fue en sí misma una indicación de la elasticidad de las reglas: si el estado hubiera seguido estrictamente el dial en las últimas semanas, muchos condados ya estarían bajo órdenes de quedarse en casa. Al revisar el dial, el estado protegió a los condados de un bloqueo total.

Ray Beck, un comisionado del Condado Moffat en el noroeste de Colorado, dijo que horas antes de que se nombraran esos 15 condados, su comisión habló con el personal del gobernador Jared Polis. Algo que Beck describió como una interacción positiva y colaborativa.

“La oficina del gobernador nos recomendó pasar al nivel rojo”, dijo. “Pregunté si podíamos ir a naranja (el nivel por debajo del rojo) en su lugar, porque el rojo prácticamente nos apaga. Dijeron: ‘Sí, esa es una opción’“.

Moffat limita con el Condado Routt, y el el mapa indicador de los niveles de COVID-19 del estado muestra que ambos lugares se encuentran en niveles aproximadamente iguales en los tres indicadores en los que se basa el indicador: incidencia de nuevos casos de COVID-19, porcentaje de resultados positivos durante 14 días y tasa de hospitalización durante 14 días.

Routt está subiendo al nivel rojo o de ‘riesgo severo’ y Moffat no.

Por su parte, la comisionada del Condado Routt, Beth Melton, dijo: “No creo que haya mucho sobre esta respuesta a la pandemia que no haya sido influenciado por la política de alguna manera”.

“Mi experiencia y las conversaciones que he tenido con oficiales del estado son que ellos creen, y creo que entienden, con razón, que si hay una situación en la que los funcionarios electos locales no están de acuerdo con lo que han hecho, eso los pone en una situación en la que las medidas que se tomen no van a ser tan efectivas”, dijo.

“Aprecio los esfuerzos para que estas decisiones sean colaborativas con los condados”, dijo Melton, pero agregó, “es poco probable que un enfoque poco sistemático o de paños de agua tibia sea efectivo, y creo que es fundamental que el estado haga esas conversaciones con prontitud para avanzar lo más rápido posible”.

La semana pasada, el diario local Greeley Tribune detalló una llamada entre funcionarios estatales, incluidos los comisionados del gobernador Polis y del Condado Weld. Si el director del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado ordenó a Weld que subiera el dial, un comisionado dijo después de la llamada: “Dígale que no estamos de acuerdo”.

Y por consiguiente, el Condado Weld no estuvo entre los primeros 15 condados que se movieron al ‘nivel rojo’, a pesar de que está en este nivel de ‘riesgo severo’ en dos de los tres indicadores del cuadrante. Los condados de Boulder, Broomfield, Clear Creek, La Plata, Logan, Routt y Summit estaban en ese primer grupo a pesar de tener solo un indicador rojo cada uno.

No es una coincidencia que el condado de Boulder, a diferencia de Weld, haya acogido sin reparo las restricciones más estrictas, dijo Chana Goussetis, portavoz de Salud Pública del Condado Boulder.

“No sé si hay razones, pero por lo que he escuchado, suena político”, dijo. “Es muy frustrante para nosotros a nivel local que las cosas no se apliquen por igual. Cuando tenemos a alguien en otro condado que dice: ‘Bueno, no tengo que hacerlo, es muy, muy difícil para nosotros’”.

El resultado de un enfoque de restricciones tipo mosaico, agregó Goussetis, “es una mayor transmisión, por supuesto”.

“Nos preocupa mucho que los condados vecinos no tengan las mismas reglas. Esto no funciona si no lo hacemos todos”, dijo.

Voceros del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado le dijeron por medio de un correo electrónico a un diario local que el movimiento en este indicador puede estar sujeto a negociación, no sólo a los datos.

“Todavía estamos en conversaciones con varios condados sobre cuál es su lugar actual en el indicador”, decía el correo electrónico.

Mientras tanto, el gobernador Polis no ha explicado en qué parámetros se aplica el dial. Sino más bien le recuerda a los residentes sobre la responsabilidad que cada uno lleva sobre sus hombros en el trabajo de mitigar los contagios.  

De acuerdo con un medio local, el Condado Pueblo no estaba entre los 15 nombrados el martes, pero era uno de los condados con los que el estado estaba “en conversaciones”. El condado era uno de los dos en Colorado, Adams era el otro, que estaba en el nivel rojo en los tres indicadores del dial hasta el jueves.

Cuando este medio le preguntó que porqué Pueblo no estaba incluido en la lista inicial, Sarah Joseph, portavoz del departamento de salud del condado, dijo: “No creo que lo entendamos. Estaba hablando con algunos de mis colegas, otros comunicadores en todo el condado de Pueblo, y estábamos tratando de entender cómo funciona esto ”.

Una vez más, no parece una coincidencia que Adams subiera el dial primero a pesar de que los números de Pueblo eran igualmente altos. La mayoría de los condados del área metropolitana de Denver han acogido mejor un enfoque más estricto.

“Para nosotros, está claro: necesitamos más restricciones”, dijo la comisionada del condado de Adams, Emma Pinter. “Estamos en rojo en las tres métricas, y recibo llamadas constantes de enfermeras, gente que trabaja en hospitales, que las cosas se están poniendo cada vez más complicadas, en el mejor de los casos”.

Elisabeth Lawrence, una comisionada del Condado Summit, señaló que su condado a principios de este otoño superó las restricciones impuestas por el estado, limitando las reuniones a seis personas mientras que el número recomendado por el estado todavía era de 10.

Aunque cree que se necesitan acciones audaces ahora para proteger la economía y la salud pública, dijo que no es necesariamente malo que el indicador tenga cierta flexibilidad, particularmente para adaptarse a los condados que tienen sus propias y estrictas regulaciones.

El alcalde de Denver, Michael Hancock, fue tan lejos la semana pasada como para llamar al plan de revisión del indicador estatal de COVID-19 “arcaico” y que no refleja todo lo que el estado y sus condados han aprendido y mejorado desde que comenzó la pandemia.

Pero Hancock dijo que también está convencido de que ahora se necesitan reglas más estrictas en Denver, y se unió al gobernador Polis para una conferencia de prensa anunciando el nuevo Nivel Rojo.

Aunque hay muchos funcionarios que comparten la mentalidad general de Hancock sobre la flexibilidad de marcación, sigue existiendo una gran preocupación acerca de cuán flexible parece haberse vuelto.

“Los datos están ahí, y eso no se puede discutir”, dijo Lawrence. “Pero creo que algunos condados están interesados ​​en luchar contra eso”.

Restricciones del nuevo nivel rojo – CDPHE

 

 

   




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui